Adriano Prosperi: aquellos campesinos de la Italia decimonónica

A principios del verano apareció un volumen de gran interés en Italia. Se trata de un nuevo trabajo del siempre brillante Adriano Prosperi: Un volgo disperso. Contadini d’Italia nell’Ottocento (Einaudi).

El editor lo presenta así:

“Para el conocimiento histórico, las vidas de los trabajadores de la tierra han permanecido en las sombras. En ausencia de un testimonio directo, es necesario volver a los médicos de cabecera, obligados a vivir entre los agricultores para cuidar de su salud. El objetivo de la medicina oficial era restaurar el entorno laboral y vital de la comunidad mediante el control de los parámetros fundamentales de la higiene: aire, agua, suelo. Esto obligó a los médicos a estudiar las condiciones de vida de los campesinos. Comprometidos en la lucha contra las enfermedades epidémicas y la mortalidad infantil, los médicos de cabecera denunciaron las condiciones de vida de los campesinos en numerosas encuestas y estadísticas realizadas sistemáticamente por los regímenes napoleónico, austríaco y posteriores, del Estado italiano. Y fueron objeto de topografías sanitarias dedicadas a los municipios donde operaban. La barrera social que divide la cultura oficial del mundo campesino emerge aquí cada vez más claramente: la higiene. La suciedad aparece como el signo inevitable de un mundo aparte, para llegar a veces a los extremos del racismo.

¿Cuáles eran las condiciones de vida de los trabajadores de la tierra en el campo italiano del siglo XIX? Pierre Bourdieu acuñó la definición de “clase objeto” para referirse a los campesinos, algo que inevitablemente aparece en este libro. Expresa su subalternidad en la historia europea de los siglos pasados: individuos representados por otros, objeto de conmiseración o de temor a reafirmar su condición subalterna. Esa clase fue cancelada de la cultura dominante también porque carecía de los medios para darse a conocer. En el siglo XIX, las encuestas sanitarias, las estadísticas y las topografías exponen ante la opinión pública representaciones de la realidad campesina que abren un conflicto interno en las alineaciones políticas. Volver sobre los campesinos del siglo XIX nos obliga a sobrepasar un tiempo tan breve en el cómputo de las generaciones como muy remoto en las representaciones culturales. La estructuración actual de la narrativa histórica mide nuestra distancia del pasado con el paso de las épocas. Así, la era del Risorgimento ha ganado una dimensión propia que nos la aleja. Y, sin embargo, el siglo XIX y la historia de Italia de esa época aparecen ante nosotros como una presencia familiar si las medimos pensando en las generaciones de nuestros antepasados personales. Pero, ¿el tiempo de nuestros bisabuelos era realmente cercano al nuestro? ¿Y qué queda de esa articulación escolástica del diseño del pasado que lo ha insertado en la época que llamamos contemporánea? Esta es la pregunta que nos acompañará en el viaje a través de las fuentes del siglo XIX de Un volgo disperso”.

Y de este modo empieza la introducción:

“Recientemente hemos visto a los campesinos regresar a la campiña italiana. Se parecen a los del milenio que acaba de terminar: delgados, doblegados, descalzos. Trabajan, como entonces, diez o doce horas (“de sol a sol”, se decía en la época) en las ardientes horas de verano. Sin embargo, mirando más de cerca, hay diferencias: muchos de ellos tienen la piel más oscura que la de los campesinos de la antigüedad y los idiomas que hablan son los de países remotos.

Las diferencias no son tan grandes como para ocultar las similitudes con los campesinos de aquella época: estos vienen en busca de trabajo y de derechos, aquellos a menudo se fueron por el mundo en busca de trabajo y de derechos buscando en otros lugares lo que no tenían en Italia. Hoy ya no existen aquellos aparceros y aquellos peones a quienes la Liberación vio agolparse en los colegios electorales para finalmente disfrutar de un derecho negado durante mucho tiempo y para pedir tierras y justicia social. En el campo, los viñedos y olivos son cuidados por inmigrantes rumanos, senegaleses, nigerianos y chinos. Los hijos y nietos de los campesinos del pasado se han convertido en otra cosa: trabajadores, comerciantes, industriales, maestros, empleados. Aquel pasado se aleja vertiginosamente. La memoria misma se borra, en el cambio que ha visto a Italia convertirse en una gran potencia industrial. Mientras tanto, ha desaparecido aquella nación campesina que Mussolini había querido que fuera madre prolífica de millones de bayonetas y que, en cambio, fue el país donde el campo daba alimento y refugio a los desplazados de las ciudades, a los partisanos, a los judíos buscados por las milicias fascistas y los nazis. Y el legado de aquel pueblo de aparceros que parecían ejercer los derechos políticos con la esperanza de lograr el antiguo sueño de la palingénesis social parece haberse desvanecido para siempre. Las “provincias rojas” ya no existen. Mientras tanto, Italia ve que se reafirma y se agrava pavorosamente la antigua fragilidad los fragmentos antiguos reaparecen y se deterioran temerosamente, que remite a los desequilibrios creados por el proceso de unificación nacional.

El problema de la Unificación de Italia, de cómo sucedió y qué fracturas dejó el sedimento, surge cada vez que, cambiando los desafíos del presente, uno se ve obligado a mirar hacia atrás y reflexionar sobre las palabras de Antonio Gramsci: “Realmente la unidad nacional es sentida comomo aleatoria, porque fuerzas ignoradas, salvajes, elementalmente destmctivas, se agitan en su base. se siente como aleatoria, porque las fuerzas “salvajes”, no conocidas con precisión, elementalmente destructivas, se agitan constantemente en su base”. Hoy aquellas fuerzas salvajes se manifiestan de nuevo. Vemos aflorar grietas profundas a lo largo de antiguos acantilados. Y los historiadores siempre tienen nuevas razones para recordar el axioma de Marc Bloch: “los hombres se parecen más a su tiempo que a sus padres”. Pero, mientras tanto, la tempestad de la historia, sin mencionar la fuerza del capitalismo financiero en la era de la revolución digital, hace emerjer de nuevo, tras las huellas de la gran potencia industrial, la antigua realidad de un país agrícola, la patria del vino y el aceite. Es una buena razón para echar un último vistazo a los campesinos que hemos sido. (…)

(…)”.

© Giulio Einaudi editore 2019 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.