Ulbe Bosma: la fabricación de una periferia

Continuamos aún con los libros que, aparecidos en 2019, se nos han ido quedando en el tintero. En este caso, recomiendo ojear, por sus múltiples implicaciones,  The Making of a Periphery. How Island Southeast Asia Became a Mass Exporter of Labor (Columbia UP), del profesor Ulbe Bosma.

Así se presenta:

“Las islas del sudeste asiático fueron en tiempos una región próspera, y sus productos encontraron consumidores ansiosos desde China hasta Europa. Hoy, Filipinas, Indonesia y Malasia son principalmente exportadores de su excedente de mano de obra barata, con más de diez millones de emigrantes de la región trabajando en todo el mundo. ¿Cómo se convirtió una región próspera en periférica?

En The Making of a Periphery, Ulbe Bosma recurre a nuevas fuentes de archivo, desde el período colonial hasta el presente, para demostrar cómo el alto crecimiento demográfico y una larga historia de trabajo en condiciones de servidumbre relegaron al sudeste asiático a los márgenes de la economía global. Bosma considera que el contacto de la región con las potencias comerciales coloniales a principios del siglo XIX condujo a una mejor atención médica y una vida más larga a medida que los gobiernos coloniales español y holandés comenzaron a vacunar a sus sujetos contra la viruela. La resultante abundancia de trabajadores marcó el comienzo de una extensa migración hacia las emergentes plantaciones y cinturones de minería, intensivos en mano de obra. Las potencias europeas explotaron los sistemas laborales existentes de patronos-clientes con la intermediación de las élites indígenas y los agentes no europeos para desarrollar industrias extractivas y la agricultura de plantaciones. Bosma muestra que estas tendencias dieron forma a la era poscolonial a medida que estas redes de migración se expandieron mucho más allá de la región. Estudio comparativo de gran alcance sobre la producción de mercancías coloniales y los regímenes laborales, The Making of a Periphery es de gran importancia para la historia económica internacional, la historia colonial y poscolonial, y la historia del sudeste asiático”.

Añadimos a lo anterior, lo que el autor expone en la web de la History News Network:

“(…)

La palabra periferia es un concepto clásico que figura de manera prominente en el trabajo del del Premio Nobel Arthur W. Lewis y que se ha hecho bastante famoso gracias al análisis del sistema mundial de Immanuel Wallerstein. Los trabajos de Lewis y Wallerstein son de inmensa importancia para comprender por qué determinadas partes del mundo que fueron relativamente prósperas en el pasado se han hundido en niveles bajos o incluso muy bajos de la actividad económica actual. Esta pregunta ha sido abordada por Daron Acemoğlu y James Robinson en su éxito de ventas Por qué fracasan los países. La fortaleza de Wallerstein y Acemoğlu & Robinson es que explican las divergencias globales desde una perspectiva histórica utilizando una sola teoría. Si bien la historia es realmente crucial para el análisis económico, un inconveniente inevitable de las teorías unificadoras es que estas homogeneizan nuestra comprensión de procesos complejos y diversos de cambio histórico a largo plazo. Al mismo tiempo, es imposible hacer una historia global seria y contribuir a la economía del desarrollo sin alguna perspectiva teórica y unificadora.

Una forma de salir de este dilema es comenzar desde la posición generalmente aceptada de que las economías de plantación tienen un efecto negativo a largo plazo en el desarrollo económico. A este respecto, las islas del sudeste asiático se asemejan a las naciones del Caribe, donde los legados de las economías de plantación consistían en un escaso crecimiento económico y un desempleo masivo. Hoy, la emigración masiva es el destino de la región del Caribe tanto como lo es de las islas del sudeste asiático. Como señaló Arthur W. Lewis, el problema no era que las plantaciones fueran sectores de baja productividad, sino que los suministros ilimitados de mano de obra en estas regiones deprimían los salarios.

Un argumento central en mi libro es que la tesis de Lewis sobre los suministros ilimitados de mano de obra sigue siendo importante para comprender cómo determinadas partes del mundo se han convertido en una periferia. En el caso del Caribe, sabemos de dónde proviene esta mano de obra: millones de africanos fueron secuestrados, esclavizados y transportados a través del Océano Atlántico para producir azúcar, tabaco y otros cultivos para Europa y América. Pero, ¿de dónde provienen las masas que trabajan en las plantaciones de Filipinas, Malasia e Indonesia? En Malasia, está claro que sus plantaciones y minas importaron mano de obra china e india a gran escala. Pero en Filipinas e Indonesia fue el crecimiento demográfico natural lo que garantizó abundantes suministros de mano de obra. Una de las historias más fascinantes que aborda mi libro es la relativamente exitosa vacunación contra la viruela en Java y las islas del norte de Filipinas en los primeros años del siglo XIX. La vacuna produjo un crecimiento demográfico precoz de más del 1.5 por ciento anual. Junto con un sector manufacturero estancado y una disminución de la productividad agrícola, esto creó la abundante oferta de mano de obra para las economías de plantaciones en desarrollo.

Aún así, esta abundancia de mano de obra no era una causa suficiente para que una región se convirtiera en una periferia. La coerción fue otro factor crucial. Sabemos que los trabajadores esclavizados fueron coaccionados por el látigo para cultivar productos, pero abandonaron las plantaciones masivamente tras  la emancipación, incluso aunque les esperara la pobreza. La coerción también era una condición necesaria para las plantaciones en el sudeste asiático. Las economías de plantación que surgieron en partes de Filipinas y particularmente en Java en el siglo XIX no podían funcionar sin la colaboración de las élites locales y las relaciones existentes entre patronos y clientes. Los aristócratas locales y las élites de las aldeas apoyaron la economía de las plantaciones en su papel de reclutadores de mano de obra y al obligar a los aldeanos a alquilar sus tierras a las plantaciones. Compartían las ganancias de cada trabajador y de cada porción de tierra que conseguían aportar.

En el norte de Filipinas y Java, las economías de plantación se integraron con éxito en los sistemas agrarios existentes. Los holandeses introdujeron el cultivo forzoso de café a principios del siglo XVIII y un sistema de cultivo forzado más completo en Java en 1830. Las élites locales desempeñaron un papel facilitador crucial en esta transformación de los sistemas agrarios y fiscales existentes para la producción de exportaciones coloniales. Java en particular sufrió un estancamiento económico y su población padeció de desnutrición estando en la cima de la economía de plantación colonial. El ingreso per cápita fue inferior al de otras partes del archipiélago indonesio, donde los campesinos independientes producían caucho, copra o café para los mercados mundiales.

Una vez que Indonesia y Malasia se convirtieron en naciones libres e independientes, en 1949 y 1965 respectivamente, sus gobiernos calificaron las plantaciones de instituciones coloniales y alentaron el cultivo de pequeños agricultores. Lo hicieron por una razón perfectamente buena: para garantizar que los ingresos beneficiaran el desarrollo local. Lamentablemente, esta descolonización nunca se completó. El aceite de palma, uno de los productos tropicales más importantes del mundo, ha sido una fuerza impulsora en el establecimiento de nuevos regímenes de plantación en Indonesia y Malasia, que son los primeros y segundos productores mundiales de este producto. En las últimas décadas, hemos visto el regreso de las terribles condiciones de trabajo forzado que se suponía que habían sido enterradas junto con el colonialismo. Las plantaciones de aceite de palma no solo causan graves daños ecológicos, sino también graves violaciones de los derechos humanos.

La posición periférica del sudeste asiático en el mundo actual es el resultado de un desarrollo a largo plazo, como han señalado muchos académicos desde Immanuel Wallerstein hasta Daron Acemoğlu. Pero el alto crecimiento demográfico y los sistemas locales de esclavitud laboral son elementos cruciales en la construcción de una periferia. Este libro nos invita a repensar la geografía del colonialismo, en el que los archipiélagos del sudeste asiático y el Caribe comparten una historia de trabajo de plantación forzada masiva y de emigración masiva actual”.

Si están interesados, también pueden consultar la entrevista que le hace Mindi Schneider para los podcast del International Institute of Social History (IISH) o una anterior (en Hablemosdehistoria) sobre su trabajo de 2013: The Sugar Plantation in India and Indonesia, 1770-2010.

© Columbia University Press / HNN / Ulbe Bosma


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.