Frank M. Snowden: Epidemias y sociedad

La pandemia que nos rodea ha hecho de las suyas, también en el mercado editorial. Por ejemplo, ha proporcionado gran actualidad a libros cuyo éxito no era evidente, pero a su vez ha limitado la difusión textual que podrían tener, dado el confinamiento y la difícil situación de editoriales y librerías.

El caso que mejor lo demuestra es, sin duda, Epidemics and Society.
From the Black Death to the Present (Yale UP), de Frank M. Snowden.  Basta con poner las palabras epidemia o pandemia y Snowden en cualquier motor de búsqueda para obtener un buen número de resultados en todos los idiomas. Pero esa merecida fama no le ha permitido, hasta el momento, que el libro haya sido traducido a otras lenguas, ávidas igualmente de tener volúmenes de ese tipo en las estanterías.

Por lo demás, escrita a finales del pasado año, antes de que nos viniera encima lo que nos ha venido, la obra se presenta así:

«Esta exploración exhaustiva del impacto de las enfermedades epidémicas analiza cómo los brotes infecciosos masivos han dado forma a la sociedad, desde la Peste Negra hasta la actualidad. En un estilo claro y accesible, Frank M. Snowden revela las formas en que las enfermedades no solo han influido en la ciencia médica y la salud pública, sino que también han transformado las artes, la religión, la historia intelectual y la guerra.

Investigación multidisciplinar y comparada de la historia médica y social de las principales epidemias, este volumen toca temas como la evolución de la terapia médica, la literatura de las plagas, la pobreza, el medio ambiente y la histeria masiva. Además de proporcionar una perspectiva histórica sobre enfermedades como la viruela, el cólera y la tuberculosis, Snowden examina las consecuencias de epidemias recientes como el VIH/SIDA, el SARS y el Ébola y la cuestión de la preparación del mundo para la próxima generación de enfermedades».

Dicho lo cual, así empieza la introducción:

«Este libro comenzó como un curso de grado en la Universidad de Yale durante las secuelas inmediatas de una serie de emergencias de salud pública -primero el SARS, seguido de la gripe aviar y luego el Ébola-, que estallaron al comienzo del siglo XXI y plantearon cuestiones preocupantes sobre la inesperada vulnerabilidad de la sociedad moderna a brotes repentinos de enfermedades infecciosas. Desarrollé el curso utilizando mi perspectiva como historiador para abordar las preocupaciones sobre cuán vulnerable es la sociedad a las enfermedades y pandemias, y aplicando mi experiencia en la historia de la medicina y mi propia investigación sobre el cólera y la malaria. Mi objetivo era pensar y explorar, junto con mis alumnos, un tema que no les era familiar y que en gran parte no estaba presente en los programas de estudios de grado, pero que de repente estaba reclamando su atención.

Epidemics and Society surgió de la reiteración final de ese curso tras varias rondas anuales de revisión, a la luz de la reflexión y de las discusiones en el aula. No es una monografía destinada a académicos de historia de la medicina ni a profesionales de la salud pública. Varios de los capítulos se basan principalmente en mi propia investigación con fuentes originales, pero eso es casi una coincidencia. Los objetivos principales no son presentar nueva información, sino contextualizar material conocido, sacar conclusiones generales de él y hacer que el tema sea accesible para el lector común. Debido a que la Universidad de Yale también ofreció el curso en línea, la forma del libro refleja aún más los comentarios de muchos que vieron el curso en la web y compartieron sus observaciones y sugerencias. Aunque nunca he tenido la oportunidad de conocerlas personalmente, les estoy agradecido por sus comentarios, como por los de mis alumnos en el aula».

Y así lo hace el primer capítulo :

«Un objetivo importante de este libro es examinar el significado de «medicina científica» en varias de sus encarnaciones. Pero el lugar para comenzar es la antigüedad, que produjo la primera encarnación de una medicina racional, que se mantuvo desde el siglo V a. C. hasta finales del siglo XVIII como el paradigma médico dominante, aunque no exclusivo. Se originó en Grecia y se asoció con Hipócrates (ca. 460 a ca. 377 a. C.), el llamado padre de la medicina, cuya colección de unas sesenta obras, conocida como el corpus hipocrático y con casi total seguridad escrita por varias manos, anunció un idea radicalmente nueva de la medicina.

Entre estos trabajos, algunos son especialmente conocidos, como: Juramento hipocrático; Sobre la enfermedad sagrada; Sobre la naturaleza humana; Epidemias; y Sobre aires, aguas y lugares. Un primer aspecto de las obras es su variedad. El corpus incluye una colección de aforismos, historias de casos, notas de conferencias, memorandos y escritos sobre cada aspecto de la medicina que se practicaba en ese momento, como cirugía, obstetricia, dietética, medio ambiente y terapéutica. Pero todos los escritos hipocráticos enfatizan una afirmación central: que la enfermedad es un evento puramente naturalista que solo puede explicarse por causas mundanas y que solo puede tratarse por medios racionales. Hipócrates adoptó una filosofía de la medicina que insistía resueltamente en ver tanto el macrocosmos del universo como el microcosmos del cuerpo como gobernados exclusivamente por la ley natural.

Hipócrates rechazó la visión alternativa de la enfermedad que le precedió, una que se mantuvo junto a la que él practicaba y que ha persistido hasta nuestros días. Aquella era una interpretación sobrenatural, que tomaba dos formas dominantes: la divina y la demoníaca.»

Y de este modo inicia el último capítulo, dedicado al ébola y el SARS:

«Un aspecto importante de la respuesta oficial al desafío de las enfermedades emergentes y reemergentes es que los microbios se consideran amenazas a la seguridad de los Estados y al orden internacional. Por primera vez, no solo las autoridades de salud pública, sino también las agencias de inteligencia y los think tanks conservadores han clasificado las enfermedades infecciosas como una «amenaza no tradicional» para la seguridad nacional y mundial. Un punto de inflexión llegó en 2000, cuando la CIA estimó que aquel año se dedicara al peligro de una enfermedad epidémica, ahora vista como un gran desafío de seguridad.

En la primera sección del informe, «Escenarios alternativos», la CIA describió tres posibles escenarios para el curso de las enfermedades infecciosas en los próximos veinte años: (1) la contemplación optimista del progreso constante en la lucha contra las enfermedades transmisibles; (2) el pronóstico de un punto muerto, sin ganancias decisivas ni por microbios ni por humanos; y (3) la consideración de la perspectiva más pesimista, la del deterioro en la posición de los humanos, especialmente si la población mundial continúa expandiéndose y si las megaciudades continúan creciendo con sus problemas de hacinamiento, saneamiento deficiente y agua potable desprotegida. Desafortunadamente, la CIA consideró que el primer caso, optimista, era extremadamente improbable.

(…)».

Además de las varias entrevistas que se le han hecho, y que cualquiera puede encontrar, remito también a lo que publicó en The Yale Review: «COVID-19 Spread While the World Slept».

© 2020 Yale University


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.