Emilio Gentile: cuando Mussolini no era el Duce

Hace escasamente un año era traducido el volumen que Emilio Gentile dedicada a Mussolini contra Lenin (Alianza), un título que no es lo que parece y sobre el cual mucho se ha escrito ya.  Lo que allí decía Gentile, no obstante,  está en modo más desarrollado y coherente en Quando Mussolini non era il Duce (Garzanti), libro que acaba de aparecer y que ha sido ya tildado de éxito indudable de la escuela defeliciana  (y no sin razones, algunas obvias,  aunque el asunto tiene muchas ramificaciones).

Antes de nada, vayamos con la presentación:

«En marzo de 1912, Benito Mussolini, de 29 años, era solo un marxista de provincias. Solo cuatro meses después, irrumpe en la escena nacional, a la cabeza de la corriente revolucionaria que conquistó el liderazgo del partido socialista. En los meses siguientes, como director de Avanti!, era idolatrado por las masas. Pero en el otoño de 1914 apoyó la intervención en la Gran Guerra: luego, en pocos días, perdió todo el apoyo y se le estampó la marca del traidor. Cuando funda los Fasci di combattimento, en marzo de 1919, reúne a unos cientos de afiliados: el fascismo es un movimiento ruidoso, pero marginal. En las elecciones de noviembre, de hecho, Mussolini obtiene menos de cinco mil votos y está tentado de abandonar la política. Emilio Gentile cuenta la historia de un Mussolini desconocido en muchos aspectos: ni revolucionario, ni anticapitalista, ni siquiera «duce»; un político aislado, que se hace llamar «aventurero de todos los caminos». Y que tres años después, sin escrúpulos, está listo para negarse a sí mismo para conquistar el poder».

Por supuesto, se pueden buscarse concomitancias con otros países, sin andar muy lejos, y se puede discutir sobre la lectura que se desprende o puede desprenderse de obras como esta (por ejemplo, que Mussolini se vio obligado a intervenir, dadas las circunstancias, por el extremismo de izquierda,  y que luego vino lo que vino).   Un ejemplo italiano fueron las polémicas declaraciones del expresidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, el pasado año.

No extraña, pues, que Gentile empiece su libro con una advertencia al lector:

«Este es un libro de historia. Fue concebido y escrito con el método del historicismo, que intenta, a través de documentos, saber y contar cómo fueron las cosas en el momento en el que sucedieron, cuando nadie sabía qué pasaría en un tiempo posterior. El drama de la historia tiene lugar sin un guión escrito y sin una conclusión inevitable. Es tarea del historiador reconstruir el desarrollo del drama tal como lo experimentaron los protagonistas en el período que estudia, evitando atribuir la previsión retrospectiva de un futuro que les era desconocido. Estas son observaciones obvias para quienes practican la profesión del historiador, sin otro propósito que el conocimiento. Pero es apropiado que se repitan, para que el lector pueda usarlos para evaluar, con su propia mente crítica, los eventos narrados aquí.

El protagonista del libro es Benito Mussolini, con su actividad política desde 1902 hasta 1919. Se presta mayor atención al período que va de la Gran Guerra a finales de 1919, porque fue uno de los períodos más cruciales de la vida de Mussolini, durante el cual ocurrió un radical metamorfosis en su personalidad política, pasando de ser un socialista marxista revolucionario e internacionalista hasta 1914, a promotor en 1919 de un movimiento nacionalista ferozmente antisocialista, al que Mussolini dio el nombre de «fascismo».

(…)

En 1919, Mussolini ya no era el líder absoluto de un fascismo totalitario. Pero ni siquiera era un revolucionario anticapitalista y decididamente antimonárquico. Excepto por la exaltación de la guerra, de la victoria y del espíritu italiano de Rijeka y Dalmacia, el programa de reformas políticas y sociales propuesto por Mussolini en 1919 no difería del reformismo radical, democrático y socialista. Promotor del movimiento de los Fasci di combattimento, en 1919 Mussolini no era oficialmente el líder del fascismo, y menos aún era venerado por los pocos cientos de fascistas existentes en 1919 como un líder carismático con poder indiscutible.

(…)

Como el autor ha demostrado en otra parte (E fu subito regime. Il fascismo e la marcia su Roma, Laterza, Roma-Bari 2012), el ascenso de Mussolini y el fascismo al poder no fue el resultado de la voluntad de un hombre o de causas inevitables e ineluctables. Se dice que la naturaleza no da saltos, pero la historia, obra del hombre, a veces hace saltos catastróficos repentinos e impredecibles.

(…)»

Y de este modo empieza y finaliza el prólogo:

«El 29 de enero de 1919, en un artículo publicado en el periódico Il Popolo d’Italia, Benito Mussolini se jactó «sinceramente» de haberse convertido en un «perfecto cínico, después de conocer las «prácticas» y las cualidades de los «hombres virtuosos», «un cínico insensible ahora a cualquier cosa que no sea aventura». El 14 de marzo, en el mismo periódico, se definió a sí mismo como un «aventurero de todos los caminos». Siete años antes, el 11 de marzo de 1912, mientras estaba encarcelado en Forlì, donde cumplía una condena por organizar movimientos violentos contra la campaña colonial italiana en Libia, Mussolini escribió una breve autobiografía.

(…)

En el último capítulo, titulado «Che cosa mi riserba l’avvenire», Mussolini resumió su vida de la siguiente manera: «Tuve una juventud muy aventurera y tormentosa. He conocido lo bueno y lo malo de la vida. Me hice una cultura y una ciencia sólidas. Mi estancia en el extranjero ha facilitado mi aprendizaje de idiomas modernos. En estos diez años he caminado de un horizonte a otro: de Tolmezzo a Oneglia, de Oneglia a Trento, de Trento a Forlì».

En Forlì, Mussolini había sido nombrado, a principios de 1910, secretario asalariado de la Federación Socialista y director de la Lotta di classe, órgano de la misma que él fundó. Comenzó su actividad política como periodista y agitador a los veinte años, en 1902; para cuando salió de prisión, en 1912, la política aún no se había convertido en su elección vital, sino solo en una forma de ganarse la vida y mantener a su familia. La autobiografía terminaba con estas palabras: «He estado en Forlì durante tres años y ya siento el fermento del nomadismo en mi sangre que me lleva a otra parte» .

(…)

Probablemente, en marzo de 1912, Mussolini todavía no estaba convencido de que la política fuera la actividad, vocación o profesión, para el resto de su existencia. Por otro lado, en su autobiografía, la actividad política se limita a una crónica de los hechos, sin mencionar su particular concepción del socialismo, que había elaborado y exhibido en la última década. El nómada aventurero cerró la historia de su vida con la incertidumbre del futuro: «Soy un temperamento inquieto, salvaje, esquivo de la popularidad. […] ¿Qué me depara el porvenir? »

© Garzanti S.r.l., Milano.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.