Occidente, en reformas (1971-2017)

Entre la pléyade de jóvenes académicos que despuntan, ha llegado el momento de reparar en Simon Reid-Henry, geógrafo de formación pero multidisciplinar en su ejercicio.  Así queda reflejado en su reciente Empire of Democracy: The Remaking of the West Since the Cold War, 1971-2017 (Simon & Schuster).

Se nos presenta así:

«La primera historia panorámica del mundo occidental desde la década de 1970 hasta la actualidad, Empire of Democracy es el estudio para aquellos que se preguntan cómo llegamos a donde estamos.

Hace medio siglo, en el apogeo de la Guerra Fría y en medio de una crisis económica mundial, las democracias occidentales se vieron obligadas a experimentar una profunda transformación. Contra lo que algunos vieron como una «crisis de democracia» a gran escala -con disturbios raciales, marchas contra Vietnam y una ola de descontento de los trabajadores que llevó la crisis de una nación a otra-, se ideó un nuevo orden político-económico y el contrato social de la posguerrafue roto y reescrito.

En esta narración épica de los acontecimientos que han moldeado nuestros propios tiempos, Simon Reid-Henry muestra cómo la democracia liberal, y la historia occidental con ella, se reimaginó profundamente cuando terminó la Edad de Oro de la posguerra. A medida que se reinventaron las instituciones del gobierno liberal, surgió una nueva generación de políticos: Thatcher, Reagan, Mitterrand, Kohl. Los buenos tiempos de finales del siglo XX que ellos supervisaron llevó triunfalmente a las democracias occidentales a la victoria en la Guerra Fría y al auge económico de la década de 1990. Pero igualmente los condujo al fiasco de Irak, al gran drama de la crisis financiera en 2007/8 y, en última instancia, al surgimiento antiliberal de nuestros propios tiempos.

La crisis actual del liberalismo nos obliga a revisar estas décadas aún sin guión. La era que todos hemos estado viviendo se está cerrando, la democracia está girando sobre su eje una vez más. Como esta historia panorámica nos recuerda conmovedoramente, las elecciones que hacemos sobre el futuro requieren que primero lleguemos a un acuerdo sobre dónde hemos estado.»

Y así empieza el capítulo 11, «Farewell to all That«:

«En un vuelo nocturno, turbulento y solitario a través del país en el Air Force One en septiembre de 1995, el presidente Clinton «regresó a la cabina de prensa», informó uno de los periodistas presentes, y confió al resto le parecía que el país estaba en una especie de «bajón»; no bloqueado, ni mucho menos, sino fuera de lugar. También en Europa, entre la nueva prosperidad, no se podía negar la sensación casi palpable de que la vida pública de alguna manera había perdido su alma. Algo extraño había sucedido en medio del dividendo de la paz posterior a la Guerra Fría y lo que para muchos occidentales, en el apogeo de la década de 1990, fue el boom económico del siglo. La confianza en la democracia no se estaba fortaleciendo; estaba menguando lentamente.

Un indicador básico de estas preocupaciones subyacentes fue una erosión cada vez mayor de la confianza civil. En 1964, el 78 % de los estadounidenses creía que podía «confiar» en Washington para hacer lo correcto; para 1994 ese número había caído a solo el 19 %. De hecho, no fue solo el sistema, sino sus representantes quienes se enfrentaron a un declive histórico de la fe popular. La fe en los principios democráticos se mantuvo firme, pero las encuestas colocaron repetidamente a los políticos y a los partidos políticos en bajos niveles de confianza. Incluso en Suecia, donde el 60 % de los encuestados en un estudio electoral en 1968 dijo que pensaba que los partidos políticos estaban interesados en las opiniones de las personas, no solo en sus votos, se supo que en 1994 solo el 25 % de los suecos todavía lo pensaba. La disminución en el respeto por la clase política fomentó también una desconexión más general de la política, ya que donde la confianza política era menor, la participación de los votantes también tendía a ser menor. Después de 1990, la participación electoral en las elecciones nacionales disminuyó en casi todas partes, hasta que alcanzó su promedio más bajo en la posguerra, el del 62% en 2001. Los sondeos políticos también relataron lo suyo: a partir de la década de 1990, cada vez menos personas estuvieron dispuestas a participar en ellos»

(…)».

Lo cual debería complementarse con el volumen La luz que se apaga (Debate), de Ivan Krastev y Stephen Holmes, un libro sobre «cómo el liberalismo ha terminado siendo víctima del éxito proclamado en la Guerra Fría».

© Simon & Schuster, Inc. 


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.