La mente del obrero: una historia de la vida intelectual de la clase trabajadora

De vez en cuando, esta bitácora transita por editoriales de menor relumbrón. Una de ellas, hasta ahora no visitada, es la de la Universidad de Illinois, cuyo catálogo merecería mayor atención.  Entre sus variadas producciones, repararemos en  Labor’s Mind. A History of Working-Class Intellectual Life (UI Press), del historiador Tobias Higbie.

Así se nos presenta:

“Los líderes empresariales, los ideólogos conservadores e incluso algunos radicales de principios del siglo XX rechazaron el intelecto de los trabajadores por estar atrofiado, retorcido o totalmente perdido. Compararon a los obreros que trabajaban en las extensas fábricas de Estados Unidos con animales, niños y robots. La gente trabajadora desafió regularmente estas expectativas, cultivando el conocimiento de la experiencia y abrazando una subcultura vibrante de autoeducación y lectura.

Labor’s Mind utiliza diarios y correspondencia personal, registros de centros para obreros y una variedad de medios impresos y visuales para recuperar esta historia social de la mente de la clase trabajadora. Como muestra Higbie, las redes de estudiantes de la clase trabajadora y sus aliados de la clase media formaron nada menos que un movimiento sindical en la sombra. Disperso por todo el panorama industrial, este movimiento ayudó a salvar conflictos dentro de una política radical y progresista, incluso mientras capacitaba a los trabajadores para el nuevo sindicalismo transformador de los años treinta.

Reveladora y comprensiva, Labor’s Mind reclama un capítulo olvidado en la vida intelectual de la clase trabajadora al tiempo que mapea las posibilidades actuales para el trabajo, la educación superior y el autoaprendizaje digital”.

Y aquí va un fragmento del primer capítulo, de los diversos que el autor nos ofrece amablemente:

“Ed Falkowski sintió una punzada de remordimiento mientras caminaba hacia el trabajo en una mina de carbón de Pensilvania en el otoño de 1916, dos semanas antes de cumplir quince años. Meses antes, en un detallado “autoanálisis”, este nieto de inmigrantes polacos había declarado confiadamente que estaba bien educado y listo para trabajar. Le gustaba leer libros de ciencias, explicó en la pulcra letra de un estudiante de una escuela pública, y “las mejores novelas”, incluidas las de Dumas, Hugo, Tolstoi, Poe y el autor polaco Henryk Sienkiewicz. Sabía que el trabajo era el camino más práctico y varonil, pero sintió que su resolución se debilitaba cuando se separó de sus antiguos compañeros de escuela y, como su padre y su abuelo antes que él, se fue a trabajar a la mina local. Como escribió en su diario esa noche, “Me sentí un poco raro hoy porque falté a la escuela. Sin embargo, la mejor educación que un joven puede obtener es la que obtiene ganándose la vida, así que veo que estoy asistiendo a la High School de la Vida, y no a la de Shenandoah, Pa. Y más -un graduado en la H [igh] S [chool] de la Vida es mucho más respetado que un graduado de H [igh] S [chool] de Shen [andoah]. Estoy satisfecho por lo que respecta a esa parte “.

El entusiasmo de Falkowski por lo que llamó “educación industrial” no sobrevivió a su encuentro con la monotonía y el peligro del trabajo minero. La lectura y el compañerismo con otros lectores se convirtieron en un refugio precario de la oscuridad, literal y psicológica, de su trabajo subterráneo. Llevaba libros a la mina para leer en sus descansos y por la noche luchaba a través de densos volúmenes con un diccionario al alcance de la mano. En los días libres, caminaba por las colinas con amigos. Pasaron horas contando chistes, leyendo en voz alta sus libros favoritos y celebrando debates improvisados. En los años siguientes, Falkowski y sus amigos lanzaron un capítulo de la Young People’s Socialist League, montaron obras de teatro y editaron un diario literario en su pequeño pueblo. Falkowski cultivó “grandes sueños de éxito literario”, llenando diarios con poemas, historias y ensayos escritos a mano. Las páginas finales y las contraportadas de cada volumen estaban llenas de largas listas de libros que había leído, “rescatados del sueño de las librerías de segunda mano, tomados prestados de bibliotecas públicas o pagados con dólares sudorosos”. Le envió algunos textos a Frank Harris, editor de la Pearson’s Magazine, que le respondió amonestándolo para que no romantizara la vida de un escritor. Alentado por las palabras de su héroe, Falkowski guardó la mayor parte de este escrito para sí mismo. “¿Abrirían estos estudios una pequeña avenida para el autodominio?”, se preguntó en una entrada del diario particularmente oscura. “¿O las cargas torrenciales del día a día eliminarían los efectos de la devoción vespertina por mis estudios?” Sus planes para terminar la escuela secundaria e ir a la universidad resultaron esquivos, pero diez años después de que ingresara por primera vez a las minas, su sindicato le patrocinó por un período de dos años en el Brookwood Labor College. Allí aprendió de los principales intelectuales obreros y forjó amistades de por vida con trabajadores de todo Estados Unidos. El amplio mundo parecía extenderse ante él una vez más”.

Como complemento, les recomiendo la reseña que Gabriel Winant hace de este y otros libros semejantes en Dissent.

© Board of Trustees of the University of Illinois / Tobias Higbie


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.