Intimidades imperiales. (Escrituras de vida para un mundo conectado)

Entre los géneros que los historiadores han transitado en los últimos tiempos, y con cierto éxito, está lo que podríamos denominar el life-writing, las  “escrituras de vida”, un género que en el ámbito literario ha fructificado desde hace unas décadas y que ha acabado por englobar las escrituras del yo y las propiamente biográficas.

En el caso de los profesionales de la historia, es el rastreo de la  vida de sus antepasados (con algún tono excepcional) la que permite mantener el objeto académico habitual. En este blog nos hemos referido ya a dos casos bien conocidos: el de Thomas Harding con La casa del Lago (Galaxia Gutenberg) y el de Mark Mazower con What You Did Not Tell: A Russian Past and the Journey Home (Allen Lane). pero obviamente no son los únicos.

A esos se une ahora un volumen igualmente estupendo: Imperial Intimacies: A Tale of Two Islands (Verso),  de la profesora  Hazel V. Carby. la particularidad es quizá que se aparta de ese marco cronológico de la Europa en guerra para ofrecernos lo que podríamos denominar una historia conectada del Imperio británico.  Así se infiere ya con el resumen del editor:

“¿De dónde eres?” Fue la pregunta que acosó a Hazel Carby de joven en el Londres de posguerra. Era una de los llamados bebés marrones de la generación Windrush, nacida de un padre jamaicano y una madre galesa, de modo que el lugar de Carby en su hogar, su vecindario y su país de nacimiento siempre estuvo en cuestión.

Saliendo de este entorno, Carby desenreda los hilos que conectan a los miembros de su familia en una red tejida por el Imperio Británico al otro lado del Atlántico. Nos encontramos con la abuela de clase trabajadora de Carby, Beatrice, una costurera amenazada por la pobreza y la enfermedad. En Inglaterra, le encantaban las fantasías cosmopolitas del imperio, con ciudades construidas con ganancias de comercio de esclavos y con vendedores ambulantes que vendían exquisiteces jamaicanas de moda. En Jamaica, seguimos la vida tanto de los «Carbys blancos» como de los «Carbys negros», incluida Mary Ivey, una mujer libre, de color, cuyos hijos fueron engendrados por Lilly Carby, un soldado británico que llegó a Jamaica en 1789 para ser absorbido en la aristocracia de plantaciones. Y descubrimos las historias ocultas de Bridget y Nancy, dos mujeres propiedad de Lilly que sobrevivieron a la travesía (Middle Passage) de África al Caribe.

Moviéndose entre las plantaciones jamaicanas, las colinas de Devon, las ciudades portuarias de Bristol, Cardiff y Kingston, y las fincas de clase trabajadora del sur de Londres, la historia familiar de Carby es a la vez una historia personal íntima y un resumen radical de la violenta conexión entre dos islas.  Al trazar el entrelazamiento del capital y los cuerpos, el lenguaje público y el sentimiento privado del imperio británico, Carby advertirá lo que puede decir, lo que puede recordar y lo que puede soportar saber».

En cuanto a su contenido, veamos unos párrafos del cuarto capítulo («Writing by hand»), que empieza y dice así:

«Mi padre tiene, o más exactamente solía tener, una hermosa letra. La directora de mi colegio de secundaria, una tal señorita Pym, apreciaba el arte de la caligrafía y su letra le habría parecido ejemplar.

(…)

Todos los días, la señorita Pym llevaba un traje chaqueta bien abotonado y una falda de tupo, con su cabello gris bien recogido en la nuca. Se mantenía tiesa como un palo y tenía un comportamiento severo. La señorita Pym era una mujer de convicciones, una de ellas era que los rasgos de mi carácter no residían en el color de mi piel ni mi fondo «mestizo», otra era que el futuro de cada cual no estaba determinado por el estatus social de los padres.

Amaba a la señorita Pym sin reservas, a pesar de que podía ser muy distante y su grave ceño de desaprobación me daba un poco de miedo. Ella se tomaba sus responsabilidades como directora muy en serio. Por alguna razón, creía que yo -una de las pocas alumnas con beca, una casi adolescente desgarbada que corría cuando debería haber caminado y a la que se acusaba de «tener la cabeza en las nubes»- tenía el potencial de llegar a ser, en su opinión, una mujer consumada.

(…)

En la escuela, los relatos de antepasados que me cautivaron provenían de la señorita Pym, aunque no eran solo cosas de familia. Aprendí poco sobre su historia personal, excepto que era una descendiente cuáquera de la familia Pym de Irlanda, que no estaba casada y que rechazaba la palabra solterona. Miss Pym creó un mundo de relatos en el aula, a partir de un incidente histórico o de un evento relatado en una novela. La señorita Pym me introdujo en la historia, no en cuestiones de familia, y me enganché.

Ella nos describía a los puritanos, la guerra civil inglesa y el período de dominio republicano de Oliver Cromwell, no solo porque afirmara que John Pym, uno de los principales parlamentarios, era un ancestro suyo lejano, sino también porque la ambición de Cromwell de apoderarse de las colonias españolas en el Caribe condujo directamente a la invasión británica de Jamaica en mayo de 1655. No sé si estaba tratando de hacer conexiones históricas entre sus antepasados y los míos a través de la historia británica y jamaicana, pero yo creé analogías.

El más famoso de los antepasados de la señorita Pym, John Pym, nació en Somerset. Este era el condado donde mi madre creció en una serie de casitas (tied cottages), y era el lugar donde solía caminar por los bosques tapizados de campanillas agarrada de la mano de mi abuelo. Pym, nacido en 1584, se hizo famoso por sus habilidades financieras, algo que podía apreciar ya que mi padre, nacido en 1921, era mañoso con las cifras, aunque nunca fue famoso por ello.

Mientras que los antepasados de mi padre figuraban entre las propiedades de una hacienda en Portland, Jamaica, John Pym fue un terrateniente y ocupó un puesto como recaudador de impuestos para el Rey, recibiendo sus ingresos de los condados de Hampshire, Wiltshire y Gloucestershire. Mi padre era tesorero del club local de cricket en Mitcham; Pym se convirtió en tesorero de la Providence Island Company, fundada por un grupo de puritanos que querían establecer una colonia en Providence Island, en las Indias Occidentales. En 1625, Pym fue elegido parlamentarioo, y finalmente se convirtió en el líder de la oposición puritana a Carlos I.

(…)».

©   Verso / Hazel V. Carby


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.