Champs-Élysées: la más bella avenida del mundo

Ludivine Bantigny, historiadora profusa y competente, añade este año otro trabajo más a su amplia producción, con un cariz diferente:  « La Plus Belle Avenue du monde ». Une histoire sociale et politique des Champs-Élysées (La Découverte). Vayamos con la presentación:

«Voie royale» o «voie de gloire «, los Campos Elíseos son objeto de fantasías que los han representado durante siglos como la avenida del lujo mundial, del placer y del poder. En realidad, es un espacio disputado, atravesado por un fuerte conflicto político y social. La «toma» de los Champs por los chalecos amarillos, de sábado en sábado, lo ha revelado más que nunca.

Frente a los superlativos y la cohorte de nombres prestigiosos que dibujan una mitología real, este libro invita a desplazar la mirada y explorar entre bastidores, a contraluz: pobreza y precariedad en el corazón de la opulencia, trabajo invisible, hasta en la intimidad de los palacios, los cuartos traseros y los escándalos de Fouquet’s, hasta su saqueo.

Investigación sin precedentes, basada en abundantes archivos y numerosas entrevistas, se sumerge en la ambigüedad y la tensión singular de los Campos Elíseos: avenida aristocrática y popular, lujosa y desviada, ostentosa en su vestimenta ceremonial, pero a veces expuesta en tiempos de revuelta e insurrección. Los Champs son un concentrado de riqueza, exceso y desigualdad. Pero también un lugar intensamente político, como metáfora del mundo, tal como es y como se disputa, ataca, rechaza. «La avenida más bella del mundo», ¿es también la más rebelde?»

Veamos ahora un poco de su introducción:

«Full Metal Fouquet’s

¿Arde París? Este 16 de marzo de 2019, en los Campos Elíseos, las llamas devastan un toldo brillante de letras doradas: las de Fouquet’s. «Escándalo», «saqueo», «ultraje»: unanimidad en los titulares, donde la indignación rivaliza en palabras para evocar el restaurante destrozado. Según el jefe del Estado, la República es el objetivo. Obviamente, lo que allí está en juego supera con creces las ventanas rotas, las mesas volcadas y los tenedores desaparecidos. Este saqueo puede leerse como un signo de los tiempos: un colapso lento en el levantamiento de «la calle». Ese día, los Campos se convirtieron en la avenida más rebelde del mundo. ¿Quién lo hubiera creído?

La coraza con la que se envuelve la prestigiosa brasserie se erige como un símbolo de un campamento atrincherado, con su protección blindada: Full Metal Fouquet’s. A medio camino entre una nave espacial y un búnker de guerra, Fouquet’s habla de un yo amenazado, y de dos mundos, uno frente al otro. Su escudo es como un «sarko-fago». Recordemos que, el 6 de mayo de 2007, Le Fouquet’s fue escenario de una noche extravagante: recién elegido, Nicolas Sarkozy vino a celebrar su victoria. Pero de este momento demasiado llamativo, Fouquet’s salió dañado. Una clientela distinguida prefirió alejarse.

Bistro de taxis y cocheros cuando se abrió, en 1899, el Fouquet’s está ahora clasificado como patrimonio histórico, atracción de turistas con de cartera bien provista, brasserie de estrellas cuyos retratos de Harcourt se alinean en las paredes como trofeos. Durante más de un siglo, hemos estado probando sus perdreaux sur canapé, bécasse au fumet, têtes de veau sauce gribiche y pommes Massenet. Los superlativos nunca han faltado para celebrarlo: «La joya que París ofrece al universo», nada menos, dijo Sacha Guitry sobre él. Y sabemos cuánto importa el vocabulario en la formación de un mito. Los flujos de palabras dibujan el sabor de lo suntuoso y de lo apagado: garantía de elegancia, menú de «delicias» y firmas gastronómicas. Otros insisten en su forma de encarnar el «espíritu parisino», festivo y brillante. El encanto es necesariamente «hechizante», los candelabros están «finamente cincelados», el zinc «brilla intensamente». Y Fouquet’s enarbolaría una promesa: «El alma de París tiene una dirección.» La elegante brasserie tendría, pues, alma, pero ¿cuál? Esto es lo que hay que dilucidar. Pues la hoy cerrada dispensadora de reuniones sociales se vio repentinamente sacudida por la aparición de los chalecos amarillos. Un problema fue brutalmente revelado, en un contracampo simbólico inverso. Parece que los Campos Elíseos merecen, más allá de la imagen y el mito, una investigación de la historia social y política.

(…).

En 1719, las decisiones del Consejo de Estado fijan los senseros de los Campos, necesarios para la «comodidad del rey». Diez años después, el lugar se ilumina por primera vez. Cuando, en 1777, Ferdinand Federici es nombrado comisionado a cargo de los Campos Elíseos, su función principal era velar por las plantaciones y los jardines. Una de sus obsesiones, durante catorce años, será que las plantaciones no sean dañadas por hombres, caballos o vacas que pisan y pacen sin tener en cuenta los reglamentos. Federici cuidará constantemente de «sus» árboles: casi dos mil en total, entre tilos de Holanda y especialmente castaños. El comisionado luchará continuamente por preservar algunas parcelas sin pisotear: “Varios individuos tienen vacas que pastan en los Campos Elíseos, su número es considerable, estos animales puede ser muy inconvenientes para pasear y pueden estropear mucho el terreno cuando la lluvia lo ha ablandado; si bien no consideramos apropiado excluirlos de los Campos Elíseos, al menos deberíamos obligar a las personas que los cuidan a dejarlos pastar solo en el lado pavimentado para dejar el paseo del lado norte absolutamente libre».

Es una disputa permanente, un equilibrio de fuerzas, una tensión cuyo objeto es la ocupación del suelo. Los horticultores buscan conseguir su parte, para el cultivo de sus alcachofas, y las hortalizas progresan de manera discreta pero segura. En ese momento, cierta dama Millet operaba una lechería, «la pequeña lechería de los Campos Elíseos». Probablemente esté en el sitio de lo que luego se convertirá en un famoso restaurante: Ledoyen. Es en este decorado campestre donde Alexandre Dumas instalará la casa de Edmond Dantès, el héroe del conde de Monte-Cristo.

(…)»

© Éditions La Découverte


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.