Karine Salomé: sobre las víctimas del vitriolo y las relaciones de género

Los azares del destino (o no) han querido que hace escasas fechas el periodista Henrique Mariño (@solucionsalina) publicará un estupendo articulo -bien documentado e ilustrado-  en el diario Público sobre un aspecto particular de la violencia de género: «Cuando en Europa los hombres desfiguraban con ácido a las mujeres«.

Digo azar o casualidad porque, muy poco antes, había reparado por mi cuenta en un libro muy interesante que trata idéntico asunto, obra de la historiadora Karine Salomé: Vitriol. Les agressions à l’acide du XIXe siècle à nos jours (Champ Vallon).  El volumen se nos presenta así:

«Entre 1870 y 1930, los ataques con ácido se multiplicaron en Francia. Llevados a cabo principalmente por mujeres de las clases bajas, con la intención de vengarse de su antiguo compañero o de su rival arrojándoles ácido a la cara, son considerados, de manera simplista, como crímenes pasionales. Relegados a la sección de sucesos, despiertan no obstante miedos y fantasías, alimentando debates sobre los derechos de las mujeres y las relaciones de género. La vitrioleuse se convierte en una figura criminal que encarna la crueldad femenina y conduce a la desfiguración de su víctima, cuyas características e identidad ella destruye. Lejos de haber desaparecido hoy en día, estos asaltos, a menudo masculinos, ahora se interpretan como crímenes de honor».

Un volumen que cuenta con una portada muy obvia, la del cartel de La Vitrioleuse (1894), obra del escultor, pintor e ilustrador franco-suizo Eugene Grasset.  Y aquí entra otra casualidad, porque ese cartel me había llegado con la lectura (también) relacionada del artículo del profesor Raúl Eguizábal Maza sobre «Místicas y perversas. Iconografía comercial de la mujer (desde el Fin de Siglo a la Belle Époque)«.

Dejemos, no obstante, ese recorrido personal y vayamos a la profesora Salomé y al asunto de los ataques con ácido. Reitero ante todo que el artículo del citado Henrique Mariño ofrece los parámetros necesarios para comprender el asunto, y que se ayuda para ello de especialistas españoles adecuados y de los referentes históricos bien asentados. En todo caso, quizá alguien eche a faltar -como acertadamente ha indicado  Livres Hebdo– alguna mención a uno de los literatos clásicos -y de las obras de referencia- sobre los daños causados por el vitriolo: el sin par Eugène Sue  y su extraordinario -en tantos sentidos- texto sobre Los Misterios de ParísAllí puede uno leer cosas como esta:

«El Churiador había dicho verdad, pues el Maestro de Escuela estaba
espantosamente mutilado. Nada mas horrible que el rostro de aquel
hombre, surcado en todas direcciones por cicatrices lívidas y profundas. La acción corrosiva del vitriolo habia abultado monstruosamente sus labios, y cortados los cartílagos de la nariz dejaban ver dos agujeros disformes. Los ojos pardos y muy claros, pequeños y redondos, brillaban con ferocidad : la frente, chata como la de un tigre, desaparecía casi enteramente bajo un gorro de piel común y del pelo largo y erizado…  parecía la melena de un monstruo».

Porque, en efecto, lo que señala Salomé es que este acto deplorable solían realizarlo en determinadas épocas las mujeres de las clases menesterosas. Ella misma ya había avanzado eso mismo en dos textos previos. Uno está incluido en Machination, intrigue et résolution: une histoire plurielle de la préméditation (Anne-Claude Ambroise-Rendu y Frédéric Chauvaud dirs.) publicado en Limoges en 2017 por Pulim, DL.  Otro anterior, de 2015, forma parte de Les vénéneuses. Figures d’empoisonneuses de l’Antiquité à nos jours (Lydie Bodiou, Frédéric Chauvaud yMyriam Soria  dirs.  Presses Universitaires de Rennes).

En este último ensayo, titulado «La vitrioleuse, l’antithèse de l’empoisonneuse ? (1870-1930)», avanzaba además la misma genealogía que el reiterado Mariño ofrece. Así empezaba:

«En 1914, Raymond Hesse, abogado, escribió en La Revue juridique que el vitriolage «entra, como el envenenamiento, en las especialidades de la mujer criminal». Sus comentarios se refieren a la existencia de dos figuras criminales en los primeros años del siglo XX: la envenenadora que la criminología y la medicina legal elevaron, en la segunda mitad del siglo XIX, al rango de «figura arquetípica de la mujer criminal» y la vitrioleuse, cuya figura surgió después de 1870 y se desplegó en la década de 1880.

El vitriolo, que en el lenguaje coloquial se refiere al ácido sulfúrico, se puede usar como veneno, pero también se usa para echarlo en el cuerpo y principalmente en la cara. El primer vitriolage data de 1639 y se refiere a la duquesa de Chaulnes. (…)».

Así pues, aunque el asunto ha sido profusamente tratado en cierto tipo de literatura académica (sobre todo en Francia), ha resurgido en el contexto de la violencia de género, como muy bien explica el aludido Henrique Mariño. Eso mismo hizo que hace unos años Karin Salomé fuera brevemente entrevistada para pronunciarse sobre el hecho en TV5Monde.  Esto le preguntaron y esto contestó:

«¿Cuál era el perfil y el motivo de estas mujeres?

Karine Salomé: En general, estamos tratando de mujeres que pertenecen a un medio trabajador, a un entorno doméstico y muy raramente a la gran burguesía o la aristocracia. Es un acto de venganza. Quieren castigar a quien las abandonó cuando estaban embarazadas, cuando tenían una relación o cuando había habido una promesa de matrimonio, por ejemplo. Hay una verdadera cuestión de honor tras el acto y la agresora desea marcar la difamación en la cara de la víctima.

¿Cómo explicar que el vitriolage fuera practicado principalmente por mujeres?

K. S .: Es una agresión fácil de hacer: simplemente compras ácido sulfúrico, de venta libre en las tiendas, y luego lo escondes. El acto no requiere fuerza física. El hombre que vitriolaba representaba aproximadamente el 10% de los atacantes y era considerado anormal por la justicia y la sociedad. La facilidad de la agresión hacia de él una persona afeminada, carente de coraje.

¿Se castigaban  estos crímenes?

K. S .: En realidad, a menudo se les absolvía o se condenaba a penas de solo unos pocos meses. La premeditación del crimen se pasaba por alto en silencio. ¿Por qué ? Porque a veces se consideraba que el hombre se lo merecía. Y estamos en el período de «absoluciones escandalosas» donde apenas se castigaban los crímenes pasionales.

También hay algunos casos de vitriolaje de mujeres dirigidas contra un maestro o un alguacil. Cuando la pasión no entra en juego, los crímenes se castigan mucho más severamente.

¿Cómo percibe la sociedad estos asaltos femeninos?

K. S .: Inicialmente, la sociedad estaba preocupada por esta toma de poder y por la violencia de las mujeres. Por primera vez, la venganza tiene lugar en el espacio público, en la calle, cuando los conflictos de pareja se resolvían antes en privado. Luego, muy rápidamente, estos ataques se remiten a la naturaleza apasionada de las mujeres. Como atestigua la literatura de la época, se considera que han perdido sus medios y que han actuado sin pensar, y no porque estén a punto de estallar… Mientras que los crímenes son premeditados.

Nunca se planteaban la pregunta de su condición social, de su integración, de sus derechos o del hecho de que debían criar a sus hijos solas en caso de abandono».

© Éditions Champ Vallon / TV5Monde


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.