De pueblos a naciones: historia de la Europa Oriental

No hay año en el que el extinto Imperio austrohúngaro no ofrezca a sus innumerables incondicionales alguna novedad. Este año 2020 el tema tiene una primera aportación -solo una primera, pues vendrán otras-  con From Peoples into Nations: A History of Eastern Europe (Princeton UP), del profesor John Connelly. La obra, digamos de paso, competirá en los anaqueles, y en interpretación, con la exitosa The Habsburg Empire. A New History  (Harvard UP), de Pieter M. Judson, libro que acaba de salir en tapa blanda y que está funcionando muy bien en el mercado internacional de las traducciones (al parecer, no en el mundo hispano ni en el francófono).

El profesor Chad Bryant lo explicó bastante bien no hace mucho (2018) en la revista Central European History . Decía entonces  que los debates sobre este Imperio se han centrado en los últimos tiempos en «si la monarquía estaba condenada o si se disolvió principalmente como resultado de políticas internas autodestructivas y las tensiones de la guerra. El consenso emergente se ha decantado por esto último, un consenso reforzado por estudios recientes que han enfatizado la viabilidad duradera, y quizás sorprendente, de la monarquía hasta 1914» (ahí estarían, entre otros,  Judson o Rudolf Kučera).

«Un segundo conjunto de preguntas buscaba rastrear el surgimiento de las naciones y los nacionalismos, a menudo en formas que desafiaban la interpretación de la historia de los Habsburgo como `prisión de naciones’. Aquí fueron cruciales los horrores de la Segunda Guerra Mundial. Mientras que los académicos angloamericanos de entreguerras habían tendido a equiparar el nacionalismo con el liberalismo, y la determinación política se basaba en el derecho de una nación a tener su propio Estado —o derechos colectivos dentro de un Estado—, los académicos posteriores a 1945 trataron de comprender los orígenes y las patologías del nacionalismo».

«Otros historiadores volvieron más directamente al surgimiento del nacionalismo dentro del contexto de los Habsburgo».

«Más recientemente, los historiadores han señalado la sorprendente persistencia de la ambigüedad nacional, el bilingüismo y los cambios de posición dentro de la monarquía. El trabajo de Tara Zahra argumenta que fue tanto la presencia de la indiferencia nacional como la rivalidad nacional, si no más, lo que alimentó el activismo checo y alemán desde finales del siglo XIX en adelante. Otros académicos han enfatizado las formas en que la lealtad al régimen de los Habsburgo y la lealtad nacional no estaban necesariamente en desacuerdo. Las iniciales interpretaciones del nacionalismo como causante de la caída de la monarquía ahora se han invertido, como lo atestigua más poderosamente la magistral nueva historia de la monarquía de los Habsburgo de Pieter Judson. Sintetizando una generación de investigaciones dentro de una historia interpretativa estrechamente entrelazada, Judson argumenta que los activistas nacionales estaban comprometidos con un imperio cuyas «instituciones y prácticas administrativas moldeaban los esfuerzos nacionalistas». En lugar de una `prisión de naciones’ , historiadores como Judson, trabajando en la tradición angloamericana, entienden que la monarquía fue una incubadora de varias formas de nacionalismo que existieron dentro -y se hicieron dependientes- del imperio, sus instituciones y sus prácticas». Así que, a juicio de Judson, los nacionalistas tuvieron que trabajar duro para imponer su visión.

Bien, justo ahí, se encuentra con la interpretación de John Connelly y su From Peoples into Nations: A History of Eastern Europe (Princeton UP), que se presenta así:

«En la década de 1780, el monarca de los Habsburgo José II decretó que, en adelante, el alemán sería el idioma de su reino. Su intención era forjar un estado unificado en sus vastas y dispares posesiones, pero su acción tuvo el efecto contrario, catalizando la aparición de nacionalismos competitivos entre húngaros, checos y otros grupos, que temían que sus lenguas y culturas se perdieran. En esta historia narrativa de gran alcance sobre Europa del Este desde finales del siglo XVIII, John Connelly conecta las historias de los diversos pueblos de la región, contando cómo, muy en el fondo, tienen una comprensión común del pasado.

Una historia antigua de invasión y migración convirtió a la región en un paisaje cultural de extraordinaria variedad, un mosaico en el que los eslovacos, los bosnios y muchos otros viven hombro con hombro y donde las llamadas a la autonomía nacional a menudo han tenido efectos sangrientos entre esas etnias entrelazadas. Connelly traza el surgimiento del nacionalismo en tierras polacas, austrohúngaras y otomanas; la creación de nuevos Estados después de la Primera Guerra Mundial y su posterior absorción por el Reich Nazi y el Bloque Soviético; el resurgimiento de la democracia y los movimientos separatistas tras el colapso del comunismo; y el reciente auge de la política populista en toda la región.

Debido a esta experiencia común de agitación, los europeos del este son personas con un agudo sentimiento de la precariedad de la historia: saben que las naciones no son eternas, sino que van y vienen; que a veces desaparecen. From Peoples into Nations cuenta su historia».

Y que empieza así:

«La guerra estalló en Europa en 1914 a causa de un acto realizado en nombre de un pueblo del que nadie había oído hablar anteriormente.

Ese junio, después de años de agitación interna y conflicto armado en el sureste de Europa, un serbobosnio llamado Gavrilo Princip disparó y mató a Franz Ferdinand, heredero del trono de los Habsburgo, en Sarajevo. El asesino dijo que estaba actuando en defensa de los intereses de los yugoslavos, o eslavos del sur, que buscaban la independencia de la monarquía austrohúngara.

El conflicto resultante no solo fue «Grande», sino también total, con Estados, economías y ejércitos procurando organizarse y destruirse unos a otros de maneras cada vez más efectivas. Cuando la guerra terminó, en 1918, los estadistas y los activistas revolucionarios construyeron una nueva Europa, aprovechando el impulso que se había apoderado de Gavrilo Princip y de sus amigos: que los pueblos deberían gobernarse a sí mismos. Vestido con las palabras autodeterminación nacional, este impulso fue elevado como un alto estándar político tanto por el líder bolchevique Vladimir I. Lenin como por el presidente estadounidense Woodrow Wilson, remitiendo al socialismo para el primero, y a la democracia liberal para el segundo.

Estados Unidos se involucró entonces en el negocio de la democratización, pero también fomentó las primeras etapas de descolonización en Eurasia, reemplazando Estados imperiales como Austria-Hungría y el Imperio otomano con docenas de supuestos Estados nacionales, varios de los cuales, como Checoslovaquia y la Yugoslavia de Princip, constituyeron actos revolucionarios en el viejo mapa de Europa. Sin embargo, la democratización resultó ser más complicada de lo que nadie imaginó, y durante la Depresión de principios de la década de 1930, surgieron palabras para describir nuevos movimientos liderados por los que odiaban la democracia: fascismo, corporativismo, nazismo, totalitarismo.

A finales de la década, la agresión nazi explotó en una guerra contra Checoslovaquia y Polonia y comenzó a generar más vocabulario nuevo, parte del cual llegó al inglés (por ejemplo, blitzkrieg). Los especialistas conocen bien el plan nazi para reasentar alemanes en la Europa del Este y crear un espacio imperial que se extendiera a Moscú y Crimea, el infame Generalplan Ost, y la mayoría de los graduados de las escuelas primarias conocen palabras traducidas directamente del alemán para crímenes cometidos en el camino: «solución final» , «limpieza étnica». La palabra» genocidio «se formuló originalmente en polaco (ludobójstwo) para denotar el nuevo crimen de masacrar a todo un pueblo.(…)

La única certeza que conecta estos muchos períodos desde principios del siglo XIX hasta el presente ha sido esta: tan pronto como los patriotas crearon lenguas nacionales, el nacionalismo se convirtió en el lenguaje de la política, y nadie que quisiera llegar al poder podría evitar hablarlo, ya se llamara a sí mismo liberal, fascista o comunista. Este argumento, central en este libro, lo distancia de otros trabajos recientes sobre la región. Los especialistas en la Europa de los Habsburgo han retratado el camino de la región hacia los Estados-nación como solo una de varias opciones posibles. Pero de no ser por los esfuerzos de los nacionalistas, Europa Central Oriental podría haber seguido conformada por estados multinacionales sin fronteras entre pueblos, con grandes poblaciones indiferentes al nacionalismo. Un defensor elocuente de este enfoque insta a sus lectores a liberarse de la «innecesaria prisión discursiva que los nacionalistas que nos rodean continúan recreando».

(…)».

Ese defensor elocuente es, claro está, Pieter M. Judson, que lo que dice exactamente en un libro anterior es: «si buscamos fuentes más allá de las creadas por los nacionalistas, si nos disociamos rigurosamente de los supuestos nacionalistas, y si intentamos escuchar lo que podamos de las experiencias de las poblaciones de estas regiones, quizás podamos liberarnos de la innecesaria prisión discursiva que los nacionalistas que nos rodean continúan recreando». Por tanto, Judson -que sigue la tesis de Rogers Brubaker (del que poco nos ha llegado)- y otros estudiosos reclaman más atención a las manifestaciones de identificación no nacional y, sobre todo no estudiar los grupos étnicos sin diferenciar entre nacionalistas y hablantes de un idioma en particular, dando por supuestas las barreras y los conceptos que los propios nacionalistas crearon o impusieron.

Connelly, por su parte, indica en la introducción: «El historiador Pieter Judson ha escrito que el nacionalismo tuvo que `trabajar duro´, pero vemos en todos estos casos que mucha gente estaba dispuesta a hacerlo. Un tren descarrilado podría haber detenido a algunos nacionalistas, pero muchos otros encontrarían rápidamente una forma diferente de avanzar. El nacionalismo surgió y creció en Bohemia en la década de 1770 entre los hablantes checos que entendieron que la élite alemana, dominante en cultura, política y negocios, consideraba su idioma como un idioma de campesinos groseros. Cuando el Estado de los Habsburgo cerró las escuelas secundarias checas en la década de 1780 para convertir a los hablantes checos en hablantes alemanes, esa dolorosa sensación de condescendencia se transformó en un temor a que los checos desaparecieran: ese miedo se convirtió en un síndrome regional, visible en Serbia, Hungría, partes de Rumania y Polonia. Cuando Prusia, Austria y Rusia borraron a Polonia del mapa en 1795, acordaron «abolir todo lo que pudiera revivir la memoria de la existencia del Reino de Polonia». Ahora que se había efectuado su «aniquilación», el nombre mismo del reino debía ser suprimido para siempre».

En fin, si el lector no está convencido, o desea otra perspectiva, mi recomendación es una y solo una: William M. Johnston y su espléndido El genio austrohúngaro. Historia social e intelectual (1848-1938).

© Princeton University Press / Chad Bryant-Cambridge University Press / Pieter M. Judson


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.