François Hartog. Cronos: Occidente en lucha con el tiempo

Desde la primavera pasada, han sido muchos los libros que han visto retrasada su salida al mercado, a veces para beneficio de los autores, otras porque no había otro remedio, para no encontrarse con las librerías cerradas o a medio abrir. Entre los que se han ido demorando está uno de los esperados en el mercado francés: Chronos: L’Occident aux prises avec le Temps (Gallimard), de François Hartog.

Así lo expone el editor:

«Omnipresente e inevitable, así es Chronos. Pero es ante todo el que no se puede sujetar. El esquivo, pero al mismo tiempo el que los humanos jamás han renunciado a dominar. Innumerables han sido las estrategias desplegadas para lograrlo, o para creerlo, de la Antigüedad a la actualidad, pasando por la famosa paradoja de Agustín: mientras nadie le pregunte qué hora es, él lo sabe; tan pronto como le haces la pregunta, ya no lo sabe. Este libro es un ensayo sobre el orden de los tiempos y las épocas del tiempo. Como Buffon al reconocer las «épocas» de la naturaleza, podemos distinguir épocas de tiempo. Pasamos, pues, de las formas griegas de aprehender a Chronos a las graves incertidumbres contemporáneas, con una larga parada en el tiempo de los cristianos, concebido e implementado por la Iglesia naciente: un presente atrapado entre la Encarnación y el Juicio final. Así comienza la marcha del tiempo occidental. Luego vemos cómo el dominio del tiempo cristiano se ha extendido y se ha impuesto, antes de retroceder tras el surgimiento del tiempo moderno, llevado por el progreso y avanzando rápidamente hacia el futuro. Hoy, el futuro se ha oscurecido y ha surgido un nuevo tiempo, rápidamente designado como el Antropoceno, el nombre de una nueva era geológica donde es la especie humana la que se ha convertido en la fuerza principal: una fuerza geológica. ¿Qué será entonces de las viejas formas de captar Chronos, qué nuevas estrategias deberían formularse para afrontar este futuro inconmensurable y amenazante, aunque nos encontremos todavía más o menos atrapados en el tiempo evanescente y constreñido de lo que yo llamo presentismo?»

Y empieza así:

«À quoi peut servir l’histoire ? Seulement —
et c’est beaucoup — à multiplier les idées —
et non à empêcher de voir le présent original — indéductible.
(Paul Valéry)

Chronos, ¿quién o qué es? La pregunta no es nueva, pero vuelve a surgir cada vez que nos preguntamos por el tiempo en el que vivimos: el presente, el nuestro. Pero inmediatamente llega la advertencia de Paul Valéry, quien nunca perdió la oportunidad de dar lecciones a historiadores que, alegando hacer ciencia, de hecho estaban haciendo literatura. En sus Cuadernos, donde a primera hora de la mañana anotaba sus pensamientos del día, a menudo criticaba la historia que, mirando hacia atrás, solo predecía «le lendemain de la veille» Por supuesto, ya no se trata de una lección de historia, sino de una historia capaz de «multiplicar las ideas»: que no está tan mal o que ya es mucho. Dar ideas, al multiplicar los puntos de vista, es ayudarnos a ver lo que no vemos, lo que no queremos o no podemos ver, lo que nos ciega, nos fascina, nos asusta u horroriza, en fin, el presente «indeducible».

Por tanto, ¿es pura emergencia? No, en la medida en que no viene de la nada y no está hecho de la nada, es un objeto social, con su textura, como un tapiz donde los hilos de la urdimbre y de la trama se cruzan para darle su colores y sus motivos propios. El cuestionamiento de la textura del presente, que lanzó mi reflexión sobre el tiempo desde mi libro Regímenes de historicidad, podemos decir que persiste, ya que es la razón de ser de esta nueva investigación. Como siempre, el movimiento es el de un largo rodeo. Partir del presente para retornar mejor tras viajes lejanos en el tiempo. Esta vez, ya no se trata de partir del doloroso encuentro de Ulises con la historicidad, cuando se oye celebrado por el bardo de los fecios como si ya no existiera, sino de comenzar trasportándonos a los inicios mismos del cristianismo e incluso sensiblemente antes, para comprender qué revolución sobre el tiempo trajo la pequeña secta apocalíptica que se separó del judaísmo. Una revolución precisamente en la textura del tiempo, por la instauración de un presente inédito. ¿Por qué ir tan lejos? Porque esta nueva era marcó de forma duradera, quizás incluso para siempre, el tiempo de Occidente. Porque el tiempo moderno procede, en todo el sentido de la palabra, del tiempo cristiano: de él proviene y a él abandona.

Vivir para los humanos siempre ha consistido en experimentar el tiempo: estimulante a veces, doloroso, a menudo trágico y, al final, ineludible. Tratar con Cronos siempre ha estado en la agenda de diferentes grupos sociales: esforzarse por asirlo o buscar escaparse de él, trabajar para ordenarlo, cortándolo, midiéndolo, en definitiva pretendiendo dominarlo: el creer y hacer creer. A lo largo de los siglos, múltiples, incluso innumerables, han sido las formas de proceder a través de relatos ordinarios o míticos, construcciones religiosas, teológicas, filosóficas, políticas, teorías científicas, representaciones artísticas, obras literarias, proyectos arquitectónicos, urbanizaciones, invenciones técnicas y fabricación de instrumentos para medirlo y pautar la vida tanto de sociedades como de individuos. Nada de lo humano le es ajeno, es decir, nada escapa a su captura o dominio.

Pero esta historia, la más conocida, es solo una parte de la historia: la que los humanos se han contado a sí mismos, la que querían recordar, porque habían olvidado o descuidado que Cronos sobrepasa con mucho el tiempo de los hombres o ese tiempo del mundo que los Modernos han fabricado para su propio uso y beneficio, hasta el punto de creer que podría reducirse, como la “piel de zapa” en la novela de Balzac, al mero presente: casi hasta el punto de ser abolido. Desde nuestra reciente entrada en una nueva época, que ahora se llama Antropoceno, este es un tiempo a la vez inmensamente antiguo y muy nuevo, que no es otro que el de la Tierra, que ha venido a cambiar toda nuestra economía del tiempo. De hecho, las diversas estrategias de control del tiempo que, desarrolladas y administradas a lo largo de los siglos, han pautado y gobernado la historia de Occidente, comenzando por la que dividió a Chronos, se han visto menoscabadas, incluso reducidas, a tiempo de la naturaleza y tiempo de los humanos. ¿Cómo afrontar este tiempo sin precedentes para nosotros, más “indeducible” que nunca? ¿Qué conversión de la mirada, incluso mera conversión , necesitaríamos?

(…)

Así pues, las páginas siguientes no tratan solo ni exclusivamente sobre el tiempo, ni sobre todo el tiempo, sino que son un ensayo sobre el orden de los tiempos y las épocas del tiempo que se han dado en el mundo occidental. Como Buffon al reconocer las «épocas» de la naturaleza, podemos distinguir épocas de tiempo. Atentos al paso de uno a otro, nuestro camino marcará su sucesión. Pasaremos así de las formas griegas de aprehender a Cronos hasta el Antropoceno (un tiempo que, por el golpe que supone o por su actualidad, se nos escapa), deteniéndonos mucho en el tiempo de los cristianos, es decir, un nuevo orden del tiempo diseñado e implementado por la Iglesia naciente.

(…)».

© Éditions Gallimard


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.