La reinvención de la humanidad: los antropólogos descubren la cultura

El pasado verano apareció en tierras americanas un volumen titulado Gods of the Upper Air: How a Circle of Renegade Anthropologists Reinvented Race, Sex, and Gender in the Twentieth Century (Doubleday), obra de  Charles King.  Poco antes de finalizar el año, el mismo grupo editorial lo hacía cruzar el Atlántico con otro título a cuestas, algo más breve: The Reinvention of Humanity. A Story of Race, Sex, Gender and the Discovery of Culture (Bodley Head).  Poca  importancia tiene esto para lo que aquí nos ocupa (no en otros sentidos), que es su contenido:

The Reinvention of Humanity cuenta la fascinante historia de un pequeño círculo de científicos-exploradores renegados que cambiaron algo profundo: lo que significa ser normal.

A principios del siglo XX, esos antropólogos pioneros, en su mayoría mujeres, hicieron viajes intrépidos que trastocaron nuestras suposiciones sobre la raza, la sexualidad, el género y la naturaleza de la diversidad humana. Desde el Ártico hasta el Pacífico Sur, desde Haití hasta Japón, se sumergieron en comunidades distantes o aisladas, donde observaron y documentaron enfoques radicalmente diferentes sobre el amor y la crianza de los hijos, la estructura familiar y la relación entre mujeres y hombres. Con esta evidencia, pudieron desafiar el consenso científico del momento -y la creencia occidental profundamente arraigada- de que la inteligencia, la capacidad y el carácter están determinados por la raza o el sexo de una persona, mostrando que los roles que las personas juegan en la sociedad están conformados de hecho según la inmensa variedad de culturas humanas.

Las suyas fueron vidas que rompieron fronteras, llenas de escándalo, romance, rivalidad y tragedia. Las de Margaret Mead y su compañera esencial Ruth Benedict acabaron en fama y notoriedad. Las de la activista nativa americana Ella Deloria y la escritora y etnógrafa afroamericana Zora Neale Hurston terminaron en pobreza y oscuridad; aquí sus logros se ponen de manifiesto por primera vez. Todas eran extrañas, incluido el controvertido fundador de su campo, el profesor de pelo salvaje, inmigrante alemán y pensador revolucionario, Franz Boas.

The Reinvention of Humanity nos trae sus aventuras, que abarcan todo el mundo y muestra cómo, juntas, estas personas valientes y poco convencionales, crearon el universo moral que habitamos hoy”.

Y así empieza el primer Capítulo (“Lejos”):

“El último día de agosto de 1925, el Sonoma, un barco de vapor de tres cubiertas, a mitad de camino de su ruta regular entre San Francisco y Sydney, se deslizó hacía un puerto formado por un volcán extinto. La isla de Tutuila había sido arrasada por la sequía, pero las laderas seguían siendo una maraña de aguacates y jengibre en flor. Acantilados negros se alzaban sobre una playa de arena blanca. Tras una hilera de palmeras delgadas había un grupo de casas de paja con laterales abiertos, el estilo de construcción local en la cadena de islas del Pacífico conocidas como Samoa Americana.

A bordo del Sonoma había una pennsylvaniana de veintitrés años, de complexión delgada pero cuadrada, incapaz de nadar debido a la conjuntivitis, con un tobillo roto y una dolencia crónica que a veces inutilizaba su brazo derecho. Había dejado un esposo en Nueva York y un novio en Chicago, y había pasado el viaje en el tren transcontinental en brazos de una mujer. En su baúl llevaba cuadernos de viaje, una máquina de escribir, vestidos de noche y una fotografía de un hombre viejo y de pelo salvaje al que llamaba Papa Franz, con la cara marcada por cortes de sable y ablandada por el daño a los nervios de una cirugía fallida. Era el motivo del viaje de Margaret Mead.

Mead acababa de escribir su tesis doctoral bajo su dirección. Había sido una de las primeras mujeres en completar el exigente curso de estudio en el departamento de antropología de la Universidad de Columbia. Hasta entonces, su escritura se había alimentado más de las estanterías de la biblioteca que de la vida real. Pero Papa Franz —como el profesor Franz Boas, el jefe de departamento, era conocido por sus alumnos— la había instado a salir al campo, a buscar un lugar donde pudiera dejar su huella como antropóloga. Con la planificación adecuada y algo de suerte, su investigación podría convertirse en “el primer intento serio de entrar en la actitud mental de un grupo en una sociedad primitiva”, le escribiría unos meses después. “Creo que su éxito marcaría el comienzo de una nueva era de investigación metodológica de las tribus nativas”.

Ahora, mientras miraba por encima de la barandilla, se le hundió el corazón.

(…)”.

Y, como recomendación, el texto de Louis Menand en New Yorker: “How cultural anthropologists redefined humanity”.

© Penguin Books Ltd.


Un comentario sobre “La reinvención de la humanidad: los antropólogos descubren la cultura”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.