Una historia criminal

Dicho está en reiteradas ocasiones, aunque es obvio. Esta bitácora ni puede ni pretende radiografiar todas las novedades, tendencias, historiografías nacionales, etcétera. Solo selecciona algunos libros o noticias de entre lo que tiene conocimiento.  Eso sí, en ocasiones se hace un cierto esfuerzo por abrir el campo, mencionando algunas líneas de trabajo escasamente tratadas o visitando países apenas aludidos.

Ambas cosas se pueden remediar fácilmente con el tema de hoy.  El asunto, poco asiduo, es el de la historia criminal o judicial. Para ello, nada mejor que acudir a la página de Criminocorpus. Allí se nos informa de que la plataforma, creada en 2015, está comandada por CLAMOR (Centre pour les humanités numériques et l’histoire de la justice), que a su vez es una unidad impulsada por el CNRS y el Ministerio de Justicia, en colaboración con los Archivos Nacionales de Francia (algo poco habitual por otros lares, y no deseo señalar).

Es, pues, una web destinada a la publicación científica en línea sobre la historia de la justicia, los crímenes y el castigo. Además, dispone de tres servicios adicionales: un Musée d’histoire de la justice, des crimes et des peines, que se alberga en la web; una revista en línea del mismo nombre, dirigida por Marc Renneville; y un magnífico blog. Sin olvidar Twitter, Facebook y Youtube.

Les recomiendo, pues, ese blog. Si lo repasan, observarán una noticia con la que aprovecharé para saldar otra de las cuentas que este blog mantiene pendiente: la prácticamente nula atención a los historiadores suizos (si exceptuamos quizá la poca que le hemos dedicado al recientemente desaparecido Jean Starobinski y, si acaso, la mención a Tobias Straumann).

En fin, a principios de enero de este 2020, la sección de novedades del citado blog anunciaba el siguiente libro: Le sang des lilas (Georg), de Michel Porret.  Cualquiera que se detenga a examinar su extenso currículo entenderá que el autor no necesita presentación alguna, y menos de mi parte.  En todo caso, destacaría uno de sus libros: L’Ombre du diable, Michée Chauderon, dernière sorcière exécutée à Genève (Georg, 2009), obra reeditada este pasado año y dedicada a la última bruja ajusticiada en Ginebra.

Pero esta no es la obra del momento, sino la citada Le sang des lilas, cuyo contenido es el siguiente:

«Una madre melancólica mata a sus cuatro hijos en mayo de 1885 en Ginebra

Le sang des lilas autopsia las fuentes sociales, judiciales y forenses de un terrible crimen materno. 1 de mayo de 1885, antes de la medianoche: en el suburbio ginebrino de Saint-Gervais, en Ginebra, destrozada por el dolor, Jeanne Lombardi mata a sus cuatro hijos dormidos. Tras cubrirlos con lilas blancas, trata de suicidarse. El desastre sacude la ciudad. La noticia atrae la atención de la prensa suiza y extranjera, que evoca la «famosa causa de Ginebra». 12.000 personas acuden al funeral de los inocentes.

Ayudada  por los informes de  varios expertos sobre el estado mental de la «Médée de Coutance», la investigación conduce en junio de 1886 al memorable juicio de la madre asesina, la cual escribe una autobiografía. Defensor de la acusada, Adrien Lachenal, eminente humanista del colegio de abogados, alega alienación melancólica y «suicide élargi«. El veredicto negativo del jurado lleva a su reclusión administrativa en el psiquiátrico. En 1894, tras haber conseguido que le hicieran un nuevo examen mental, Jeanne Lombardi sale de allí curada y regresa a Sérif, en Argelia.

Del crimen «antinatural» al caso emblemático en la literatura criminológica y psiquiátrica, el caso Lombardi ilustra la legalización médica de la locura homicida y el reflujo de lo penal ante lo patológico. Estamos ante el más grande caso criminal de Ginebra, del que se informó ampliamente en la prensa y en la opinión pública europea del momento. Un drama tan terrible como fascinante, dadas las trayectorias sociales de los protagonistas y los debates médico-legales que rodearon este «crimen de Ginebra».

Dos breves apuntes más para finalizar. A los interesados en el tema en general les recomiendo un repaso a la revista Crime, Histoire & Sociétés / Crime, History & Societies, vehículo de expresión de la International Association for the History of Crime and Criminal Justice.  O la lectura, por ejemplo, de Making Murder. Public Homicide in Early Modern England, 1480-1680 (Oxford UP), de  K.J. Kesselring.

A los que deseen explorar un poco más esta obra de Porret, pueden hacerlo con «Crimes complets ou morceaux choisis«, un breve de  Philippe Artières (del que curiosamente hablamos aquí hace poco) en el que trata esta obra y la del aludido  Marc Renneville (Vacher l’éventreur. Archives d’un tueur en série. Jérôme Millon,  2019).  Artières, en todo caso, concluye:

«Estas dos obras merecen ser leídas, porque cuestionan la erudición histórica y proponen dos formas actuales de hacer historia criminal , casi cincuenta años después de la primera sesión del seminario cerrado de Michel Foucault sobre el asunto Pierre Rivière (colección «Archives», Julliard / Gallimard). Finalmente, tengamos en cuenta que, como «el parricida de ojos rojos», la infanticida y el destripador escribieron sus memorias. Mata y luego escríbelo, como si en este siglo XIX la escritura fuera inseparable del crimen».

© GROUPE MEDECINE & HYGIENE / En attendant Nadeau 


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.