Guerra fría y literatura

No es que la orillemos deliberadamente, pero con tantos libros de tema estrictamente histórico, dejamos de lado algunas áreas afines, como es el caso de la historia de la literatura. Lo reparamos con Cold Warriors. Writers Who Waged the Literary Cold War (Custom House), obra del reputado Duncan White.

Este es el paratexto editorial:

“Un relato brillante y estimulante de los grandes escritores de ambos lados de Telón de Acero que jugaron los peligrosos juegos de espionaje, disidencia y subversión que cambiaron el curso de la Guerra Fría.

Durante la Guerra Fría, la literatura era espada y soga. Las novelas, ensayos y poemas podían ganarse los corazones y las mentes de aquellos atrapados entre los credos competitivos del capitalismo y el comunismo. También podían llevar al exilio, al encarcelamiento o la ejecución si ofendían a quienes estaban en el poder. Los servicios de inteligencia clandestinos de Estados Unidos, Gran Bretaña y la Unión Soviética tenían agentes secretos y grandes redes de propaganda dedicadas a la guerra literaria. Pero las batallas también fueron personales: amigos que se enfrentaban entre sí, amantes divididos por fisuras políticas, artistas socavados por complicidades inadvertidas.

En Cold Warriors , Duncan White, de la Universidad de Harvard, narra vívidamente cómo se libró esta feroz lucha intelectual a ambos lados del Telón de Acero. El libro trata cinco escritores principales: George Orwell, Stephen Spender, Mary McCarthy, Graham Greene y Andrei Sinyavsky, pero el elenco completo incluye una deslumbrante variedad de gigantes, entre ellos Aleksandr Solzhenitsyn, John le Carré, Richard Wright, Ernest Hemingway , Boris Pasternak, Gioconda Belli, Arthur Koestler, Vaclav Havel, Joan Didion, Isaac Babel, Howard Fast, Lillian Hellman, Mikhail Sholokhov, y muchos más.

Abarcando décadas y continentes y una narrativa apasionante y espectacularmente enredada con un perceptivo trabajo de detective literario, Cold Warriors es un grato recordatorio de que, en un momento en que se celebra la ignorancia y la lectura se considera cada vez más irrelevante, los escritores y los libros pueden cambiar el mundo”.

Dicho lo cual,  no es extraño que la primera parte se titule “Spain” y comience con un capítulo rotulado “Orwell. Huesca & Barcelona, 1937”, que se inicia así:

“La bala que entró en el cuello de George Orwell  estuvo a una fracción de pulgada de cambiar la forma en que pensamos sobre la Guerra Fría. Había regresado de la primera línea de combate en Huesca hacía solo diez días, cuando un francotirador fascista lo golpeó, y la bala le atravesó la garganta. Orwell era un oficial en funciones, a cargo de unos treinta soldados, tanto españoles como ingleses, y al amanecer se había levantado temprano para hablar con sus centinelas. Este fue el segundo período de Orwell en el frente, y sus experiencias como tirador español lo habían vuelto un tanto arrogante. Mientras hablaba con Harry Milton, el centinela de guardia, amanecía a sus espaldas. Esto convirtió su silueta en un objetivo atractivo para el enemigo, que estaba acampado en unas trincheras a 150 yardas de distancia a través de un huerto desierto, y que tenía la ventaja de estar un terreno más alto. “¡Cielos! ¿Estás herido? “, dijo Milton cuando Orwell se derrumbó frente a él a mitad de una frase. Orwell recordó más tarde el impacto de la bala como si estuviera en el centro de una explosión:” Hubo como un fuerte estallido y un fogonazo cegador a mi alrededor, y sentí un golpe tremendo, no dolor, sólo una sacudida violenta, como la que produce una descarga eléctrica. Luego una sensación de absoluta debilidad, de haber sido reducido a nada”.

Acostado en la zanja, Orwell no podía sentir su brazo derecho y, cuando sus camaradas lo pusieron en una camilla, gran cantidad de sangre salió de su boca. Milton estaba convencido de que Orwell estaba en las últimas. La bala le había atravesado el cuello. Uno de los portadores de la camilla, Harry Webb, vertió alcohol en la herida. Orwell dijo que sintió una “agradable sensación de frescura”. Mientras estaba acurrucado en la camilla, sintió unas hojas rozándole el rostro. “Era bueno estar vivo en un mundo donde crecen álamos plateados”, recordó haber pensado. Si respiraba demasiado fuerte, la boca se le llenaba de sangre. Supuso que la arteria estaba afectada y que se estaba muriendo. Pensó en su esposa, Eileen, y se enfureció con la idea de morir en el “mugriento rincón de una trinchera” por culpa de un “descuido de un segundo”. No era así como se suponía que su aventura española debía terminar.

De hecho, estaba lejos de terminar; un nuevo capítulo siniestro estaba a punto de empezar. Si la bala hubiera abierto la arteria carótida y se hubiera desangrado en esa camilla, habría sido recordado como un escritor frustrado que se convirtió en un mártir en la guerra contra el fascismo, como el poeta John Cornford, al que mató un francotirador en el frente de Córdoba en diciembre de 1936. Dado que fue herido, pero no murió, Orwell recorrió una nueva trayectoria, la de un enfrentamiento con una fuerza que vendría a despreciar tan profundamente como el fascismo: el estalinismo. Las próximas semanas y meses le ofrecieron una inesperada educación en la propagación virulenta del totalitarismo. Infectó esos pensamientos bajo los que Orwell estaba combatiendo y que, en poco tiempo, le perseguirían.

(…)”.

© HarperCollins Publishers


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.