Paul A. Roth: El conocimiento histórico, ¿es filosóficamente interesante?

Hoy tomamos prestado el título, pues pertenece a Maksymilian Del Mar, a la reseña publicada en The New Rambler Review sobre el libro del que nos ocupamos:  The Philosophical Structure of Historical Explanation (Northwestern University Press), de Paul A. Roth.

Así se presenta:

“En The Philosophical Structure of Historical Explanation, Paul A. Roth desarrolla un argumento que resuelve las disputas que persisten desde el siglo XIX sobre el estatuto científico de la historia. Lo hace al mostrar por qué las explicaciones históricas deben tomar la forma de una narración, haciendo explícita su lógica y revelando cómo deviene posible la evaluación racional de la explicación narrativa.

El libro también desarrolla una metafísica y una epistemología no realistas (irrealistas) de la historia, es decir, argumenta que no existe un pasado fijo sino muchos pasados. Incluye una lectura novedosa de La estructura de las revoluciones científicas de Thomas S. Kuhn, que muestra cómo Kuhn ofrece una explicación narrativa del cambio de teorías en la ciencia. Y sitúa las explicaciones narrativas dentro de un marco naturalista.

Los primeros cuatro capítulos desactivan las objeciones metodológicas y metafísicas a las explicaciones narrativas. Los últimos tres capítulos exploran cómo las explicaciones narrativas se relacionan con otras ciencias. Este libro será de interés para los investigadores en historiografía, filosofía de la historia, filosofía de la ciencia, filosofía de las ciencias sociales y epistemología”.

Hay que señalar que el profesor Roth no es ningún desconocido, prueba de lo cual es el volumen a él dedicado con el título de Towards a Revival of Analytical Philosophy of History: Around Paul A. Roth’s Vision of Historical Sciences (Brill, 2017).  Tampoco descubro nada si digo, pues así consta en los agradecimientos del volumen que nos ocupa, que los referentes en los que hemos de situar su obra son tres y bien definidos: L. Mink, H. White y A. Danto.

No tenemos la fortuna de que nos haya llegado un extracto o avance, así que recurrimos a su “Essentially narrative explanations” (2017), que empieza así:

“Aunque los historiadores y otros usan las narraciones sin pudor para explicar, como categoría, la existencia de las explicaciones narrativas está en el limbo filosófico. Por un lado, en ausencia de cualquier explicación recibida de “explanation”, esta práctica no puede descartarse sin más. Pero, por otro lado, sin tener en cuenta cómo las explicaciones putativas en forma narrativa concuerdan con lo que pasa por explicación en disciplinas que no utilizan (al menos abiertamente) la narración, sigue siendo poco claro qué estándares normativos deberían aplicarse al evaluar las afirmaciones que las narrativas explican. Este ensayo muestra por qué las explicaciones narrativas demuestran ser especialmente adecuadas para responder a ciertas preguntas explicativas, y ofrece algunas razones por las que reconocer un tipo de enunciado que requiere explicaciones narrativas nos informa de manera crucial sobre los esfuerzos en su evaluación.

La infelicidad filosófica con respecto a la explicación narrativa se puede resumir en términos de dos problemas interrelacionados. Al primero lo llamo el problema de la falta de forma lógica y al segundo, el problema de la intratabilidad evaluativa. La propuesta de C. G. Hempel (1942) con respecto a la explicación histórica ilustra muy bien el dilema lógico existente en el centro de ambos problemas. El modelo de explicación de Hempel representa una instancia de explicación de manual en la medida en que asimila la forma explicativa a un tipo de forma argumental. El problema de evaluar la explicación se convierte aquí en el de evaluar la inferencia de los explanans al explanandum. Las consideraciones formales y semánticas -validez y solidez- bastan en este modelo al propósito de evaluar el movimiento de explanans a explanandum. Y aunque la explicación específica de Hempel puede considerarse filosóficamente pasada de moda, la visión de que evaluar a cualquier candidato para la explicación requiere identificar su licencia de inferencia sigue arraigada en la conciencia filosófica.

Pero las narraciones simplemente no parecen ejemplificar (instantiate) ninguna forma lógica reconocida como licencia de inferencia. Y, de hecho, muchos de los antiguos defensores (incluido yo mismo) de las explicaciones narrativas sostienen que las narraciones se presentan como una unidad; el explanandum no será separable de la narración que lo apoya. Estas consideraciones parecerían confirmar alegaciones de falta de forma lógica. Pero a falta de las características formales habituales para identificar enlaces inferenciales, ¿qué podría justificar la conexión de explanans y explanandum? La falta de forma lógica parece, pues, impedir la identificación y, por tanto, evaluar qué enlaza a explanans y explanandum. La intratabilidad evaluativa parecería ser una consecuencia directa.

(…)”.

Por supuesto, la sempiterna discusión está servida. En este caso, además, porque -volviendo al libro que nos ocupa-  entre los ejemplos cuyas sentencias “narrativas” analiza no está solo Thomas S. Kuhn o Fernand Braudel, sino, y sobre todo, Raul Hilberg y La destrucción de los judíos europeos (Akal).  Tampoco, desde luego, se trata de reproducir de nuevo la clásica polémica entre White y Ginzburg, porque no es el caso.

Dicho lo cual, y con todos mis respetos, esto mismo (o parecido) se puede hallar ya en La comprensión histórica (Prometeo), de Louis O. Mink. Con la ventaja añadida de que Mink no solamente escribía muy bien, sino que tenía un sentido del humor que siempre es de agradecer.

©  Northwestern University Press / Paul A. Roth / Elsevier Ltd.



Citar este post
Anaclet Pons (2020, 1 mayo). Paul A. Roth: El conocimiento histórico, ¿es filosóficamente interesante? C L I O N A U T A : Blog de Historia. Recuperado 13 de junio de 2024, de https://doi.org/10.58079/myu4

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.