La historia nos salvará. Una declaración de amor (y otra de inutilidad)

Informamos hoy de dos volúmenes italianos, dos libros que son y no son obras de historiografía al uso (pero tampoco lo es el último de Serge Gruzinski y, no obstante, es muy recomendable). Vayamos con el de la inutilidad, que no es sino un repaso a quien han mostrado desconfianza por nuestra disciplina, Se trata del volumen Sull’inutilità della storia (Rubettino), del profesor Giovanni Sole. Y esta es su provocadora presentación:

«La historia se limita a representar lo que los hombres han hecho en un gran escenario en el que comparecen sombras y fantasmas que no tienen ninguna relación con la vida real. Enseña que los pueblos no fueron felices ni libres y que, por tanto, la felicidad y la libertad no son propias de la especie humana. Los ensayos históricos no son una explicación racional del pasado, sino composiciones literarias, reflexiones filosóficas y políticas de eventos oscuros respaldados por ejemplos. Los hombres no han aprendido nada de la historia y su persistencia en cometer los mismos errores es la verdadera lección que enseña. La historia es, por tanto, una maestra de sí misma: con la historia aprendes historia. De cualquier manera que lo consideremos, no tiene otro uso que satisfacer los intereses del historiador y la curiosidad de algunos lectores.»

En efecto, por allí aparecen pensadores como Melchiorre Delfico, quien en 1802 escribió «que la historia, incapaz de proceder con los métodos seguros de la ciencia, era similar a una novela, con la diferencia de que un buen prosista podía hablar al corazón de las personas mientras el historiador parecía un pregonero: una vez satisfecha la curiosidad, la gente se iba sin ninguna emoción. La historia era la maestra de los vicios y la causa del daño porque, con mayor frecuencia, presentaba las imperfecciones, extravagancias y errores de la humanidad. No era más que una sucesión de guerras, conquistas, revoluciones, tiranías, violencia y desastres, y los actores que llenaban su lienzo dramático eran duces, déspotas, guerreros y fanáticos, mientras los pueblos permanecían en el fondo.

Las conclusiones a las que llegó Delphico eran amargas. De cualquier forma que se considerara la historia, no tenía utilidad: ni como tribunal severo de verdades humanas, ni como museo de figuras dignas de imitación, ni como repertorio de conocimientos útiles para el hombre, ni como testigo fiel de eventos pasado , ni como marco para la vida humana, ni como guía política y moral».

Otra cosa -acaso la respuesta al anterior, o su reverso- es La storia ci salverà. Una dichiarazione d’amore (UTET), del escritor e historiador  Carlo Greppi, un volumen que también conviene ojear.

Así lo ha entendido, por ejemplo, Luciano Canfora, que lo califica de panfleto parenético y autobiográfico . Y añade que «tras este libro hay, como el autor declara repetidamente, la meditación en torno a dos libros fundadores como Apología  para la historia de Marc Bloch y, el aún más profundo, ¿Qué es la historia?, de un empirista constructivo, nunca escéptico, como Edward Hallett Carr. Y obviamente mucho más. Pero aquí es bueno recordar que esta nueva «Apología para la historia» de Greppi, nacida de la ola de la resucitada sensibilidad antifascista suscitada por la (afortunadamente corta) experiencia «verde-amarilla» infligida en nuestro país, viene de lejos«.

En fin, este es su paratexto editorial:

«El pasado está presente en las palabras que usamos, en los lugares que conocemos o descubrimos, en los paisajes que miramos, en las fronteras que cruzamos, en nuestros semejantes en quienes nos inspiramos. El pasado habla en nosotros, habla a través de nosotros, cabalga nuestros pensamientos.

No se encontrarán fechas en este libro. Y no es casualidad.

Que la historia esté hecha solo de fechas, archivos, piedras y polvo es un triste malentendido. Que se pueda reducir a un tema aburrido de educación obligatoria es un pecado mortal. Que ya no sirva y que está escasamente adaptada a los tiempos de las redes sociales es una mentira peligrosa.

La declaración de amor de Carlo Greppi por la historia parte de su pasión juvenil por los piratas y los rebeldes: personajes como Robin Hood, William Wallace, Don Quijote y Lawrence de Arabia. Y serpentea por un camino que desde la revuelta de Espartaco llega hasta el colapso del Muro de Berlín, desde las Historias de Heródoto nos lleva a la guerra civil española, desde la vida de Jesús alcanza el ataque terrorista de las Torres Gemelas. Un camino no solo en el tiempo, sino directo al corazón que late en el centro de nuestra necesidad, deseo y obsesión por hacer historia: ¿qué es el bien y qué es el mal?, ¿quienes somos?,  ¿qué hubiéramos hecho si hubiéramos sido diferentes, nacidos en un lugar y tiempo distantes?, ¿es el destino lo que ha hecho que las cosas fueran como fueron, o se podía cambiar el curso de los acontecimientos? Y si es legítimo responder estas preguntas en el pasado, ¿cómo no plantearlas en el presente?

Para ayudarse en esta nueva y tópica apología de la historia, Greppi convoca a sus «héroes imperfectos», de George Orwell a Simone Weil, de Jorge Semprún a Primo Levi, hasta llegar a Marc Bloch, el historiador francés de la Edad Media que eligió prolongar el propio compromiso intelectual uniéndose a la Resistencia, sacrificándose por nuestra libertad.

Porque la historia, la auténtica, debe ser ética, universal, autocrítica, reactiva y partidista, una historia que puede servir como guía para aprender a interpretar el presente, pero sobre todo para comprendernos a nosotros mismos. Porque solo de esta manera la historia nos salvará».

Y así empieza:

«Una lucha que nunca terminará

La historia entre el bien y el mal.

«¿Qué es la historia para ti?», me preguntó un estudiante de diecisiete años durante un encuentro. Lo pensé unos segundos y luego respondí.

«Tal vez, la eterna lucha entre el bien y el mal».

Instintivamente, se me ocurrió citar a El señor de los anillos y a Harry Potter, que no hablan de historia aunque tengan una conexión con la historia -como todo-, y luego agregué de inmediato que obviamente, también en el bien encontramos porciones del mal, y viceversa.

Siempre instintivamente, se me ocurrió especificar que esa es la historia que me interesa, mientras que hay períodos enteros en los que esta lucha no existe. O tal vez nunca deja de existir, se me ocurre aclararlo ahora, solo que a veces no se ve.

Seguramente nunca se me habría ocurrido definir la historia como «uno de los temas que a menudo aburren a los niños», como hizo  en mi presencia tres años después otra estudiante, aunque soy plenamente consciente del hecho de que, para muchos, la historia es exactamente eso. No la forma de averiguar cómo llegamos hasta aquí, sino algo tremendamente aburrido, una letanía de biografías de hombres y mujeres ilustres (pero principalmente hombres) y sus hazañas, una gran cantidad de eventos y fechas con pocos asideros lógicos – eventos y fechas que debemos aprender, no sabemos por qué.

Entonces les cuento de inmediato cómo termina: la historia no es algo positivo en sí mismo. Y no porque esté llena de maldad, es decir, de mezquindad humana, de tragedias y masacres. Esas, por desgracia, ya han sucedido. Viajar en el tiempo para impedir Auschwitz, Hiroshima y Nagasaki, el «comercio de esclavos», el exterminio de los nativos americanos o el llevado a cabo por el imperio mongol no se puede hacer. La historia no es algo positivo en sí mismo porque la historia como una mera exposición de hechos, que como tal debería ser útil en el presente, básicamente no existe. Y si pudiera existir, sería muy poco interesante.

La historia es lo que vemos si miramos hacia atrás, esto también es cierto, y lo que vemos depende ante todo de lo que ha emergido. Pero cuando lo hacemos es para entender si del pasado cercano o lejano podemos extraer lecciones, si gracias a ese pasado podemos ser mejores personas, consciente ante nosotros mismos y ante el mundo. Todo depende de cómo queremos hacerlo: es este «cómo» lo que hace que la historia sea algo en lo que valga la pena gastar nuestro tiempo y nuestras energías. O no.

La historia es positiva solo si, incluso a través de formas tortuosas, nos hace comprender cómo estamos hechos, qué podemos ser y en qué nos arriesgamos a convertirnos. Esto es lo primero que me gustaría decir: la historia es la eterna lucha entre el bien y el mal, tal vez -fuera y dentro de nosotros.

(…)».

©  DeA Planeta Libri S.r.l. / Rubbettino Editore


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.