El exterminio de los judíos en la Unión Soviética ocupada (1941-1944)

Poco se puede decir a estar alturas sobre la Shoah, analizada y relatada desde todos los ángulos y perspectivas. Con todo, siempre hay algún hueco para estudios (y proyectos) que desmenuzan aquella aberración. Es el caso de Les Champs de la Shoah. L’extermination des Juifs en Union Soviétique occupée, 1941-1944 (Passés-Composés), de Marie Moutier-Bitan.  este es el resumen editorial:

«En vísperas de la invasión alemana del 22 de junio de 1941, la Unión Soviética tenía aproximadamente 5 millones de habitantes judíos, de los cuales más de 2 millones fueron víctimas de la política genocida nazi. La mayoría de ellos fueron fusilados al borde de fosas, mientras que otros murieron de hambre, frío, tifus o asfixiados en camiones de gas. Este genocidio en tierras orientales se distinguió por el hecho de que los verdugos que condujeron a las víctimas, en cuanto principales unidades responsables de las masacres –Einsatzgruppen, batallones de policía, Waffen-SS, Wehrmacht-, eran móviles. Esta historia está anclada en un territorio, una vida cotidiana, una proximidad. Desde el bosque de Ponary hasta el barranco de Babi Yar, desde la playa de Šķēde hasta las trincheras antitanque de Mogilev, el campo soviético se convirtió en un vasto cementerio.

Este libro es la culminación de más de diez años de investigación. El enfoque elegido es el de una historia a la altura del hombre, en la medida en que varias personas estuvieron involucradas, directa o indirectamente, en la máquina genocida, desde el verdugo hasta la víctima, sin olvidar a los innumerables vecinos, ubicados en esta área gris que aún debe especificarse, ya que los comportamientos eran complejos. Marie Moutier-Bitan describe así el fin de un mundo: al final de la guerra, pueblos enteros ya no contaban con ningún judío, las zarzas pronto envolvieron las lápidas, y luego no quedó rastro tangible de los antiguos habitantes».

La autora lo explica del siguiente modo en Le Grand Continent:

«Historiadora de formación, he trabajado durante más de 10 años como investigadora en la asociación Yahad – In Unum. He examinado cientos de miles de páginas de archivos: juicios alemanes de criminales nazis tras la guerra, Comisión de Investigación Soviética, relatos de sobrevivientes, correspondencia y diarios de soldados involucrados en el Frente Oriental, pero también de judíos detenidos en campos y guetos en Ucrania y Bielorrusia. He realizado más de 20 viajes de campo, buscando testigos de los fusilamientos y de los lugares en que tenían lugar.

Fruto del trabajo de una década, Les Champs de la Shoah propone abordar la historia del exterminio de los judíos en la Unión Soviética a la altura humana, abarcando a todos los protagonistas: víctimas, verdugos, vecinos. Elegí dar la palabra a los involucrados sobre el terreno. Era fundamental compartir la experiencia de las familias judías, de los destinos, para no quedarse desgranando las cifras de las víctimas, para darles una identidad, un nombre, una historia. La Shoah en el Este fue una sucesión de asesinatos de un hombre por otro, de manera a la vez organizada y artesanal. Los fusilamientos supusieron una movilización humana significativa: los aldeanos fueron obligados a cavar y cubrir las fosas, a transportar a las víctimas al lugar de ejecución, a organizar la subasta de sus bienes … Esta fuerza laboral local fue una de las condiciones para el despliegue de unidades nazis a cargo del Holocausto, como los Einsatzgruppen o los batallones de la policía, en un territorio inmenso. En cuanto a los verdugos, me pareció importante acercarme a quienes tomaron las decisiones, así como al simple tirador en la parte inferior del nivel de mando. El proceso genocida en el Este dejó a los ejecutores un margen de maniobra, y fueron precisamente estas iniciativas locales y humanas las que me llamaron la atención».

Algo similar se puede leer en el portal Nonfiction, donde la entrevista Anthony Guyon:

«(…)

Nonfiction.fr: a lo largo del libro, presentas la entusiasta participación de las poblaciones locales que a veces anticipan las solicitudes alemanas, como en el Dniester. ¿Es el antisemitismo exacerbado en estas regiones la única razón del papel desempeñado por estas poblaciones?

Marie Moutier-Bitan: Los pogromos que explotaron en julio de 1941, ahora lo sabemos gracias a los archivos, fueron ordenados y supervisados por los alemanes. Sin embargo, parte de la población local fue particularmente celosa. En la medida en que el exterminio de los judíos en los territorios soviéticos ocupados tiene lugar en las aldeas (los verdugos alemanes van a las víctimas, y no al revés como es el caso de los judíos de Europa occidental), el rango de participación de los vecinos es muy amplio: participación en masacres, en saqueos, denuncias, requerimiento para cavar y llenar las fosas, pero también, aunque los casos son raros, ayuda y rescate.

Nonfiction.fr: Usted ofrece retratos glaciales de ciertos verdugos que cumplieron su misión mientras se divertían , ¿cómo se protegió como historiador y persona frente a tal horror?

Marie Moutier-Bitan: Es precisamente mi trabajo como historiadora lo que me permite cierta distancia ante los horrores relatados en los archivos o en los relatos orales de los supervivientes o testigos. La voluntad de establecer los hechos era una prioridad. Escribir esta historia de la Shoah en el Este y transmitirla a través de este trabajo también me permitió liberarme de ella.

Nonfiction.fr: A raíz de la Segunda Guerra Mundial, la presencia judía desapareció de muchos pueblos. ¿Y los que se quedaron? ¿Podrían los judíos seguir viviendo junto a los aldeanos que permanecieron pasivos o incluso participaron en el exterminio?

Marie Moutier-Bitan: Si bien muchos se fueron al final de la guerra, hubo también supervivientes se quedaron en su pueblo de origen, donde habían masacrado a toda su familia. Los que conocí eran niños y no tenían a dónde ir. Desafortunadamente, muchos se han enfrentado a la sospecha de haber sobrevivido».

En fin, estas son algunas líneas de su introducción:

«Raul Hilberg [cuyas memorias se acaban de publicar] ya había estudiado el Holocausto en los territorios soviéticos, y había propuesto dividir a las personas implicadas en «ejecutores, víctimas, testigos«, según el título de una de sus obras. Hoy, con los elogios que merece el trabajo titánico de este historiador, los numerosos estudios sobre los tiroteos en el Este tienden a un cambio de paradigma, en la medida en que la última categoría merece una definición más compleja. Entre los historiadores que aportaron lo suyo al edificio de esta historia del «Holocausto por balas», debemos citar a Dieter Pohl, autor de un estudio sobre la Galicia oriental bajo la ocupación alemana, diseccionando los engranajes administrativos y abordando tanto los disparos como las deportaciones de judíos a Belzec. También es autor de un trabajo de referencia en el área de la administración militar alemana y la difícil situación de los judíos, así como de otras víctimas, como los prisioneros de guerra soviéticos. Uno no puede acercarse a los historiadores alemanes sin mencionar a Andrej Angrick, cuyo incisivo estudio del Einsatzgruppe D es una referencia, al igual que el que firmó con Peter Klein sobre el Einsatzgruppe A y el Holocausto en Letonia. Andrej Angrick también es autor de un valioso artículo sobre la Durchgangstrasse IV, este camino construido para el sudor de los trabajadores judíos en Ucrania, y acaba de publicar un trabajo absolutamente esencial sobre la operación 1005 para borrar crímenes de los nazis al final de la guerra, exhumando los cadáveres de las fosas comunes y quemándolos. Otros autores estudian unidades, como Christopher Browning, Daniel Goldhagen o Christian Ingrao, que dedicó un libro a la división Dirlewanger. El estudio del Batallón de Policía 101 de Christopher Browning resaltó la cuestión de los «hombres comunes» que participan en las ejecuciones. Con respecto a las Waffen-SS, el libro de Jean-Luc Leleu es una referencia. En cuanto al proceso de toma de decisiones, hay mucho escrito, entre otros en la preciosa biografía de Heydrich de Édouard Husson, o el gran trabajo de Peter Longerich sobre Himmler. También es esencial subrayar el importante trabajo de Florent Brayard sobre la técnica, el tiempo y las categorías de decisión, publicado en 2004. Los estudios sobre el nazismo también deben mucho al trabajo de Johann Chapoutot, incluida la tesis sobre los paralelismos entre la antigüedad y el nazismo, que arrojan una luz valiosa sobre la forma en que se abordó la colonización del Este, que se encuentra en particular en los discursos de Hitler (…)».

© Humensis / Groupe d’Études Géopolitiques / Nonfiction


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.