Quentin Deluermoz : Las Comunas (1870-1871)

Nos topamos hoy con uno de esos libros casi eternamente esperados (à paraître, esa era su coletilla desde hace un par de años) y cuya publicación definitiva se ha vuelto a demorar, ahora por causa, seguramente, de la inclemente pandemia. Se trata de Commune(s), 1870-1871. Une traversée des mondes au XIXe siècle (Seuil), de Quentin Deluermoz, con el que continúa su anterior Le Crépuscule des révolutions. 1848-1871 (Seuil).

Esto dice el editor:

«Desde los famosos análisis de Karl Marx, la historia de la Comuna de París se ha situado en el centro de nuestra comprensión del acontecimiento revolucionario. Y la esperanza de «faire commune» está resurgiendo hoy en nuestra imaginación política.

Este trabajo propone llevar a cabo la arqueología de este poder de actualización, pero volviendo en primer lugar a la fuerza del propio evento. El estudio se basa en una minuciosa investigación archivística que permite reconstituir, desde abajo, las estrategias de los actores y sus luchas, así como la apertura de posibilidades que aquellas jornadas marcan. Desde el principio, el evento fue más allá del marco parisino. Desde la calle Julien-Lacroix a las concesiones en Shanghai, incluida la insurrección en la Cabilia, la Croix-Rousse en Lyon o la república campesina en el Caribe, el libro ofrece una historia a diferentes escalas, desde la local hasta la global, describiendo interconexiones múltiples.

De ahí surge un ensayo vivo y original sobre la historia transnacional de los ecos entre la esperanza revolucionaria francesa y las trayectorias insurreccionales globales, junto con una reflexión renovada sobre la relación entre orden social y revolución».

Y así empieza:

«La Comuna está de actualidad. Cierto es que, con la caída del bloque soviético, el colapso de los partidos comunistas o el reflujo de los estallidos libertarios de la década de 1970, parecía envejecida. No olvidada, sino como devuelta al pasado. Su historia había encontrado un lugar en la narrativa republicana francesa, como
demuestra la trayectoria de la comunista Louise Michel en las memorias colectivas. La anarquista feminista en lucha contra el Estado y el capitalismo, figura en tiempos de los Partidos Comunistas de Occidente, se había convertido a finales de los años 80 en el icono de las capacidades de acción de las mujeres en la historia y en el símbolo de una revuelta de la juventud contra todas las injusticias. 498 calles, 190 escuelas, colegios y liceos llevan hoy el nombre «Louise Michel». La candidatura de la «virgen roja» para la «panteonización», así como la posterior rehabilitación de los communards por la Asamblea en noviembre de 2016, indican este carácter más apaciguado de la Comuna y la institucionalización de su memoria.

Sin embargo, su invocación ha seguido floreciendo en nombre de asociaciones ciudadanas, proyectos e instituciones artísticas. Y ha reaparecido especialmente en los últimos años en movimientos sociales y de protesta. El movimiento “Nuit debout”, en 2016, cambió el nombre de la ocupada plaza de la República por el de “Place de la Commune de Paris”. En 2018, durante las protestas estudiantiles, surgió una «commune libre de Tolbiac» en la Universidad de París-1. En mayo de 2019, cuando el movimiento estaba perdiendo fuerza, mil «chalecos amarillos» se dirigieron a Montmartre en homenaje a la Comuna de París. El fenómeno no es solo francés. En México, en Oaxaca, la represión de una huelga de maestros en junio de 2006 despierta una memoria polifacética de los soviets, los consejos populares y la Comuna de París. En Rojava, la experiencia militar y política kurda a veces se conoce como la «Comuna de Rojava» para reflejar un proyecto que afirma ser democrático e igualitario. Y un grupo que apoyaba la revolución en Rojava y el norte de Siria tomó el nombre de “Comuna Internacionalista”. La referencia surgió en el movimiento de de las plazas, desde los indignados españoles hasta el movimiento de ocupación en Estados Unidos. Occupy Oakland incluso se dio a sí mismo el nombre de “Comuna de Oakland” y uno de sus portavoces se llamó a sí mismo “Louise Michel” … En un mundo globalizado donde las formas de gobernanza política y económica se imponen y estandarizan, la referencia a la Comuna parece alimentar las demandas cada vez más presentes de un poder más horizontal, así como el principio de “movimientos sin líderes” que caracteriza a muchas de estas protestas contemporáneas. La palabra aparece más comúnmente en grafitis, pancartas o lemas. Las «comunas libres» están surgiendo en algunas ciudades y pueblos, con un vínculo ciertamente más fluido con el hecho histórico en sí.

En efecto, nada indica que la referencia concreta a la experiencia parisina de 1871 sea siempre clara. La tercera revolución del siglo XIX francés sigue siendo para algunos, activistas o aficionados a la historia, un importante hito formado por destacados y famosos personajes, como el comprometido novelista y periodista Jules Vallès. Pero muchos franceses no la conocen. Y a otros les parece evanescente: el significado de la palabra se mezcla con las comunas municipales, con la idea de «común» o «comunidad». A veces es solo eso, un recuerdo que puede estar activo y flotando. Y, sin embargo, algo del aura de la República de París de 1871 resuena claramente como trasfondo. Sin duda, la Comuna de París sigue viva en el siglo XXI. Tiene sentido, a escala global, más allá de las redefiniciones ideológicas del siglo anterior que parecían haberla enmarcado. Cultiva nuevos significados ya que, si bien todavía es sinónimo de lucha social, hoy se la relaciona más con determinadas reapropiaciones democráticas que con los movimientos obreros con los que tradicionalmente se la asociaba. La textura de esta presencia nos interpela. Remite a nuestra situación contemporánea, pero eso no es suficiente: ¿qué pasa con el evento de 1871 que pueda explicar esta persistencia y estas continuas metamorfosis, y que se les podría haber escapado a los historiadores? Ese es el propósito de este libro.

(…)».

© Éditions du Seuil


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.