Jürgen Osterhammel: el auge burgués en la época imperial

Uno de los libros más esperados de este pasado  fin de año ha sido The Global Bourgeoisie. The Rise of the Middle Classes in the Age of Empire (Princeton UP), editado por Christof Dejung, David Motadel yJürgen Osterhammel.

Bien mirado, no es una novedad exactamente, sino el resultado de un Congreso organizado hace ya casi un lustro. En efecto, «en agosto de 2015, un conjunto verdaderamente global de académicos se reunió en la Universidad de Cambridge para discutir sobre el surgimiento de la burguesía global en el largo siglo XIX. Con el apoyo de la Fundación Fritz Thyssen, la Economic History Society, la Sociedad de Historia Alemana, el programa Leibnizpreis ‘Procesos Globales’ de la Fundación de Investigación Alemana y el Smuts Memorial Fund de la Universidad de Cambridge, el Congreso reunió a historiadores que trabajan en diferentes regiones que van desde el este y sudeste de Asia, pasando por Rusia, el Oriente próximo y Europa hasta África y las Américas. Discutieron sobre la cuestión de qué similitudes y diferencias existían entre las diferentes «clases medias» y «culturas burguesas» que surgieron en todo el mundo a lo largo del siglo XIX y en qué medida las conexiones, interacciones e interdependencias entre estos grupos sociales contribuyeron al surgimiento de un verdadera burguesía global».

Así pues, el resultado es este libro, que se presenta del siguiente modo:

«Si bien el siglo XIX ha sido descrito como la edad de oro de la burguesía europea, el surgimiento de la clase media y la cultura burguesa no fue de ninguna manera exclusiva de Europa. The Global Bourgeoisie explora el surgimiento de las clases medias en todo el mundo durante la era del imperio. Al reunir a eminentes académicos, esta importante colección de ensayos compara la formación de la clase media en varias regiones, destaca las diferencias y similitudes, y evalúa la medida en que el crecimiento burgués estuvo vinculado al creciente intercambio de ideas y bienes. Los distintos autores indican que la clase media fue desde el principio, incluso en Europa, resultado de conexiones y cruces internacionales.

Los ensayos se agrupan en seis secciones temáticas: la historia política de la formación de la clase media, el impacto del gobierno imperial en la clase media colonial, el papel del capitalismo, la influencia de la religión, los obstáculos para la clase media más allá del mundo occidental y colonial  y, por último, las reflexiones sobre la creación de culturas burguesas y la historia social global. Situando el establecimiento de la sociedad de clases medias en un contexto histórico, este libro muestra cómo el triunfo o la desestabilización de los valores burgueses pueden dar forma al orden mundial liberal.

The Global Bourgeoisie cambia irrevocablemente la comprensión de cómo surgió una clase social importante».

Y así empieza el primer capítulo, que firman los tres editores, titulado «Worlds of the Bourgeoisie»:

«En 1896, el empresario togolés John Calvert Nayo Bruce viajó a Berlín para la Gran Exposición Industrial. Era el gerente de una compañía de casi treinta hombres y mujeres de Togo que iban a organizar una exhibición etnográfica, ofreciendo al público alemán una visión supuestamente auténtica de la vida cotidiana de su pueblo natal. Bruce había diseñado específicamente este Togodorf para la exposición. Hijo de un jefe local, Bruce había sido educado en una escuela misionera y trabajó muchos años como intérprete para la administración del protectorado alemán de Togoland. Después del éxito del espectáculo en Berlín, realizó una gira con diferentes compañías por Europa y organizó zoológicos humanos no solo en Alemania sino también en Francia, Rusia, Suiza e Italia, hasta su muerte, en 1916. Sin embargo, no era simplemente un empresario interesado en ganancias económicas; también expresó gran interés por la educación occidental. En una entrevista con el Kölnische Zeitung durante la Exposición de Berlín, habló sobre su hija, que asistía a una escuela alemana para «aprender todo lo que las chicas blancas aprenden y ser tan civilizada como ellas». Aunque elogió el dominio alemán en Togoland, lo cual no es sorprendente dado que el Togodorf se había establecido con el objetivo explícito de propagar el colonialismo alemán, criticó las atrocidades cometidas contra los africanos por cazadores y viajeros blancos. Y atacó la política educativa de los alemanes en África occidental: «Verán, a nuestra gente le gustaría aprender más, pero los alemanes no quieren eso». Piensan que leer y escribir es suficiente para los negros, pero no es suficiente». Al enfatizar la importancia de la educación superior en Togoland, agregó: «Muchos realmente quieren estudiar: derecho o medicina. Queremos tener abogados y médicos negros».

Según los estándares europeos, Bruce, sin duda, se clasificaría entre las clases medias. Su énfasis en el aprendizaje, su lucha por el éxito económico como hombre de negocios, y su ansia por brindar educación a su pueblo ciertamente lo calificaban como burgués y, por tanto, miembro del grupo social que estaba entre la élite aristocrática establecida, por un lado, y los campesinos y la mayoría plebeya, por el otro, un grupo que había surgido como resultado del  cambio social y económico desde  finales del siglo XVIII.

El largo siglo XIX se ha descrito a menudo como la edad de oro de la burguesía en Europa, pero el surgimiento de las clases medias y de los medios culturales burgueses no fue de ninguna manera exclusivo de las sociedades europeas. Una de las características más llamativas del siglo XIX fue el surgimiento de grupos sociales similares en todo el mundo. Los comerciantes de Shanghai, los abogados de Delhi, los banqueros de Nueva York, los médicos de El Cairo, los profesores de Viena y los maestros de escuela de la Costa de Oro tenían mucho en común. Era un grupo situado entre las viejas clases aristocráticas arraigadas y los campesinos y trabajadores, cuyos medios sociales estaban marcados por sus propios estilos de vida, gustos y valores. Los miembros de esta clase burguesa hicieron hincapié en la educación y el logro individual. Fueron el producto de la dramática transformación de las estructuras sociales, la división progresiva del trabajo y la creciente diferenciación de las sociedades. Y a menudo estaban conectados en todos los países y continentes, situándose en el centro de la globalización. De hecho, los miembros de las clases medias actuaron como sus defensores más efectivos, y una comprensión de su historia es vital para entender la transformación del mundo en la era moderna.

(…)».

© 2019 Princeton University Press


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.