Anthony Grafton: la composición de libros en la modernidad temprana

Hace años, el grandísimo Anthony Grafton publicó un libro titulado Humanists with Inky Fingers: The Culture of Correction in Renaissance Europe (La cultura de la corrección de textos en el Renacimiento europeo). Pues bien, esos mismos dedos entintados reaparecen como título de su más reciente obra: Inky Fingers. The Making of Books in Early Modern Europe (Harvard UP).   No es un volumen que se ajuste a la cronología que manejamos en este blog, pero es que historiadores como Grafton hay pocos y lo que escribe es de utilidad para cualquier historiador, sin distinciones.

El volumen se presenta así:

«Desde Francis Bacon hasta Barack Obama, pensadores y líderes políticos han denunciado a los humanistas por ser unos obsesivos amantes de los libros y alérgicos al trabajo. En esta celebración de la composición de libros, con todos sus detalles desordenados e intrincados, el renombrado historiador Anthony Grafton nos invita a ver a los eruditos de la Europa moderna temprana como trabajadores diligentes. Iluminando meticulosamente las labores físicas y mentales que fomentaron la edad de oro del libro (la compilación de cuadernos, la copia y corrección de textos y pruebas, la preparación de copias), nos muestra cómo los esfuerzos de los académicos moldearon influyentes libros, tratados y falsificaciones.

Inky Fingers se extiende ampliamente, rastreando la transformación de los enfoques humanísticos a los textos en los siglos XVII y XVIII y examinando los efectos simultáneamente sostenibles y restrictivos de las polémicas teológicas en los estudiosos del siglo XVI. Grafton establece nuevas conexiones entre las tradiciones humanísticas y las innovaciones intelectuales, el aprendizaje textual y el conocimiento artesanal, el manuscrito y la impresión.

Sobre todo, Grafton deja claro que el meollo de la composición de libros ha tenido un profundo impacto en la historia de las ideas: que la vida de la mente depende del trabajo de las manos».

Dada la situación de la pandemia que nos azota, y dada la poca ayuda de los gobernantes de aquel país, el profesor Grafton tuvo que presentarlo virtualmente en la Princeton Public Library y el Princeton University’s Humanities Council. Afortunadamente, ha quedado constancia, así que poco se puede añadir:

Más allá de sus propias palabras, creo que sería el momento de recordar las que le dedicó Jacob Soll («The Grafton Method, or the Science of Tradition») cerrando el segundo volumen del homenaje que se le tributó en 2016 (For the Sake of Learning). Así empieza:

«Para cualquiera que haya conocido o trabajado con Anthony Grafton en Princeton, le parecerá parte natural de su denso y a menudo misterioso ecosistema. Desde moverse con una manada de estudiantes a su alrededor o participar en grupos sedentarios de lectura uno a uno, hasta liderar el campo de la historia del humanismo y del conocimiento como uno de los depredadores de libros y escritores académicos más productivos del mundo, Grafton es una presencia ineludible en el paisaje. Cualquiera que haga un safari intelectual por Princeton puede esperar echar un vistazo a esa familiar presencia barbuda, pastoreando libros y contactos en la entrada de la Biblioteca Firestone, siempre listo para hablar de historia o, con curiosidad insaciable, para dar la bienvenida a los recién llegados al territorio y discutir su trabajo.

La marca de Grafton en la historia del conocimiento y del humanismo parece ahora parte del orden natural de Princeton y, de hecho, del campo de la historia. Grafton se ha desempeñado como presidente de la American Historical Association, el mayor reconocimiento de su trabajo en el campo. Sus estudiantes y colegas historiadores del conocimiento y del humanismo se han desplegado en todo el mundo y han poblado los entornos de las disciplinas circundantes, trabajando en temas tan diversos como los libros de filosofía natural en el Nuevo Mundo, la historia de la prueba, el enciclopedismo alemán, la cultura política humanista, la cartografía, los orígenes del pensamiento ilustrado, la historia del arte español, el derecho humanista, la historia literaria, las redes de comunicación turcas, la erudición bíblica ilustrada, las humanidades digitales y la historia y la política de la academia y de las bibliotecas.

Y, sin embargo, cuando un Anthony Grafton imberbe llegó por primera vez a Princeton, en 1975, su papel como líder de múltiples campos no era tan obvio. En Princeton, en los años setenta y ochenta, los primeros modernistas estaban ayudando a dirigir las revoluciones historiográficas. Laurence Stone y Robert Darnton lideraban la carga en la historia social y cultural, mientras que Ted Rabb observaba la crisis del siglo XVII, la historia económica y la construcción del Estado. Natalie Davis llegaría en 1978, trayendo su propia revolución historiográfica, abriendo la puerta al género y a la microhistoria popular con una base sólida en los métodos académicos tradicionales.

Lejos de lo que parecían los problemas más apremiantes de los años sesenta y setenta, Anthony Grafton estaba estudiando los modos de trabajo del protestante francés Joseph Scaliger y sus métodos filológicos para estudiar la erudición clásica. La investigación de Grafton sobre los estudios latinos y griegos de un erudito protestante hacía un extraño contraste con el mundo burbujeante de la rebelión popular y las voces desde abajo que eran el modo histórico en 1975. Al menos en aquel momento, Grafton parecía venir del pasado. Mirando hacia atrás, sabemos que se convertiría en una fuerza mayor en la historia, en numerosos campos, desde los estudios clásicos hasta la historia moderna de las universidades y los estudios de la información. En una era centrada en la historia de la cultura popular, lograría hacer una historia de la erudición que era  innovadora e incluso elegante. Lo que es menos conocido es cómo logró esta hazaña. Nadie ha identificado o analizado realmente la metodología de Grafton y su evolución como estudioso a lo largo de más de treinta libros y cientos de artículos y reseñas, tanto en revistas académicas como en la prensa internacional. Eso es lo que intentaré hacer en este capítulo.

(…)».

© President and Fellows of Harvard College  / Koninklijke Brill N.V. 


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.