Israel: Un ejército como ningún otro

Si se me permite, diré que uno de los volúmenes de interés (polémico) de esta temporada es An Army Like No Other. How the Israel Defense Force Made a Nation (Verso), de Haim Bresheeth-Zabner.

El libro dice tratar de:

«El ejército israelí, llamado oficialmente Fuerzas de Defensa de Israel (FDI), fue establecido en 1948 por David Ben-Gurion, el primer Primer Ministro de Israel, quien creía que «toda la nación es el ejército». En su opinión, las FDI iban a ser un ejército como ningún otro. Era el instrumento que podía transformar una población diversa en un pueblo nuevo. Desde la fundación de Israel, por tanto, las FDI han sido la institución más grande, rica e influyente en la sociedad judía de Israel y el vivero de su clase dominante social, económica y política.

En esta fascinante historia, Bresheeth-Zabner traza la evolución de las FDI desde la Nakba hasta las guerras en Egipto, Líbano, Irak y los continuos asaltos a Gaza, mostrando que el Estado de Israel se ha formado a partir de sus guerras. También da cuenta de sus propias experiencias como joven recluta durante la guerra de 1967. Sostiene que el ejército está integrado en todos los aspectos de la vida y la identidad diarias. Y que no deberíamos verlo simplemente como una fuerza de combate que goza de reputación internacional, sino como la institución ideológica, política y financiera central de la sociedad israelí. Como consecuencia, tenemos que reconsiderar nuestras suposiciones sobre cómo sería cualquier tipo de paz».

Leamos, además, un extracto:

«Soy hijo de dos sobrevivientes del Holocausto del sur de Polonia que, como la mayoría de los judíos polacos antes de 1939, rechazaron la llamada sionista, apoyando en cambio a la socialista Unión General de Trabajadores Judíos; como la mayoría de los judíos, ambas consideraban al polaco y al yiddish como sus idiomas y culturas. Mis padres fueron sacados a la fuerza del gueto controlado por los nazis en Ostrowiec Świętokrzyski para llevarlos al cercano campo de exterminio de Auschwitz en junio de 1944, después de que el resto de sus familiares fueran aniquilados en Treblinka durante 1943. Reducidos a horribles esqueletos, fueron obligados a marcharse a otros campos en enero de 1945, cuando el Ejército Rojo se acercaba a Auschwitz. Mi madre fue liberada de Bergen-Belsen por los británicos en abril de 1945; su peso en ese momento se registró en treinta y cuatro kilogramos y sufría de fiebre tifoidea avanzada. Mi padre fue liberado por el ejército estadounidense de Gusen II, un subcampo de Mauthausen, el 8 de mayo de 1945. Su peso registrado era de treinta y dos kilogramos. Se casaron en un campo de desplazados de Turín en octubre de 1945. Nací en Roma, apátrida, un año después.

Al no haber podido asegurar el pasaje a otro lugar, mis padres decidieron emigrar a Israel en mayo de 1948, una opción que de otro modo no hubieran considerado. En el barco, mi padre se negó a recibir entrenamiento armado. Después de lo que había experimentado, no estaba preparado para derramar sangre, ni la suya ni la de nadie más. A su llegada a Haifa fue arrestado de inmediato por insumiso; pudo haber sido el primero, o uno de los primeros, objetores de conciencia.

Mi madre y yo fuimos encarcelados en Athlit, un campo de prisioneros construido por las autoridades del Mandato, utilizado luego para albergar inmigrantes. Mi padre resistió durante algunas semanas, pero luego de darse cuenta de que podría pasar años en prisión, accedió a servir como médico desarmado y fue enviado a una de las peores batallas de 1948, en la zona de Latrun, en la que perecieron casi 2.000 israelíes, en su mayoría del sobrevivientes del Holocausto; también lo hizo un gran número de tropas jordanas. Muchos fueron enterrados en fosas comunes; recién llegados, se desconocían sus identidades.

Nunca sabré cómo sobrevivió mi padre a este infierno. Nunca me habló de ello ni admitió que se había negado a servir en el ejército; más tarde, cuando me convertí en oficial de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI), le avergonzaba contármelo. Solo conozco esta parte de su historia porque su hermano comunista, que lo admiraba por su postura, me lo contó; quería que yo apreciara el coraje de mi padre. Esta revelación me afectó profundamente.

Crecí en Jebaliya, una pequeña ciudad moderna contigua a Jaffa, que fue limpiada por la fuerza de sus habitantes árabes por Etzel (Irgun, la milicia sionista de derecha) incluso antes de que expirara el Mandato. Solo unos pocos árabes lograron permanecer, convirtiéndose en los renuentes y discriminados cautivos del Estado judío. El vecindario estaba poblado exclusivamente por sobrevivientes del Holocausto de entre veinte y treinta años, y ninguno de los muchos niños tenía abuelos. Vivíamos, como todo el mundo, en una casa que había sido el hogar de una familia palestina. Yosefa Loshitzky describe con precisión este proceso:

Muchos sobrevivientes del Holocausto fueron, por una cuestión de política gubernamental, asentados en hogares palestinos evacuados en ciudades árabes como Jaffa, Haifa, Lod y Ramala, injertando así por la fuerza la memoria del Holocausto en la memoria nacional palestina y vinculando simbólicamente el Holocausto de los judíos (en su mayoría judíos polacos) a la Nakba palestina.

(…)».

© 2020 Verso Books / Haim Bresheeth-Zabner / LITHUB


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.