Historia de los feminismos en Francia (de 1789 al presente)

Conectamos hoy con la entrada previa. Lo hacemos con Bibia Pavard, Florence Rochefort y  Michelle Zancarini-Fournel, quienes firman un volumen en el que abocan sus diversos seminarios en l’École des hautes études en sciences sociales:  Ne nous libérez pas, on s’en charge. Une histoire des féministes de 1798 à nos jours (La Découverte).  El libro no es un mero manual al uso, tal como exponen las autoras en las primeras páginas del volumen:

«!No nos liberéis, ya nos encargamos nosotras! Este lema parece haber atravesado los siglos. Nos devuelve a la imaginación las tejedoras de la Revolución Francesa, las petroleras de la Comuna o las mujeres en lucha de los 70. Evoca a todas las «viragos» que salieron de su cocina gritando su rabia por las calles. Las feministas desafían la división tradicional entre la esfera privada, reservada a las mujeres, y la esfera pública, reservada a los hombres. Trastornan las identidades de género, rompiendo con el prudente papel del ángel del hogar para asumir el de mujer poderosa y violenta. Este lema también subraya el potencial revolucionario de las revueltas de mujeres que se organizan de manera autónoma para promover sus derechos y libertades, y más tarde también el de las luchas de las minorías sexuales por su liberación. Cambiar las líneas de los roles atribuidos a cada sexo equivale a alterar el orden social y cuestionar las desigualdades de clase y raza. Este lema finalmente enfatiza la continuidad de las luchas, constantemente actualizadas por las nuevas reclutas que toman la antorcha, como muestran los movimientos actuales post-MeToo. Nuestro proyecto es informar sobre esta tremenda energía.

Este libro nace de un encuentro entre tres historiadores que, desde 2013, dirigieron un seminario sobre la sociohistoria de los feminismos dentro del máster de Género, Política y Sexualidades de la EHESS. Tres miradas, tres generaciones, tres caminos diferentes para un deseo común de ofrecer un relato renovado de la historia de los feminismos en Francia. Nos motivó la fuerte demanda de los estudiantes de material histórico accesible y aleccionador sobre las perspectivas políticas de hoy. ¿Cómo surgieron los feminismos? ¿Qué vínculos mantienen con las movilizaciones de mujeres revolucionarias y contra la esclavitud? ¿Deberíamos hablar de “feminismo burgués”? ¿En qué contextos surgieron los feminismos negros? ¿Fueron todas las feministas colonialistas? ¿Existen feminismos religiosos? ¿Cómo encajan los movimientos no heterosexuales (definidos por el acrónimo LGBTQIA+ para lesbianas, gays, bisexuales, trans, queer, intersexuales, asexuales + otros) y los movimientos feministas? ¿Es reaccionario el feminismo institucional? ¿Qué le hace el género a los feminismos? ¿Qué revela MeToo sobre la resistencia de las mujeres como sujetos políticos? ¿Qué hay de nuevo en el feminismo hoy? ¿Cómo se relacionan los feminismos con la historia colonial de Francia y cómo encajan en las circulaciones transnacionales?

El principio mismo de la sociohistoria consiste en situarse en una problemática inspirada en los desafíos del presente para restaurar su genealogía. Nuestros enfoques y sensibilidades complementarios también nos han llevado a acercarnos a los feminismos en plural, en su diversidad, entendidos al mismo tiempo como movimientos sociales, identidades políticas y corrientes de pensamiento. Nuestro enfoque no plantea a priori una definición única de feminismo, sino que ofrece análisis contextuales de cómo mujeres y hombres han considerado las desigualdades de género, la opresión específica de las mujeres y han desplegado una pluralidad de estrategias con el objetivo de abolirlas.

La palabra feminismo no apareció hasta 1872, de la poco halagadora pluma de Alexandre Dumas hio, siempre en busca de escándalos. Designaba peyorativamente a los partidarios de la igualdad de género como hombres «afeminados», de acuerdo con el vocabulario médico de la época, antes de que Hubertine Auclert le diera la vuelta al estigma y lo aprovechara para designar su propia lucha militante. Ahora es común usar el término retroactivamente para referirse a todas las luchas por la igualdad y la libertad de los sexos.

Durante más de dos siglos, los feminismos que nos proponemos analizar han abarcado diferentes formas de desafiar la dominación masculina y las normas de género. Incluyen revueltas individuales y colectivas, dan lugar a diferentes tipos de movilizaciones en favor de la igualdad de género, de los derechos de las mujeres y de sus libertades, para imponer nuevas relaciones de género. ¿Cómo distinguir y calificar corrientes que a veces se oponen entre sí? Porque la historia de los feminismos es también la de los conflictos, dentro de nebulosas contestatarias feministas, entre elecciones políticas y estratégicas, sensibilidades políticas, identitarias, culturales y sobre cuestiones sociales. Estas nebulosas nunca han creado fronteras estancas en relación con las diversas movilizaciones de mujeres por sus derechos particulares. La noción de «nebulosa» se puede trasponer a diferentes épocas. Refleja diversidad de referencias según el contexto y la heterogeneidad de las movilizaciones. Permite enfatizar tanto la importancia del disenso dentro de las movilizaciones feministas (las distintas corrientes, las múltiples protagonistas y familias de pensamiento, organizadas en varios polos desde el más institucional al más contestatario), como también sobre fuerzas de convergencia que permiten forjar un movimiento social y político en torno a grandes causas comunes.

Dos preguntas han venido a orientar nuestra discusión en particular: los vínculos entre feminismos, género y política, por un lado, y la interseccionalidad, es decir, el entrelazamiento de múltiples dominaciones, por el otro.

(…)».

© Éditions La Découverte


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.