Las guerras napoleónicas: a escala global

Los amantes de la historia militar, en particular la del siglo XIX, conocen bien a Alexander Mikaberidze, que ha publicado entre nosotros La batalla de Borodinó. Napoleón contra Kutúzov  (Desperta Ferro).  Ahora, en cambio, va un poco más allá al presentarnos su más reciente libro: The Napoleonic Wars. A Global History (OUP).

El editor nos dice:

«Austerlitz, Wagram, Borodino, Trafalgar, Leipzig, Waterloo: estos son los lugares más estrechamente asociados con las Guerras Napoleónicas. Pero, ¿cómo afectó este período de guerra casi continua al mundo más allá de Europa? La inmensidad de los combates librados por Francia contra Inglaterra, Prusia, Austria y Rusia, y las consecuencias inmediatas de los temblores que, como resultado, se extendieron desde Francia, eclipsan las profundas repercusiones que las Guerras Napoleónicas tuvieron en todo el mundo.

En este trabajo de gran alcance, Alexander Mikaberidze argumenta que las Guerras Napoleónicas solo pueden entenderse completamente con un contexto internacional en mente. Francia luchó por el dominio no solo en las llanuras de Europa sino también en América, el oeste y el sur de África, el Imperio Otomano, Irán, India, Indonesia, Filipinas, el mar Mediterráneo y los océanos Atlántico e Índico. A su vez, tomando regiones específicas, Mikaberidze discute los principales eventos político-militares en todo el mundo y sitúa la toma de decisiones geopolíticas dentro de sus contextos a largo y corto plazo. Desde las expediciones británicas a Argentina y Sudáfrica hasta las maniobras franco-rusas en el Imperio Otomano, los efectos de la Revolución Francesa y las Guerras Napoleónicas darían forma a los asuntos internacionales hasta el siglo posterior. En Egipto, las guerras llevaron al surgimiento de Mehmed Ali y a la aparición de un poderoso Estado egipcio; en América del Norte, el período transformó y amplió los Estados Unidos recién establecidos; y en Sudamérica, el imperio colonial español fue testigo del inicio de movimientos de liberación nacional que finalmente terminaron con el control imperial.

Narrado con habilidad y profundamente investigado, aquí está por fin la historia global completa del período, una que expande nuestra visión contemporánea de las Guerras Napoleónicas y su papel sentando las bases del mundo moderno».

Con esas mismas ideas se inicia el prefacio:

«Durante mucho tiempo se ha aceptado que, junto con las Guerras Revolucionarias Francesas, las Guerras Napoleónicas constituyen un conflicto único, que duró unos veintitrés años, que enfrentó a Francia contra las alianzas cambiantes de las potencias europeas y produjo una hegemonía francesa de corta duración sobre la mayor parte de Europa . Entre 1792 y 1815, Europa se vio sumida en la agitación y la transformación. La Revolución Francesa desató un torrente de cambios políticos, sociales, culturales y militares. Napoleón los extendió más allá de las fronteras del país. La lucha que siguió fue inmensa en escala e intensidad. Nunca antes los Estados europeos habían recurrido a una movilización de recursos civiles y militares tan total como durante este período. Además, este fue una contienda de grandes potencias a una escala verdaderamente global. Las guerras napoleónicas no fueron el primer conflicto que se extendió por el mundo; tal distinción probablemente pertenezca a la Guerra de los Siete Años, que Winston Churchill calificó como la primera «guerra mundial». Pero esta fue una guerra que, en su escala e impacto, eclipsó todos los demás conflictos europeos; los contemporáneos del siglo XIX la conocieron como la «Gran Guerra». Aunque provocadas por las rivalidades dentro de Europa, las Guerras Napoleónicas involucraron luchas mundiales por las colonias y el comercio y, en escala, alcance e intensidad, representan uno de los mayores conflictos de la historia. En sus esfuerzos por lograr la hegemonía francesa, Napoleón se convirtió indirectamente en el arquitecto de la América del Sur independiente, reformó el Medio Oriente, fortaleció las ambiciones imperiales británicas y contribuyó al aumento del poder estadounidense.

A partir de la primavera de 1792, la Francia revolucionaria se vio envuelta en una guerra. Al principio, los franceses aspiraban a defender sus logros revolucionarios, pero a medida que avanzaba la guerra, sus ejércitos extendieron los efectos de la Revolución a los Estados vecinos. Con el ascenso al poder del general Napoleón Bonaparte, los objetivos de guerra de Francia revirtieron en políticas más tradicionales de expansión territorial y hegemonía continental ya vistas bajo los borbones. Nacido en la isla de Córcega en una familia noble pero empobrecida de ascendencia italiana, Bonaparte estudió en las escuelas militares francesas y fue comisionado como teniente de la artillería francesa en 1785. La Revolución, que acogió con satisfacción a pesar de sus raíces aristocráticas, la abrió perspectivas de una carrera que habría sido inimaginable para un joven capitán de un puesto avanzado remoto del Imperio francés. Al ascender rápidamente en los nuevos ejércitos revolucionarios, recibió el mando de las fuerzas francesas que invadieron Italia en 1796 y obtuvo victorias brillantes que no solo aseguraron el norte de Italia para Francia, sino que también ayudaron a poner fin a la Guerra de la Primera Coalición, como se denomina el primer intento por detener la expansión francesa más allá de sus fronteras. La siguiente campaña de Bonaparte, en Egipto, fue un fiasco militar que no logró sus objetivos y que acabó finalmente con la salida de los franceses. Pero sí mejoró la reputación de Bonaparte como líder decisivo, lo que le ayudó a derrocar al gobierno francés en noviembre de 1799. En aquel momento, una década de agitación revolucionaria e incertidumbre había conseguido que un gobierno firme, y el orden y la estabilidad que prometía, fueran más atractivos que las ideas y las promesas de los revolucionarios radicales.

(…)».

Y, para abundar en esa linea, recomiendo el breve «Napoleon’s Middle East Legacy», aparecido en Project Syndicate.

© Oxford University Press / Alexander Mikaberidze  


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.