Carlo Ginzburg y Bruce Lincoln: un hombre lobo en Livonia

Empezamos temporada y lo hacemos a lo grande, con un volumen que muchos considerarán una curiosidad, pero en la que participa uno de los referentes de este blog: Carlo Ginzburg. El historiador italiano ya lo avisa: «Hoy, en una era de big data, un proyecto como este puede parecer irrelevante. Más aún dado que el documento del que partimos es excepcional (aunque no único). ¿Pero excepcional en qué sentido?».  Se verá…

Sea como fuere, el libro se titula Old Thiess, a Livonian Werewolf: A Classic Case in Comparative Perspective (University of Chicago Press),  con Ginzburg acopiado con Bruce Lincoln.

Veamos la presentación:

«En 1691, un campesino de Livonia conocido como Old Thiess anunció audazmente ante un tribunal de distrito que era un hombre lobo. Sin embargo, insistió en que lejos de ser un monstruo diabólico, era uno de los «sabuesos de Dios», feroces guardianes que luchaban contra brujos, brujas e incluso Satanás para proteger los campos, los rebaños y la humanidad -una afirmación desconcertante que atrajo la atención de los jueces de entonces y que todavía llama la atención de los historiadores de hoy.

En este libro, los eminentes eruditos Carlo Ginzburg y Bruce Lincoln ofrecen una visión comparada única del juicio y del sorprendente testimonio de Old Thiess. Presentan la primera traducción al inglés de la transcripción del juicio, en la que se puede escuchar la propia voz del hombre, antes de pasar a análisis posteriores del evento, que van desde los esfuerzos para conectar Old Thiess con las prácticas chamanísticas hasta el argumento de que estaba reaccionando contra los crueles estereotipos del «hombre lobo livoniano» que cierta élite germana usaba para justificar su dominio sobre el campesinado báltico. Mientras Ginzburg y Lincoln debaten sus propias perspectivas y las del otro, también reflexionan sobre cuestiones más amplias de teoría, método y política históricas. Parte reproducción de la fuente, parte discusión de los pensamientos de los historiadores sobre el caso y parte diálogo sobre los méritos y los peligros de sus diferentes enfoques metodológicos, Old Thiess, a Livonian Werewolf abre una nueva visión de un hecho histórico notable y, a través de él, de la propia disciplina histórica».

En efecto, el volumen consta de: dos introducciones, debidas a cada uno de los autores; la transcripción del juicio; varios textos de Ginzburg sobre el asunto, ya publicados; otro de Lincoln;  diversas cartas y conversaciones mantenidas por ambos a partir de lo anterior; y un par de apéndices.  Todo ello, por supuesto, se detalla en la web del editor.

En ese sentido, así empieza la introducción de Lincoln:

«Aunque los hombres lobo abundan en el folclore, la ficción, el cine y los rumores, relativamente pocas personas han sido acusadas formalmente de ser hombres lobo, y son aún menos las que han aceptado esa palabra como una descripción precisa de sí mismas. La mayor parte de nuestra información para tales realidades proviene de los registros judiciales conservados, que preservan menos de trescientos casos. Y como la mayoría de los acusados de cualquier tipo, la mayoría de los hombres lobo acusados inicialmente negaron los cargos. Sin embargo, cuando los torturaban, confesaban regularmente, haciéndose eco y, por tanto, reforzando los estereotipos aprendidos y populares. Acumulativamente, estos registros permiten a un historiador comprender lo que los teólogos y juristas europeos de principios del período moderno creían sobre los hombres lobo, el poder que estas personas tenían para proyectar esas creencias en otros y el precio que algunas almas pobres pagaban como resultado. El caso que nos ocupa es sorprendentemente diferente.

En octubre de 1691, un anciano campesino letón se sentó pacientemente mientras esperaba para testificar en el juicio de un aldeano acusado de robar en la iglesia local. Sin embargo, antes de que pudiera hacerlo, otro testigo se rió de la idea de que este hombre hiciera un juramento solemne, ya que era comúnmente conocido como un hombre lobo. Y cuando el hombre, conocido por todos como «Old Thiess» (un apodo para Mātiss, el equivalente letón de Matthew), confirmó que era así, el tribunal volvió su atención hacia él.

Siguieron horas de preguntas y respuestas en una lucha de alto riesgo entre fuerzas decididamente desiguales. Por su parte, los jueces, y luego el pastor del pueblo, presionaron a Thiess para que reconociera que, como hombre lobo, se había entregado al diablo. Este lo negó rotundamente, mientras admitía que podía transformarse en lobo y que, junto con otros hombres lobo, había robado ganado de esa forma. Sorprendentemente, describió cómo su banda de hombres lobo entraba en el infierno en ciertas épocas del año, pero no para servir a Satanás, como insistieron los jueces, sino para luchar contra él, de lo que dependía el bienestar de las personas, los rebaños y las cosechas.

Thiess buscó no solo negar la acusación específica, sino corregir los prejuicios de sus acusadores e instruirlos sobre la verdadera, benevolente y claramente no satánica naturaleza de los hombres lobo, un grupo que él entendía mucho mejor que ellos. En ocasiones, los jueces eran sorprendidos por las explicaciones del viejo; en otras, reaccionaban con diversión, curiosidad, confusión y frustración. Incapaces de obtener una confesión o de presentar pruebas que confirmaran el punto clave de la colusión diabólica, no lograron llegar a un veredicto sobre «un caso tan difícil y dudoso». En consecuencia, decidieron revisar el caso en una sesión posterior del tribunal, con diferentes jueces presidiéndolo. Aparentemente, esos jueces basaron su veredicto en la transcripción del juicio, que, afortunadamente para nosotros, se conservó en los archivos del tribunal».

Y así inicia Ginzburg la suya:

«Este libro puede describirse como un experimento histórico que parte de un solo documento y explora sus posibles contextos. Como observó Marcel Mauss, «un solo caso analizado en profundidad será suficiente para proporcionar la base para una comparación exhaustiva». Hoy, en una era de big data, un proyecto como este puede parecer irrelevante. Más aún dado que el documento del que partimos es excepcional (aunque no único). ¿Pero excepcional en qué sentido?

En comparación con la evidencia masiva y heterogénea (literaria, judicial, médica, etc.) sobre hombres lobo que data de la antigüedad griega y romana, el juicio de 1691 de Old Thiess, un campesino letón, es excepcional tanto como documento como por su contenido, por lo que es doblemente anómalo. Pero, como Thomas Kuhn argumentó en su famoso libro La estructura de las revoluciones científicas, las anomalías pueden identificar las limitaciones de un paradigma científico bien establecido, allanando el camino para la construcción de un nuevo paradigma. Incluso si las implicaciones de nuestro experimento fueran mínimas, su legitimidad no debería ser cuestionada.

Sin embargo, se ha objetado que la categoría de «hombres lobo» es engañosa en sí misma, ya que combina arbitrariamente fenómenos locales que difieren en sus detalles. En principio, tal objeción parece dudosa, ya que cada palabra que usan los historiadores tiene algo más más que dimensiones locales. Sin embargo, debe admitirse que, aunque la voz de Thiess es filtrada por un notario y posiblemente por un traductor, el discurso que figura en la transcripción de su juicio involucra algunas categorías emic, y no solo etic, por usar la familiar distinción entre lingüistas y antropólogos de las categorías de actores y observadores. ¿Cómo podemos acercarnos a la voz singular de Thiess?

Es necesaria una observación preliminar: la distinción entre las categorías etic y emic abre una serie de cajas chinas, no una simple dicotomía. En un pasaje de su Otia imperialia, Gervase de Tilbury (1155–1234) escribió: “En Inglaterra a menudo hemos visto hombres transformarse en lobos según las fases de la luna. Los galos llaman gerulfi a los hombres de este tipo, mientras que el nombre en inglés para ellos es werewolf, siendo were el equivalente en inglés de vir [‘hombre’] «.

© University of Chicago Press


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.