Ellen Carol DuBois: sufragistas, la conquista del voto en los USA

La lucha de las mujeres porque se les reconociera el derecho al voto siempre fue ardua, en todas partes, y también en los Estados Unidos de América.  En este caso, el punto final ocurrió en agosto de 1920, en Tennessee. Así lo relatan los National Archives en su particular español:

“A principios de 1919, la Cámara de Representantes pasó la decimonovena enmienda por un voto mayoritario de 304 a 90 y el senado lo aprobó 56 a 25. Illinois, Wisconsin y Michigan fueron los primeros estados en ratificarla. El 18 de Agosto de 1920, parecía que Tennessee había ratificado la enmienda––resultado de un cambio de voto por el legislador Harry Burn de 24 años por la insistencia de su madre––pero aquellos en contra de la enmienda lograron retrasar la ratificación oficial. Legisladores anti-sufragio huyeron del estado para evitar un quórum y sus asociados convocaron manifestaciones masivas anti-sufragio e intentaron convencer a legisladores pro-sufragio a oponerse a la ratificación. Sin embargo, Tennessee reafirmó su voto y proporcionó la decisiva treintaiseisava ratificación necesaria para la adopción final.

Algunos estados fueron lentos con su aprobación incluso hasta después de que la enmienda se convirtió en parte de la ley suprema del territorio. Maryland, por ejemplo, no ratificó la enmienda hasta 1941, y no transmitió el documento de ratificación al Departamento de Estado hasta 1958”.

Así pues, estamos en el año del centenario, razón por la cual el mercado editorial ha sido más sensible si cabe. Entre sus novedades, sin duda la más vistosa en las estanterías será la de Ellen Carol DuBois y su Suffrage: Women’s Long Battle for the Vote (Simon & Schuster). Sin olvidar, la edición de Eighty Years and More. Reminiscences 1815-1897 (Simon & Schuster), autobiografía de Elizabeth Cady Stanton, que cuenta para la ocasión con un preámbulo de Ann D. Gordon  (que ya había recopilado sus escritos) y una introducción de la citada Ellen Carol DuBois .

En todo caso, vayamos a la presentación del libro de esta última:

“En honor del centenario de la 19 enmienda a la Constitución, esta emocionante historia explora el alcance completo del movimiento para conseguir el voto de las mujeres a través de retratos de sus valientes líderes y devotas activistas.

La distinguida historiadora Ellen Carol DuBois comienza en los años previos a la Guerra Civil con sus antepasadas Lucretia Mott, Elizabeth Cady Stanton, Susan B. Anthony y Sojourner Truth mientras explora los vínculos del movimiento del sufragio femenino con la abolición de la esclavitud. Tras la Guerra Civil, el Congreso otorgó a los hombres afroamericanos liberados el derecho al voto, pero no a las mujeres blancas y afroamericanas, una desilusión abrumadora. DuBois muestra cómo los líderes del sufragio perseveraron durante los años de Jim Crow en la era reformista del Progressivism. Ella presenta a las nuevas campeonas Carrie Chapman Catt y Alice Paul, quienes llevaron la lucha al siglo XX, y muestra cómo las mujeres afroamericanas, lideradas por Ida B. Wells-Barnett, exigieron derechos de voto incluso cuando las sufragistas blancas las ignoraban.

DuBois explica cómo las sufragistas construyeron una determinada coalición de lobistas moderados y manifestantes radicales para forjar una estrategia para conseguir derechos de voto en estados cruciales para preparar el escenario que asegurara el sufragio para todas las mujeres estadounidenses en la Constitución. En vívida prosa, DuBois describe las victorias finales de las sufragistas en el Congreso y las legislaciones estatales, culminando en la última y más difícil ratificación, en Tennessee.

DuBois sigue los esfuerzos de las mujeres para usar sus derechos de voto para conseguir cargos políticos, aumentar la fuerza de su voto y aprobar leyes que prohibieran el trabajo infantil, garantizaran la salud materna y una mayor igualdad para las mujeres.

Suffrage: Women’s Long Battle for the Vote seguramente se convertirá en el análisis dominante de uno de los grandes episodios de la historia de la democracia estadounidense”.

El lector interesado puede leer el breve que la autora ha publicado en Time, si bien aquí ofrecemos unos párrafos de la introducción:

“Cual maratón de setenta y cinco años a través del núcleo de la historia estadounidense, el movimiento sufragista atrajo a la mitad de los estadounidenses al cuerpo político, les otorgó derechos políticos fundamentales y reconoció su existencia como individuos más allá de la inmersión en roles familiares. Abrió el camino que las mujeres tendrían que recorrer para ganar un poder político genuino. Marcó el comienzo de un par de cambios fundamentales: alteraciones fundamentales en lo que significaba ser una mujer estadounidense, y un gran paso adelante hacia la verdadera democracia, el mayor derecho de voto masivo en la historia nacional. La Decimonovena Enmienda a la Constitución que prohíbe la privación de derechos a causa del sexo fue ratificada en 1920, pero incluso después de esa victoria, el significado completo de la protección de derechos de las mujeres continuó evolucionando.

La reclamación del sufragio femenino significaba una cosa cuando sus aspirantes de mediados del siglo XIX imaginaron los derechos de voto plenos para las mujeres. Significaba otra cosa cuando decenas de miles de mujeres estadounidenses se movilizaron en favor de la enmienda a principios del siglo XX, cuando el país entró en la era moderna y en la escena mundial. La importancia del sufragio femenino continúa cambiando hoy, a medida que aumentan y disminuyen las esperanzas y los temores por la democracia estadounidense. Su significado cambia a medida que las mujeres estadounidenses se vuelven cada vez más asertivas en la vida pública, y los problemas que les conciernen, en particular el derecho al aborto, pasan al centro de la política nacional. Su legado crece a medida que los partidos políticos solicitan los votos de las mujeres, incluso cuando las candidatas sufren burlas misóginas y prejuicios sexistas. Sus consecuencias cambian a medida que algunas candidatas a cargos políticos experimentan derrotas aplastantes e inesperadas, incluso cuando otras obtienen victorias sorprendentes.

Este libro fue concebido por primera vez para coincidir con el centenario de la ratificación de la Decimonovena Enmienda. Pero también se escribió y completó cuando la democracia estadounidense estaba, como lo ha estado en el pasado, bajo una gran agitación, tal vez incluso en peligro. Cuando comencé este libro, tenía la esperanza, más bien estaba segura, de que coincidiría con la primera presidencia femenina. Como escribí, esa esperanza fue destruida por una presidencia radicalmente diferente, inundada de misoginia, racismo y nativismo. Nada podría ilustrar más claramente el camino impredecible de las mujeres en la política estadounidense que la derrota imprevista de una candidata presidencial ampliamente esperada para ocupar el cargo más alto, seguida de un número sin precedentes de mujeres enfurecidas que salieron a las calles en la mayor manifestación política de la historia de Estados Unidos y, dos años después, mediante la elección al Congreso de una avalancha virtual de mujeres candidatas nuevas en la política electoral y extremadamente diversas en sus antecedentes y experiencias.

(…)”.

© 2020 Simon & Schuster, Inc. 



Citar este post
Anaclet Pons (2020, 29 abril). Ellen Carol DuBois: sufragistas, la conquista del voto en los USA. C L I O N A U T A : Blog de Historia. Recuperado 29 de mayo de 2024, de https://doi.org/10.58079/myu3

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.