Pierre Vidal-Naquet, por François Dosse

En la amplia producción de François Dosse destacan, sin duda, las diversas biografías que ha elaborado: de Paul Ricœur, de Michel de Certeau y del retrato cruzado de  Gilles Deleuze y Félix Guattari. Este año le llega el turno a uno de los grandes historiadores de Francia: Pierre Vidal-Naquet. Une viePierre Vidal-Naquet, une vie (La Découverte), libro que el editor nos presenta con gran cuidado de este modo:

«Pierre Vidal-Naquet fue uno de los más grandes historiadores franceses contemporáneos. Tras haber empezado en historia con la guerra de Argelia, no dejaría de estar vigilante, en las antípodas de la postura mediática con la que la figura del intelectual se identifica con demasiada frecuencia en la actualidad.

Pierre Vidal-Naquet fue el niño que en mayo de 1944, a la edad de catorce años, vio a sus padres desaparecer para siempre, deportados por la Gestapo a Auschwitz. Necesitó una fuerza vital excepcional para transformar esta ruptura existencial en impulso de compromiso, anclado en su lugar hasta su desaparición en 2006. Animado por una preocupación constante por la defensa de la justicia y la verdad contra las mentiras de Estado, fue el último gran intelectual dreyfusiano del siglo XX. Encarnando un cierto modo de intervención en la ciudad, primero trató de arrojar luz sobre la desaparición de Maurice Audin en 1957, rebelándose con rigor contra el uso de la tortura en Argelia, un preludio de tantos compromisos posteriores. Pero fue igualmente un gran sabio y se afirmó como uno de los representantes eminentes de la escuela de antropología histórica que, con Jean-Pierre Vernant y Marcel Detienne en particular, renovaron la mirada sobre la antigua Grecia.

Es este viaje extraordinario lo que François Dosse restaura aquí con la mayor precisión, movilizando considerable documentación y docenas de testimonios originales, a menudo conmovedores y siempre instructivos. Al hilo de esta travesía por el segundo siglo XX, descubriremos las múltiples facetas de un intelectual atractivo, a veces caprichoso, siempre apasionado. En particular, se comprometío en contra de la aparición del negacionismo, combariendo los argumentos de aquellos a quienes llamó «asesinos de la memoria». Atormentado por su identidad como intelectual francés y judío, preocupado por la existencia de Israel y condenando su política en nombre de una conciencia diaspórica, experimentó su judaísmo como un conflicto interior.

Su vigilancia nos falta. Revivir su viaje en esta biografía es una lección de vida para el presente».

Y, como podrá observar el lector, en la página del editor se nos ofrece un extracto. Estas son algunos párrafos de la introducción:

«En una era donde progresa la porosidad entre lo verdadero y lo falso, entre información auténtica y noticias falsas, es importante reafirmar la ambición de la búsqueda de la verdad sin la cual el estar juntos (l’être-ensemble) puede disolverse. En nuestra tradición francesa, existe un modelo matricial que sirve para definir la noción misma de intelectual, el modelo dreyfusiano. A finales del siglo XIX, Émile Zola y su «J’accuse» (publicado en L’Aurore el 13 de enero de 1898) encarnaron esta postura de protesta contra la razón del Estado para hacer triunfar la verdad y la justicia. El lector de esta biografía del historiador Pierre Vidal-Naquet (1930-2006) podrá medir en qué medida encarnó la misma exigencia durante la segunda mitad del siglo XX.

(…)

Emprender una biografía de Pierre Vidal-Naquet era correr el riesgo de realizar una hagiografía. Consciente de esta trampa que le espera a cualquier biógrafo, espero haber evitado, en la medida de lo posible, esta tentación. Mis predisposiciones me ayudaron a mantener una distancia considerable con mi tema biográfico. Apenas me he cruzado con Pierre Vidal-Naquet en raras ocasiones, y lo menos que se puede decir es que la corriente no fluyó entre nosotros. La primera relación con él fue epistolar en el momento de la publicación en 1987 de La Historia en migajas. Reaccionó severamente, con razón, a una fórmula torpe por la cual yo lo consideraba decepcionado con el molletismo, entre otros, en 1956. Él respondió que, para estar «decepcionado» con el molletismo, primero habría sido necesario haber sido partidario de Guy Mollet, algo que nunca había sido, especificando incluso haber brindado con champán por el derrocamiento de su gobierno. En 1994, en Éditions La Découverte, donde François Gèze me había invitado a participar en un amplio y efímero consejo editorial, Vidal-Naquet me indicó, a propósito del libro de entrevistas con Pierre Chaunu que acababa de publicar, L’Instant burst, que este último se confundía en sus reflexiones sobre el tiempo a propósito de la deidad griega Kronos. El personaje entonces me pareció formidable, envuelto en su conocimiento erudito y presto a desempeñar su papel de desfacedor de entuertos. Para ser sincero, más allá de la estima que tenía por el notable historiador que era, apenas simpatizaba con él.

Pero tras su desaparición en el verano de 2006, cuando un periodista británico me pidió que trazara su trayectoria, me di cuenta de su carácter fundamentalmente innovador y advertí entonces hasta qué punto, de manera lateral, no había dejado de encontrarme con sus obras: ya fuera trazando la historia de la escuela de los Annales o escribiendo una historia del estructuralismo, redescubrí la influencia de Lévi-Strauss en sus obras de los años sesenta y setenta. Lo reencontré también como figura importante en muchas de mis biografías anteriores, como la consagrada a su amigo Pierre Nora con quien había animado, desde muy joven, una revista de literatura, Imprudence; o la dedicada a Cornelius Castoriadis, con quien había tenido debates fraternales sobre la antigua Grecia (asumió la presidencia de la Asociación Castoriadis cuando desapareció). Por tanto, hubo cierta coherencia en profundizar en su trabajo y su trayectoria, algo que decidí hacer en abril de 2016. Tras dirigirme a su esposa Geneviève, quien me autorizó a consultar los archivos, lamentablemente no tuve tiempo de recoger el testimonio de este última. Tenía la intención de encontrarme con ella en septiembre de 2016, pero murió durante el verano. Sin embargo, pude beneficiarme de la gran cantidad de archivos reunidos en la École des Hautes Etudes en Sciences Sociales (Ehess), tanto más ricos cuanto que Pierre Vidal-Naquet se auto-archivaba con esmero, conservando absolutamente todo. A esta colección muy abundante, he agregado una amplia investigación oral con un centenar de testimonios.

(…)».

© Éditions La Découverte


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.