Julie Peackman: Sexo y explotación en los imperios globales

Si hay lectores interesados en cuestiones de género y  sexualidad, particularmente sobre prácticas licenciosas y sexualidades “desviadas” o alternativas, una autora de referencia ha de ser la historiadora Julie Peakman. Hay otros y otras, que van lógicamente desde Foucault a  Elisabeth Roudinesco (Nuestro lado oscuro), pasando por Thomas Lacqueur (La construcción del sexo), Robert Muchembled (El orgasmo y Occidente) o Arnold I. Davidson (La aparición de la sexualidad), entre otras muchas plumas.

En todo caso, en el haber de Peakman está la edición de volúmenes como A Culture of the History of Sexuality (Berg, 2010, 6 volúmenes) y Sexual Perversions. 1650-1890  (Palgrave, 2009), pero sobre todo libros como Lascivious Bodies: A Sexual History of the 18th Century (Atlantic, 2004) o The Pleasure’s All Mine: A History of Perverse Sex (Reaktion 2013) -¿ sabían ustedes que, por ejemplo,  en el siglo XVIII, en Escocia, hubo sociedades secretas masculinas dedicadas a la masturbación?-

Cierto es que, a pesar de tan amplia producción, escaso ha sido el eco que esta autora ha encontrado en el mercado hispano, y así parece que continuará la cosa. Para quienes quieran remediarlo, he aquí su último libro: Licentious Worlds. Sex and Exploitation in Global Empires (Reaktion), que su editor presenta del siguiente modo:

Licentious Worlds es una historia de actitudes y comportamientos sexuales a través de quinientos años de construcción de imperios en todo el mundo. En un relato gráfico y a veces inquietante, Julie Peakman examina la colonización y la experiencia imperial volviendo a poner a las mujeres en la escena, mostrando su papel en la construcción de imperios, pero también cómo los hombres y mujeres marginados fueron casi invariablemente explotados.

Las mujeres actuaron como negociadoras, cuidadoras de burdeles, comerciantes y conciliadoras, pero también fueron oprimidas, obligadas a casarse y violadas. El libro describe la vida cotidiana en harenes turcos, zenanas mogolas y casas de geishas japonesas, así como en palacios reales, hogares privados y a bordo de barcos. Las historias provienen de muchas fuentes, desde registros de capitanes, informes misioneros y memorias de caníbales hasta cartas de viajeros, cuentas de comerciantes e informes sobre prostitución. Desde clérigos depravados y peregrinos sodomitas [hog-sodomizing Pilgrims] hasta caníbales sexualmente variables y samurais homosexuales, Licentious Worlds lleva la historia a donde nunca antes había estado”.

Y así empieza nuestro libro de hoy:

“Los relatos del imperio trazan tradicionalmente las aventuras atrevidas y los “épicos viajes” de los hombres europeos. Los relatos de las grandes hazañas de navegación a través de los océanos, las campañas militares que involucran a miles de hombres y los increíbles actos de valentía en climas extranjeros colocan a los hombres blancos europeos en el centro de los estudios sobre el imperialismo, el colonialismo y la construcción del imperio; a menudo, las mujeres desaparecieron por completo en estas historias. . Estas imágenes se han mantenido a lo largo de los siglos, reforzadas por una imagen a menudo extraída de las revistas y los diarios de los propios hombres. En consecuencia, las exploraciones del imperio (tanto en estudios pasados como en la exploración misma) a menudo se han visto en términos de objetivos imperialistas y mercantilistas, con imágenes que propagan la idea de grupos de hombres emprendedores que viajan sobre vastos océanos para forjar triunfos para las fuerzas conquistadoras. Por su parte, un enfoque sobre las fuerzas estructurales de la economía, la política y el intercambio de mercancías en las primeras historias del imperio, a menudo pasaba por alto a los individuos y descuidaba los impactos sociales y culturales de tales empresas.

El papel integral de las mujeres en los imperios y en la construcción de imperios ha sido poco investigado, aunque esto está empezando a ser reparado por las historiadoras feministas. Se necesita una representación más completa de cómo se construyeron y mantuvieron los imperios para mostrar cómo las mujeres ocuparon posiciones clave en las negociaciones y los procesos de paz para unir los mundos “viejo” y “nuevo”. Las historiadoras han discutido con razón con un historiador en particular que afirmó: “El problema que surge es que al tratar de escribir un papel para las mujeres, existe el riesgo de exagerar su importancia”. Por tanto, espero anular ese pensamiento misógino haciendo hincapié en la importancia de las mujeres en el imperio, ayudando a que las mujeres (y los hombres marginados) vuelvan a la escena”.

Y  he aquí algunos párrafos del capítulo dedicado a la India:

“La corte del emperador mogol Jahangir (1569-1627), que gobernó la India desde 1605 hasta su muerte en 1627, se ganó una reputación particular por su libertinaje como resultado de las actividades de las “muchachas nautch“. Como parte de las diversiones de la familia real, estas bailarinas altamente cualificadas actuaban para el gobernante y entretenían a sus invitados. También formaban parte de la vida cotidiana de quienes se encontraban fuera de los palacios, ya que la gente las invitaba a actuar en celebraciones, festivales y ferias. Estas mujeres eran valoradas por su inteligencia, así como por sus habilidades de baile y estaban al menos parcialmente educadas. Como forma de empleo secundario, ofrecían servicios sexuales, y se cubrían de oro como signo externo de su riqueza.

La historia de la muchacha nautch se remonta hasta el siglo VII, a las bailarinas del templo que vio el monje budista chino Xuanzang, quien habría admirado los movimientos de las bailarinas en el Templo del Sol de Multan. El nombre nautch deriva del prácrito natcha, que significa “baile”, pero las chicas tenían la reputación de conectar el sexo con sus música y baile. A la mayoría de ellas se las enseñaba a bailar desde pequeñas; algunas eran esclavas, otras habían sido vendidas por sus padres. Cuando una niña nautch perdía su virginidad, tenía lugar una celebración conocida como misi o nath utarwai (apertura de la nariz). Todos los templos hindúes de cierta importancia tenían un grupo de muchachas nautch: algunas actuaban como sacerdotisas, casadas en la infancia con los ídolos y obligadas por su vocación a prostituirse con hombres de todas las castas; otras actuaban como amantes de los sacerdotes del templo. Tal prostitución no era menospreciada, e incluso las familias distinguidas estaban orgullosas de tener hijas dedicadas al servicio del templo. Hubo un tiempo en que se estimaba que solo en Madras existían doce mil de esas prostitutas del templo.

Para los viajeros occidentales, las chicas nautch eran la encarnación de la sexualidad, seductoras altamente eróticas que tenían la capacidad de encantar a todos los hombres. De hecho, los viajeros del siglo XVII con frecuencia retrataron a la India como un semillero de vicios, y llena de prostitutas. Otros visitantes extranjeros, entre ellos el capellán de la Compañía de las Indias Orientales John Ovington, fueron más tolerantes y apreciaron a las bailarinas. (…) Las viajeras se mostraban menos agradecidas y castigaban a las chicas nautch por sus formas seductoras y su aparente habilidad para deslumbrar a los hombres (…)

(…)”.

© Reaktion Books Ltd. /  Julie Peakman 



Citar este post
Anaclet Pons (2020, 2 marzo). Julie Peackman: Sexo y explotación en los imperios globales. C L I O N A U T A : Blog de Historia. Recuperado 14 de abril de 2024, de https://doi.org/10.58079/myte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.