Vida y obra de Ken Inglis: la historia pública australiana

Hace unas semanas, Michael McKernan iniciaba una reseña en The Canberra Times diciendo lo siguiente: 

«La adulación es rara en Australia. Todos amamos a ‘Weary’ Dunlop y a Reg Saunders, por las guerras. Gough Whitlam ocupó un lugar especial en la mente de muchos. Ilsa Konrads calentó nuestros corazones, al igual que Rod Laver, Ritchie Benaud e incluso Shane Warne.

Pero somos, nos dicen, ‘una nación de knockers‘ [buscamos los defectos]. Nos deleitamos en ‘cutting down the tall poppy‘  [criticar a quienes destacan]. No creo que sea cierto en absoluto. Creo que somos tan adictos a la fama como los ciudadanos de cualquier otro país, pero no nos va la adulación.

Y luego está Kenneth Stanley Inglis, un académico, me atrevo a decir,   y -más inútil si cabe- no un economista ni un cosmólogo, ni un científico médico ni un tecnólogo con altos ingresos, sino un historiador, en lo más abajo de lo que, quizá, sea posible de imaginar.

I Wonder muestra cómo Ken Inglis dominó la enseñanza y la investigación sobre la historia de Australia, y cuán gentil y generosamente, cuán colegialmente trabajó para desarrollar y expandir este campo vital de estudio.

I Wonder es un libro, propiamente una adulación». 

Dicho eso, preguntémonos qué sabemos de la historiografía australiana y de sus académicos. Poco. Dado que así es efectivamente, al menos tengamos en cuenta que uno de sus referentes fundamentales ha sido el fallecido Ken Inglis, a quien ya dediqué una sucinta referencia en otro lugar. Y es en su honor que se publica ese  ‘I Wonder’.  The Life and Work of Ken Inglis (Monash UP), editado por Peter Browne y Seumas Spark y fruto de un coloquio en su honor celebrado en noviembre de 2016.

Veamos la presentación: 

«Ken Inglis fue uno de los historiadores más creativos, de más amplio espectro y más admirados de Australia. Durante una carrera académica que abarcó casi siete décadas, su enfoque humano e inquisitivo -resumido por la interrogación recurrente «Me pregunto …»- le ganó una audiencia numerosa y agradecida. Ya sea que estuviera escribiendo sobre religión, los medios de comunicación, el nacionalismo, la ‘religión civil’ del Anzac, un tema que hizo suyo, o colaborando en historias monumentales de Australia o de los hombres notables a bordo del Dunera, aportó ingenio, erudición y originalidad al estudio de la historia. Junto con su historia escrita, fue pionero de la crítica periodística en Australia, con la que contribuyó en revistas y periódicos, y se desempeñó como vicecanciller de la incipiente Universidad de Papua Nueva Guinea. Esta colección de ensayos traza la vida y el trabajo de este historiador y observador tan querido de la vida de Australia».

Podemos añadir que uno de los compiladores del volumen es Peter Browne, editor a su vez de  la revista Inside Story. Pues bien, dicha publicación recogió no hace mucho las palabras que su colega Tom Griffiths pronunció con motivo del lanzamiento del libro.  Entre otras cosas, se dice:

«(…) Pero este libro es mucho más que un homenaje. Es académico, reflexivo, crítico, contextual y expansivo. El libro ofrece una clase magistral de pensamiento histórico, de vida inteligente, de estudios generosos, de buena escritura y de ciudadanía crítica. Sus autores crean un rico retrato caleidoscópico de Ken, pero también del arte de la historia en Australia en los últimos setenta años. Leer y saborear este libro es una excelente manera de renovar el sentido de la vocación de historiador, de escritor y de pensador, interactuando con el público y situándose atentamente en el lugar y el tiempo de cada uno.

(…) Ken era un adicto a los medios: hacía comentarios en la prensa, estaba «extasiado» de llevar una acreditación de prensa cuando trabajó para el Canberra Times and Nation en el cincuentenario de la peregrinación a la Anzac Cove, buscó la manera de contribuir a la transmisión y escribió historias para ABC. Siempre estaba «buscando una manera de comunicarse con audiencias fuera de las universidades». Ken recordaba que “Me gustaría que me leyeran las personas con las que fui a la escuela. Y mis padres. Y mis hijos.

(…)

Su libro The Australian Colonists: An Exploration of Social History, 1788–1870 (1974) fue ampliamente ilustrado, diseñado para llegar a un público popular. Su liderazgo en el proyecto de historia del bicentenario, Australians (once volúmenes, 1987), y su defensa de la innovación de la «slice history» -que implicaba escribir íntimamente sobre aproximadamente un año en la vida de las personas-, fueron, entre otras cosas, experimentos escritos para la audiencia más amplia posible. Y también fueron una especie de provocación a sus colegas académicos, para levantar la vista hacia el horizonte, para imaginar un público más allá de la universidad. Inglis creía que «slicing» alentaba a los autores a «ser más conscientes de nuestra prosa de lo que lo son en general los autores académicos».

Ken estudió y respetó la conciencia histórica popular, y defendió la historia donde sea que se hiciera bien. Esto fue parte de lo que lo llevó a amar y apoyar el Australian Dictionary of Biography y su comunidad nacional de historiadores desde todos los ámbitos de la vida. Aunque se convirtió en profesor de investigación, gran parte de su propia escritura fue por encargo: por periódicos, por circunstancias urgentes, por un hospital (Hospital and Community: A History of the Royal Melbourne Hospital, 1958), y por la Australian Broadcasting Commission (This Is ABC, 1983). Su trabajo en Papua Nueva Guinea, especialmente como vicecanciller (1972–75), demostró su compromiso con el papel público de la universidad en la formación de una nueva nación. Era lo que mi generación llamaba un historiador público, pero que trabajaba desde dentro de una universidad, y su sentido de la universidad era una institución pública noble, no corporativa. «Público» fue una palabra honrada en el léxico de Ken.

(…)».

En fin, el volumen puede servir para despertar nuestra curiosidad por aquella historiografía, también porque en él participa lo más granado de su academia: Annette Becker, Frank Bongiorno, Peter Browne, Martin Crotty, Joy Damousi, Robert Dare, Glyn Davis, Graeme Davison, Gavan Daws, Raelene Frances, Bill Gammage, Judith Keene, Diane Langmore, Shirley Lindenbaum, Janet McCalman, Stuart Macintyre, Ian Maddocks, Marian Quartly, Bruce Scates, Seumas Spark, Peter Stanley, Bob Wallace, Sue Wallace y Jay Winter.

© Australian Community Media / Monash University Publishing / Inside Story and contributors.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.