Las protagonistas del Grand Tour: amores, historias y aventuras

Como suele ser habitual,  iniciamos la última semana antes de dejar descansar esta bitácora.

***

Llega el verano (en esta parte del mundo) y, si la pandemia lo permite,  llegarán los viajes. A este propósito, permítanme empezar con una autocita. Hace casi dos décadas, en tiempos de mis primeras incursiones en el mundo de la bitácora, dediqué un breve a la historia del turismo. Entre otras consideraciones, y reparando en el caso italiano, decía:

«los transalpinos cuentas con sus propios clásicos. Lo son, por ejemplo, las obras de Cesare de Seta, profesor de historia de la arquitectura en la Universidad de Nápoles, pero sobre todo los trabajos de Attilio Brilli, profesor de literatura anglo-americana en la Universidad de Siena y reputado especialista en los relatos de viajes. En este último caso, es ya una referencia inexcusable su Quando viaggiare era un’arte. Il romanzo del Grand Tour. Este libro ofrece un recorrido por el viaje moderno, tal y como empieza a configurarse en Inglaterra a lo largo del siglo XVII, siglo en el que adquiere dignidad cultural lo que se llamó el Grand Tour, un periplo que por entonces se circunscribía sobre todo a Francia e Italia. En realidad, el término fue utilizado por primera vez en 1697, con motivo de la traducción francesa de la guía escrita por el teólogo inglés Richard Lassels (An Italian Voyage, or Compleat Journey through Italy, 1670). Por lo demás, ese viaje tenía una pátina iniciática, y así lo emprendieron multitud de burgueses y aristócratas en su paso de la adolescencia a la edad adulta como parte integrante de su instrucción. El libro dedica a ese aspecto un tercio de su extensión, mientras que el resto se ocupa a los itinerarios y a los aspectos materiales del viaje (alojamiento, transporte, etcétera)».

Añado a lo anterior que incluso tuve la fortuna de escribir con mi amigo y colega Justo Serna un volumen dedicado (en parte) a este mismo asunto, si bien para el siglo XIX. Aunque no es esto lo que viene al caso, sino lo anterior y, más en concreto, el gran Attilio Brilli, acopiado  una vez más con Simonetta Neri, y el libro que acaban de dar a la imprenta:  Le viaggiatrici del Grand our. Storie, amori, avventure (Il Mulino). Así se presenta:

«»El nombre de Italia contiene magia en cada sílaba, cada lugar nombrado satisface algunos deseos y despierta recuerdos queridos» (Mary Shelley)

Ocasión tanto para la formación cultural como para el esparcimiento, el Grand Tour casi siempre ha representado para el mundo femenino un momento crucial de la existencia y a menudo ha encarnado un dramático gesto de liberación. Hablando sobre sus experiencias de viaje, las damas del siglo dieciocho y, más tarde, las exponentes de la burguesía, desde Anne-Marie du Boccage hasta Madame de Staël, pasando por Mary Shelley, cuentan historias románticas de amor, pero también intrigas dignas de una novela negra, en el contexto de paisajes naturales y artísticos que destacan por su impasible luminosidad. Como enseñan Sydney Morgan o Anna Jameson, los viajeros muestran una sensibilidad que sabe insinuarse en los pliegues más ocultos de un país para escuchar sus voces sin prejuicios, investigar sus condiciones políticas, sus usos y sus costumbres, y descubrir sus riquezas insondables».

Y, en fin, así comienza la obra, con este muy largo párrafo:

«Creo que se debe a Diderot, dice Byron, el lema según el cual describir a una mujer es sumergir la pluma en el arco iris y usar el polvo de las alas de las mariposas para secar la tinta» (Marguerite Blessington)

«Cuando llegó la paz, tras los dramáticos años de la tormenta napoleónica, y se abrieron finalmente las puertas de Inglaterra, la isla-prisión, el deseo supremo de todo corazón inglés tendente a deambular fue imitar a sus antepasados en la costumbre casi olvidada de gastar una buena parte de la existencia y de la fortuna en un carruaje, por los caminos postales del continente. Del mismo modo se comportaron, con la reanudación general de los viajes, los otros aristócratas de los países del continente (franceses, alemanes, flamencos, bálticos, rusos), felices todos de regresar a las viejas costumbres y a los placeres nunca olvidados y, con ellos, los atareados agentes de comercio, los hombres del teatro y, sobre todo los escritores y los pintores. En el siglo XVIII, la era dorada de los viajes, por esos mismos caminos del conocimiento y del deseo, se aventuraban no solo opulentos milords, jóvenes y viejos, apasionados del arte y de las antigüedades, sino también damas emprendedoras que pertenecían casi exclusivamente a las noblezas de la sangre y del dinero. Aunque constituían un pequeño destacamento con respecto a las multitudes del sexo opuesto, ninguna de ellas se había adaptado de modo pasivo a un ritual ampliamente consolidado; a ninguna le había dado por a bostezar mientras visitaba galerías de arte, los estudios de artistas de renombre o las iglesias de los malditos papistas; casi ninguna había considerado con timidez usos y costumbres diferentes a los de su propio país; y no todas habían mirado con desprecio a la multitud indígena que rodeaba sus carruajes. Reacias a perseverar en los clichés más desgastados y conscientes de ser las nuevas protagonistas del Gran Tour, narrándose a sí mismas y sus experiencias, estas viajeras aurorales llevan a cabo ante nuestros ojos la función nada secundaria de resaltar, por contraste, las angustias mentales, los prejuicios, los caprichos y la arrogancia de la contraparte masculina, de aquellos que hasta ahora han sido considerados los verdaderos protagonistas, si no los únicos, de la fatídica «gira» por los países europeos. Mary Wortley Montagu, la más reputada mente cosmopolita del siglo XVIII, la reprocha amablemente a su hija sus ideas equivocadas sobre Italia, argumentando que no vale la pena confiar en los informes de los viajeros, porque regresan a casa menos informados de lo que lo hubieran estado si se hubieran quedado en casa fantaseando sobre un mapa, y agrega que los jóvenes solo recuerdan dónde encontraron el mejor vino o las mujeres más disponibles, mientras que los notables, al menos los más cultos, simplemente tomaron nota de las estaciones de correos y de las distancias entre un lugar y otro o, como mucho, de los palacios más señalados. Los viajes, dice Anna Miller en 1776, nos invitan a deshacernos de esos prejuicios tan profundamente arraigados en nuestra forma de ver que nos impiden juzgar imparcialmente a aquellos que, viviendo en países distantes, parecen ser distintos de nosotros de una manera directamente proporcional a las organizaciones que nos separan. Hablando de italianos, Hester Piozzi fue mucho más allá al adoptar una inusual actitud benevolente que está en antítesis con la aguda intolerancia de Samuel Sharp o Tobias Smollett. Al enfatizar la necesidad de sacudirse los polvorientos espíritus típicamente ingleses, Mary Berry denuncia los límites de la alardeada y orgullosa insularidad británica. De hecho, tras haber residido durante cuatro o cinco años en Inglaterra -argumenta-, olvidamos la existencia del continente europeo con su variedad, sus bellezas y sus atracciones, al menos hasta que lo volvemos a pisar. Incluso cuando se repara, como era costumbre, en instituciones de protección como hospitales, cárceles o manicomios, las viajeras muestran una comprensión y una disposición a escuchar, como exponen las páginas de Marguerite Blessington sobre los internos del manicomio de Aversa, que no tienen los viajeros del sexo opuesto.

(…).

© Società editrice il Mulino S.p.A


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.