El poder del carisma en la era revolucionaria

Siempre son esperados los libros de David A. Bell, así que saludamos con complacencia su más reciente aportación: Men on Horseback: The Power of Charisma in the Age of Revolution (Farrar, Straus and Giroux).

Así se presenta:

«En Men on Horseback, el historiador de Princeton, David A. Bell, ofrece una interpretación nueva e impresionante de la política moderna, argumentando que la historia de la democracia es inextricable de la historia del carisma, su misma sombra.

Bell comienza con el Pasquale Paoli de Córcega, un ícono de la virtud republicana cuyas hazañas alguna vez fueron famosas en todo el mundo atlántico. Paoli se convertiría en una señalada influencia tanto en la América de George Washington como en la Francia de Napoleón Bonaparte. A su vez, Bonaparte exaltaría a Washington aun cuando él fabricara una forma de liderazgo completamente diferente. En el mismo período, Toussaint Louverture buscó hacer realidad los ideales revolucionarios franceses de libertad e igualdad para el pueblo esclavizado de lo que se convertiría en Haití, solo para ser traicionado por el propio Napoleón. Simón Bolívar fue testigo de la coronación de Napoleón y luego buscó refugio en el Haití recientemente independiente mientras luchaba por liberar a América Latina del dominio español. Al rastrear estas historias y sus interconexiones, Bell teje una fascinante historia del poder y de su capacidad de hipnotizar.

Finalmente, Bell cuenta la historia crucial y descuidada de cómo se reinventó el liderazgo político para un mundo revolucionario que quería prescindir de reyes y reinas. Si los líderes ya no gobiernan por derecho divino, ¿qué subyace a su autoridad?, ¿el valor militar?, ¿el consentimiento de la gente?, ¿sus propias cualidades divinas? Todos los sujetos de Bell lucharon con esta pregunta, aprendiendo del ejemplo del otro mientras lo hacían. Eran hombres a caballo que buscaban ser hombres del pueblo; como muestra Bell, la democracia moderna, el militarismo y el culto al hombre fuerte surgieron juntos.

Hoy, con el atractivo y la durabilidad de la democracia bajo amenaza en todo el mundo, el relato de Bell de su gemelo oscuro es oportuno y revelador. A pesar de todos sus peligros, no se puede prescindir del carisma; a la postre, Bell ofrece un conmovedor requerimiento para reimaginarlo como una fuerza animadora para bien en la política de nuestro tiempo».

Así empieza la introducción:

«¡Vaya! Se apoya sobre el mundo estrecho
Cual coloso. Nosotros ¡pobres hombres!
Bajo sus grandes piernas caminamos
En pos de deshonrosas sepulturas.

Julio César, Acto I, Escena II

Cuando el personaje de Shakespeare, Casio, usó estas palabras para describir a Julio César, evocó uno de los mitos más duraderos en la cultura humana: hay gigantes entre nosotros, titanes, héroes, Übermenschen. Pueden ser mortales, pero hay algo en ellos, sin embargo, que parece milagroso y sobrenatural. Tienen un genio extraordinario, visión, coraje, fuerza, virtud, puro magnetismo. Parecen arder con una llama que deja al resto de la raza humana luciendo fría y gris. En una palabra, y es una palabra que literalmente significa «un don de la gracia divina», tienen carisma.

Pero leamos el resto del discurso de Casio, que este conspirador febril y ansioso, de «mirada magra y hambrienta», hace ante una audiencia única: su compañero senador romano Marco Junio Bruto. Casio no ha venido a alabar a César, y su descripción de César como un coloso viene recubierta de una ironía espesa y penetrante. Para Casio, César es un hombre como cualquier otro, a pesar de su gran reputación. La idea de que César es un superhombre lo alarma y lo repugna. Recuerda episodios en los que César (que ya envejecía en la obra) se mostró débil e indefenso, como una «niña enferma», y concluye, en un tono de fuerte sarcasmo, «Y este hombre ahora se ha convertido en un dios». Llamar a César un dios es una blasfemia; llamarlo rey, traición. Si César vive, y los romanos lo elevan a la dignidad real o divina, entonces la República, en opinión de Casio, morirá. El carisma de César es algo falso y peligroso, y la intención de Casio es alistar al vacilante Bruo, el protegido de César, en la conspiración contra él.

Y, sin embargo, como suele ser ocurrir con Shakespeare, las palabras tienen un poder que va más allá de las intenciones de los personajes. Casio quiere ridiculizar a César, traer al falso dios a la tierra, aplastar al ídolo. Pero su descripción de César como un coloso que domina el mundo estrecho es magnífica, y cuando sus punzantes condenas a César se han desvanecido de la memoria, estas palabras permanecen, cual recordatorio brillante del mito que Casio quiere tan desesperadamente exponer como una mentira.

Tanto el atractivo como los peligros del carisma señalados por Casio permanecen con nosotros hoy. En todo el mundo, tanto en estados democráticos como autocráticos, existe un anhelo perenne por líderes con un atractivo magnético y habilidades extraordinarias que puedan unir a comunidades viciosamente divididas, superar problemas aparentemente insolubles y, por la fuerza de la personalidad, dar un nuevo comienzo a naciones enteras. Pero el carisma también genera ansiedad, especialmente en las democracias. Las democracias modernas se enorgullecen de ser gobiernos de leyes. ¿Qué sucederá si tratamos a las personas comunes, limitadas y tal vez incluso corruptas y criminales como sobrehumanas, convirtiéndolas en ídolos? ¿Qué pasa si la intensidad de la atracción lleva a países enteros a seguir a tales líderes a ciegas, sin cuestionamientos, incluso cuando se burlan las constituciones, se pisotean los derechos humanos, las minorías son oprimidas y asesinadas, y las naciones marchan a la guerra?

Las democracias sospechan particularmente de los líderes carismáticos. Sin embargo, paradójicamente, el anhelo por tales líderes adquirió una nueva importancia y una nueva y distinta forma durante el mismo período que fue testigo de los primeros movimientos de la democracia moderna: con el siglo XVIII y principios del XIX. Fue durante el momento de la extraordinaria fermentación intelectual que ahora llamamos Ilustración, y luego en las grandes revoluciones que se extendieron por gran parte del mundo occidental entre 1775 y la década de 1820, cuando formaron las poderosas formas de carisma político que conocemos hoy en día. Estas formas de carisma plantearon desafíos a la democracia, pero también estaban simbióticamente vinculadas a ella. De hecho, de este período en adelante, las historias de carisma y democracia se han unido en su propia versión política de doble hélice. Lo han hecho gracias a una transformación revolucionaria en la relación entre la gente común y sus líderes políticos que comenzó en el siglo XVIII pero que nunca se ha entendido completamente. Esa transformación es el tema de este libro.

(…)».

© Macmillan /  David A. Bell


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.