1931: deuda, crisis y Hitler

Se acabó el año 2019 y, como suele ocurrir, van quedando en el tintero libros que, por diversas razones,  no hemos podido repasar en esta bitácora. Rescataremos al menos uno de ellos: 1931. Debt, Crisis, and the Rise of Hitler (OUP), del historiador suizo Tobias Straumann. Así se nos presenta:

“El colapso financiero de Alemania en el verano de 1931 fue una de las mayores catástrofes económicas de la historia moderna. Condujo a un pánico global, derribó el sistema monetario internacional y convirtió una recesión mundial en una depresión prolongada. La crisis alemana también contribuyó decisivamente al surgimiento de Hitler. Poco después de la crisis, el Partido Nazi se convirtió en el partido más grande del país, lo que allanó el camino para la eventual toma del poder de Hitler en 1933.

La razón del colapso financiero fue la gran cantidad de deuda externa de Alemania, denominada en moneda de oro, que condenó al gobierno a reducir el gasto, aumentar los impuestos y bajar los salarios en medio de una recesión mundial. A medida que creció la resistencia política a esta política de austeridad, el gobierno alemán comenzó a cuestionar sus obligaciones deudoras, lo que llevó a que cundiera el pánico entre los inversores extranjeros,  vendiendo sus activos alemanes. La crisis monetaria resultante condujo al fracaso de un sistema bancario ya debilitado y a un incumplimiento soberano parcial.

Hitler logró sacar provecho de la crisis, porque había sido el crítico más resonante del sistema de reparaciones. A medida que el sistema financiero colapsó, sus implacables ataques contra los acreedores extranjeros y la supuesta complicidad del gobierno alemán resonaron más que nunca entre el electorado. Lamentablemente, los acreedores de Alemania dudaron demasiado en cortar las alas a Hitler ofreciendo un alivio de la deuda.

En 1931, Tobias Straumann revela la historia de una crisis fatal, demostrando cómo la trampa de la deuda contribuyó al rápido colapso financiero y político de un país europeo, y al surgimiento del Partido Nazi”.

Y así, efectivamente, empieza:

“Este es un libro sobre uno de los eventos más importantes de los tiempos modernos; la crisis financiera alemana de 1931. En el verano de ese año, partes del sistema bancario alemán colapsaron, el gobierno dejó de pagar parte de su deuda externa y la libre convertibilidad de la moneda alemana se suspendió abruptamente. Estos shocks desencadenaron una crisis de liquidez global, la destrucción del sistema monetario internacional basado en el oro y una grave crisis bancaria en los Estados Unidos, convirtiendo la recesión mundial en una depresión. La crisis financiera alemana de 1931 también tuvo consecuencias políticas devastadoras, minando los partidos democráticos establecidos y permitiendo el ascenso de Hitler al poder.

La idea de escribir este libro surgió de mi creencia de que el público en general tiene poco conocimiento de la crisis financiera alemana de 1931 y de su papel clave en el repentino éxito electoral de Hitler.(…)”

Así pues, como ha indicado Adam Tooze, el libro de Straumann nos recuerda que no fue en 1929, sino en 1931, cuando se hizo evidente que la recesión iba a tener el impacto que tuvo. De hecho, en línea con su libro El Diluvio, el efecto inicial de la recesión habría sido unir más estrechamente a las potencias del statu quo (EE. UU., Reino Unido, Francia y Japón), pero en 1931 todo se vino abajo.

No obstante, añade Tooze, son varios los aspectos que les separan, aunque el más imporante de ellos sea quizá  que no haga uso del libro de Robert Boyce sobre The Great Interwar Crisis and the Collapse of Globalization (Palgrave). La razón: “La importancia de todo esto radica que tanto Boyce como yo estamos de acuerdo en tener una visión mucho más atenuada de la posición de los británicos y los estadounidenses en 1931 y tenemos mucha más simpatía por los franceses. Straumann es imparcial en su tratamiento, pero subestima la francofobia en Londres y Washington DC. Esto a su vez importa porque Boyce y yo adoptamos una versión revisada de la interpretación del “fracaso hegemónico” de la crisis de entreguerras, desarrollada originalmente por Kindleberger, en oposición al modelo policéntrico de “fracaso de la cooperación” favorecido por Eichengreen, Clavin et al. Esto a su vez está relacionado con los desarrollos en el estudio de la economía política internacional en la era posterior a Bretton Woods”.

Una explicación cronológica (visual) a cargo de Straumann en blog del editor. 

© Oxford University Press 2019 / Adam Tooze


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.