Protestemos: seis siglos de protesta gráfica

Nos adentramos hoy en otra faceta poco tratada aquí, el libro gráfico o, más bien, el estudio de la imagen. Lo hacemos con Protest!: A History of Social and Political Protest Graphics (Princeton UP), de Liz McQuiston. Como siempre, veamos el paratexto editorial:

“A lo largo de la historia, artistas y ciudadanos han recurrido al arte protesta como un medio de demostrar el descontento social y político. Desde los primeros folletos en la década de 1500 hasta grabados, fotolitografías, impresos, carteles, murales, grafiti y caricaturas políticas, estas infinitas formas de ingenio gráfico han simbolizado y estimulado las luchas de poder, las rebeliones, las causas enérgicas y las llamadas a las armas. Abarcando continentes y siglos, Protest! presenta una nueva mirada cronológica importante a la protesta gráfica.

A partir de la Reforma, cuando la materia visual impresa se reprodujo por primera vez en cantidades múltiples, Liz McQuiston sigue las imágenes icónicas que han acompañado a movimientos y eventos en todo el mundo. Examina las bellas artes y la propaganda, incluyendo la Gin Lane de William Hogarth, las caricaturas políticas de Thomas Nast, los cómics franceses y británicos, las postales del movimiento sufragista, la vestimenta de la contracultura de los años sesenta, el libro ilustrado anti-apartheid How to Commit Suicide in South Africa, el emblema “Silencio = Muerte” de la crisis del SIDA, murales creados durante la Primavera Árabe, gráficos electrónicos de la Revolución de los Paraguas de Hong Kong y la portada de la revista Charlie Hebdo. Al proporcionar una exploración visual alegre y brutal, McQuiston analiza cómo se han utilizado esas imágenes para protestar contra las guerras, pedir el fin de la discriminación racial, exigir libertad ante la tiranía y satirizar personajes y regímenes de autoritarios.

Desde las revoluciones francesa, mexicana y sandinista hasta el movimiento de derechos civiles estadounidense, pasando por el desarme nuclear y la Marcha de las Mujeres de 2017, Protest! documenta el papel integral de las artes visuales en los apasionados esfuerzos por el cambio”.

El editor ofrece una ojeada a algunos textos y carteles, pero también podemos revisar una pequeña parte de su contenido en Popmatters:

“El descontento social y la protesta política se han expresado tanto visual como verbalmente a lo largo de los siglos. Grafitis garabateados en una pared, imágenes dispersas en la calle durante las marchas, carteles repartidos por el entorno: todos han jugado su papel. Tales imágenes de agitación representan una lucha de poder; una rebelión contra un orden establecido y una llamada a las armas, o un grito apasionado de preocupación por una causa. En resumen, significan un intento de provocar un cambio, ya sea impulsado por el grito de un individuo o por el calor de la multitud. Es la emoción, la agresión o la inmediatez de estas imágenes lo que constituye un poder visual que se vincula con las pasiones del espectador.

La historia de la protesta gráfica que ofrece este libro puede ser alegre y brutal. Está impulsada en gran medida por eventos, tanto locales como internacionales, pero también está una deuda con los cambios en la tecnología. En consecuencia, comienza en el siglo XVI con la Reforma (ya que para entonces las imágenes podrían producirse en grandes cantidades). Luego viaja a través de las décadas y los siglos, protestando contra las miserias de la guerra, satirizando las debilidades de la realeza, de los políticos, de las religiones y de la sociedad en general, pidiendo el fin de la discriminación racial y el apartheid, exigiendo la libertad ante la tiranía y las dictaduras en todo el mundo, luchando por los derechos LGBTQ+, y finalmente atendiendo las preocupaciones actuales del siglo XXI y los trumpismos.

El contenido abarca una asombrosa amplitud de emociones, desde una sátira hilarante hasta un horror absoluto. Destaca la iconografía intemporal de la protesta gráfica, como puños levantados, cráneos (y esqueletos), nubes de hongo y misiles, y se deleita en la variedad de su modus operandi: desde carteles y postales hasta inflables gigantes. Pero, sobre todo, este libro rinde homenaje al concepto liberador de la “libertad de expresión” que con tanto esfuerzo se ha ganado a lo largo de la historia, y que todavía tiene agencia en los tiempos actuales. Las luchas de poder del pasado y su comunicación visual tienen un significado para nosotros ahora. Tales resonancias ocurren, una y otra vez, a lo largo de toda esta colección.

Cuando vea este libro, no solo observe el pasado.

Sienta el presente.”

© Quarto Publishing plc. Princeton University Press. 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.