Robert Gildea: Imperios de la mente. El pasado colonial y la política del presente

Sin que sirva de precedente, conectamos dos entradas. La anterior estuvo dedicado al asunto colonial en Francia; esta se ocupa de los imperios, aunque en época posterior y de un modo bien distinto. Se verá de inmediato. El volumen en cuestión es  Empires of the Mind. The Colonial Past and the Politics of the Present (CUP), del reconocido historiador oxoniano Robert Gildea.

Presentación editorial:

“Los imperios del futuro serán los imperios de la mente”, declaró Churchill en 1943, previendo imperios universales que vivirían en armonía pacífica. Robert Gildea expone, en cambio, las brutales realidades de la descolonización y el neocolonialismo que han dado forma al mundo de la posguerra. Incluso después de la oleada de descolonización francesa y británica en la década de 1960, las cadenas del poder económico y militar a menudo permanecieron en manos de las antiguas potencias coloniales. Mientras más parece declinar y caer el imperio, más se conjuró una fantasía de imperio como modelo para proyectar el poder en el escenario mundial y la intervención colonialista legitimada en Afganistán, Irak y Siria. Esta agresión, junto con la imposición de jerarquías coloniales en la sociedad metropolitana, ha excluido, alienado e incluso radicalizado a las poblaciones de inmigrantes. Mientras tanto, la nostalgia por el imperio ha enturbiado las relaciones con Europa y ha jugado un papel importante en la explicación del Brexit”.

Para mayor aclaración, vayamos a lo que decía el autor el pasado febrero, recogido por The Social History Society:

“‘Cuando se escriban los libros de historia’ es un lema favorito utilizado por políticos ansiosos por si el veredicto de la historia no es tan amable como les gustaría. “Cuando se escriban los libros de historia”, dijo Theresa May el 14 de enero, “la gente mirará la decisión de la Cámara de mañana y se preguntará: ¿cumplimos con el voto del país para abandonar la Unión Europea?”

Da la casualidad de que ya se han escrito muchos libros sobre la decisión de Gran Bretaña de abandonar la UE, como los de Anthony Barnett, Anand Menon, Tim Shipman y Fintan O’Toole. Todavía no sabemos si el parlamento ratificará el resultado del referéndum y, cuando eso se sepa, no creo que esa sea su principal pregunta. Las preguntas son y serán: ¿cómo nos metimos en este lío  y qué significa todo esto?

Empires of the Mind no empezó como un libro sobre el Brexit. La pregunta original de las conferencias que di en Belfast en 2013 fue: ¿cómo Francia, liberada por los movimientos de resistencia en 1944, cayó tan rápidamente en la maraña de guerras coloniales que abrieron una brecha permanente entre los franceses “nativos” y los de origen colonial? ¿Tanto ‘allá afuera’ en las colonias como ‘aquí atrás’ en la metrópoli? A esta exploración de lo que se ha llamado la “fractura colonial” le siguieron, dos años después,  los ataques islamistas contra Charlie Hebdo y el local de música Bataclan en enero y noviembre de 2015. A medida que avanzaba, decidí que tenía que explorar si el caso francés era excepcional o no,  ampliando mi lente para estudiar un tema que era nuevo para mí: las ambiciones y la angustia del colonialismo británico.

Dicho brevemente, el libro concluye tres cosas. Primero, que la “descolonización” de la década de 1960 no fue el final de la historia colonial. Tanto Gran Bretaña como Francia han reinventado constantemente el colonialismo, como neocolonialismo, como imperialismo financiero global y como un nuevo imperialismo oculto tras la Guerra contra el Terror. Aunque Francia no participó en la invasión de Irak en 2003, siguió las políticas imperiales en África y, junto a los británicos y los estadounidenses, en Libia y Siria. Estas intervenciones brutales alienaron a las poblaciones musulmanas de todo el mundo y contribuyeron en gran medida a provocar la “represalia” de al-Qaeda, ISIS y los ataques yihadistas en París, Londres y Manchester.

En segundo lugar, la retirada del imperio coincidió con la inmigración a la metrópolis de los antiguos pueblos coloniales, a menudo para participar en la reconstrucción económica de la posguerra. Sin embargo, esto se experimentó a menudo como un doloroso recordatorio de la pérdida del imperio, y como una “invasión” de personas de color, como destacó el discurso de Enoch Powell “Ríos de sangre” de 1968. La inmigración fue tratada por la población local mediante la imposición de “barreras de color” en la vivienda, la educación y el empleo, así como recurriendo a la violencia racial. Estas, en efecto, restablecieron las jerarquías coloniales en la metrópoli. Aunque hubo iniciativas para desarrollar sociedades multiculturales, la percepción de la amenaza del islamismo en la década de 1990 impulsó un retroceso hacia el nacionalismo monocultural. En Francia, esto se logró mediante una insistencia en el secularismo en lugares públicos y en el Reino Unido mediante la retórica de los “valores británicos”, que se dirigía implícitamente a las comunidades musulmanas. Mientras tanto,  el “ambiente hostil” de la inmigración anunciado por Theresa May en 2013 llevó directamente al Escándalo Windrush en 2018.

En tercer lugar, las actitudes hacia el imperio y la inmigración impactaron en las actitudes hacia Europa. Aquí, sin embargo, Francia y Gran Bretaña divergieron. Francia nunca vio una contradicción entre sus ambiciones neocoloniales en África, en lo que se conoció como Françafrique, y su compromiso con Europa. Para Gran Bretaña, la elección siempre fue ‘eso, o bien …’.   Unirse al Mercado Común se sintió ampliamente como una derrota, intensificando el dolor de la pérdida del imperio formal. Mientras que Francia se situó en el centro del proyecto europeo, Gran Bretaña permaneció en la periferia y se resintió por lo que entendió como la dominación de Europa, primero por Francia a través de Jacques Delors, luego, tras la caída del Muro de Berlín, por Alemania. “Todo esto es un barullo alemán diseñado para apoderarse de Europa”, dijo el Secretario de Comercio e Industria de Thatcher sobre la unión monetaria en 1990. “No estoy en contra de renunciar a la soberanía en principio, pero no a esto. También puedes dárselo a Adolf Hitler”. Ridley perdió su trabajo por comentarios que ahora son comunes.

El debate sobre Europa es, por supuesto, mucho más que eso. Gran Bretaña está atravesando una crisis de identidad, dividida entre abrazar el multiculturalismo y defender una fortaleza monocultural. Está sufriendo convulsiones que Alemania y Francia pasaron después de la Segunda Guerra Mundial, convulsiones a las que Gran Bretaña, porque “ganó”, no tuvo que enfrentarse. Es una antigua gran potencia que aún no ha llegado a un acuerdo con el hecho de que ahora es, en el mejor de los casos, una potencia mediana. Cuanto más se siente que se le escapa el poder, más cree que puede, por pura fuerza de voluntad, “hacer que Gran Bretaña vuelva a ser grande”.

Todo esto nos lleva de nuevo a la pregunta: ¿pueden los libros de historia influir en la conciencia pública? Nunca nos gustaron los intelectuales públicos y ahora tenemos suficientes expertos. El recurso a un referéndum ha puesto a la opinión popular en contra del “establishment” y la “élite metropolitana liberal”. Las advertencias sobre el impacto que la falta de acuerdo tendría sobre la economía y la sociedad se descartan como Proyecto Miedo. El mito siempre ha sido más seductor que la historia.

Y así, probablemente, tendremos que dejar que los eventos sigan su curso. Es posible que de esta convulsión del fin del imperio surja una nueva sensación de que Gran Bretaña debería adoptar una visión menos imaginativa y cooperativa sobre sí misma en el mundo. O podría ser que este sea realmente el fin, el momento en que Gran Bretaña desaparece por la curva tipo U del olvido histórico”.

© Cambridge University Press / Robert Gildea / Social History Society


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.