La mujer parisina: historia de un mito

El uso de la imagen de la mujer como símbolo de todo tipo es bien conocido, además de analizado.  Ahí están, por ejemplo, los reiterados estudios de Maurice Agulhon sobre Marianne o las referencias a Carmen en lo tocante a ciertas identidades hispanas.  Pero hay otros menos evidentes, aunque igualmente significativos. de eso trata La Parisienne. Histoire d’un mythe. Du siècle des Lumières à nos jours (Seuil), de Emmanuelle Retaillaud.

“Las guías turísticas, reportajes de moda, anuncios de perfumes o de grandes almacenes exaltan el inefable encanto de las mujeres de París, la sutil alquimia de elegancia, espíritu, “chien” y ese “je-ne-sais-quoi” que justifica su reputación.

¿De dónde viene esta representación? ¿Por qué se ha perpetuado, solidificado y canonizado a lo largo de los siglos? ¿Es solo un cliché perezoso, un mito duplicado, una mistificación de las élites privilegiadas y la dominación masculina? ¿O sigue siendo un referente vivo, capaz de defender una “cierta idea de la mujer” en un mundo cada vez más globalizado? Tomándose en serio los estereotipos, este libro tiene como objetivo volver a las fuentes de lo que es ante todo una construcción cultural, analizar su desarrollo, identificar sus usos, interpretar sus funciones.

La parisina es un mito: menos inútil y menos soso de lo que parece. Construido en la tensión entre la aristocracia y las mujeres del pueblo, entre París y la provincia, entre la emancipación de las mujeres y la dominación masculina, ha resistido la prueba del tiempo.

Este éxito, esta plasticidad, esta innegable capacidad de resistencia nos invita a acercarnos a La Parisienne como un nodo de significados fructíferos para una historia de identidad nacional articulada con la de las relaciones de género. A través de esta figura esencial de la “capital del siglo XIX”, al repasarla, en lo que tiene de tácito y reversible, también se cuestiona la modernidad en su conjunto”.

Así empieza el volumen:

” `La parisina es un animal legendario. Como el unicornio. Sin que nadie la haya visto jamas, todos la conocen’ . Escritas en 1958, estas líneas podrían datarse un siglo antes -ya se hablaba mucho de la mujer parisina en la década de 1830 …- o de nuestro presente, que nunca deja de celebrar esta figura tan atractiva como esquiva. Dado que es un hecho, desde al menos finales del siglo XVIII, la parisina ha provocado que fluya mucha tinta e inspirado muchas imágenes, sin que siempre sea fácil definir ese “chic” y este “chien” que destila su silueta. La referencia al unicornio subraya el carácter imaginario, incluso quimérico, del personaje, tanto como implica orígenes antiguos y míticos, alimentados por una larga sedimentación de historias y representaciones que apenas se cuestionan, incluso aunque seamos muy conscientes de que provienen del cliché, del estereotipo o del lugar común. Y si compite con otros tipos étnicos nacionales o urbanos, la rusa, la italiana o la neoyorquina, lo es con una ambición de dominio risueño, que informa el patrimonio nacional de la misma manera que el vino, la gastronomía y, por supuesto, la moda, de la que ella es la abanderada.

Deconstruir este lugar común, remontarse a sus orígenes, descubrir lo tácito  y sus implicaciones es precisamente el propósito de este libro. El enfoque es, en este sentido, diferente del de la historia de las mujeres en París, incluso si hay, por supuesto, representaciones en las encarnaciones, efectos de circulación, de encaje y de superposición, que invitan a no perder nunca de vista el sustrato social en el que se arraigan las imágenes y las fantasías. En singular y entre comillas, la parisina es, sin embargo y ante todo, una idea, una fantasía, una síntesis, resultante de la agregación de todas aquellas que, a su vez, la inspiraron y encarnaron, en un complejo dialéctico entre lo imaginario y lo real.

La reputación y las características singulares de la capital francesa, su atormentada historia, su relación dialéctica con la provincia, están en juego aquí, al igual que el lugar de la condición femenina en la Francia contemporánea, caracterizada, como sabemos, por una inferioridad legal, política y civil más duradera que en otros lugares -lo que explica por qué la figura simétrica del parisino, no desprovisto de rasgos comunes con su pareja, no ha conocido un destino tan glorioso-. Esta imaginación social, desarrollada esencialmente, por los hombres -con la inevitable carga erótica y fantasmal que se deriva de ella-, pero tomada en gran medida, a lo largo de los siglos, por las mujeres, tiene una historia, de la cual hay que restituir su desarrollo, los cortes cronológicos y los cambios más importantes, para mostrar cómo esta parisina, aparentemente eterna en su seducción y elegancia, es, en realidad, el crisol de tensiones históricas constantemente renovadas: la rivalidad entre París y Versalles; las luchas sociales en la capital de las revoluciones; la oscilación, largamente indecisa, entre la monarquía y la república; la rivalidad comercial, cultural y militar que Francia mantiene con las naciones vecinas y, desde el siglo XX, con los Estados Unidos y el resto del mundo; pero también las relaciones ambiguas entre la emancipación femenina y la dominación masculina que han dado a la parisina una dimensión de faro en la tormenta, de tótem protector, de figura catártica y a veces también de muñeca vudú, sobre la que pinchar las dulces u odiosas agujas de ajustar cuentas o de la misoginia.

Por tanto, lo que proponemos aquí es un estudio histórico , preocupado por dibujar una cronología e interpretar el personaje “en contexto”, cuyo hilo conductor no es la historia sin fondo “de las” parisinas, sino la elaboración de un cierto ideal de feminidad, combinado con una cierta arquitectura de las relaciones sexuales (…)”.

© Seuil


2 comentarios sobre “La mujer parisina: historia de un mito”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.