Lisa Z. Sigel: El porno casero en la vida sexual americana

Ayer tratamos en este blog el volumen de Marzio Barbagli sobre sexualidad y amor venal, momento que aprovechamos para mostrar otra novedad de tema relacionado, más en concreto el volumen The People’s Porn. A History of Handmade Pornography in America (Reaktion / Chicago UP). Lo firma la historiadora Lisa Z. Sigel, como no podía ser de otro modo, dada su amplísima dedicación a este excitante asunto. Ambos sellos lo presentan de parecido modo diciendo:

«The People’s Porn, la primera historia de la pornografía estadounidense hecha a mano y casera, ofrece trasfondo histórico de la explosión de la pornografía amateur en la web. Al hacerlo, proporciona un contrapeso muy necesario para los argumentos ahistóricos e ideológicos que dominan la mayoría de las discusiones sobre la pornografía.

Los críticos tienden a centrarse en materiales producidos en masa y afirman que la pornografía está plastificada o mercantilizada. En contraste, la eminente historiadora Lisa Z. Sigel analiza lo que la gente hizo, más que lo que compró, revelando cómo la gente pensaba por sí misma sobre la sexualidad. También explora períodos en los que estos artefactos sexuales fueron ridiculizados, saqueados y destruidos, proporcionando un documento único de objetos raros de los siglos XIX y XX. Balleneros y artesanos, prisioneros y activistas, afroamericanos y feministas, todos hicieron su propia pornografía. A lo largo de toda esta amplia producción, The People’s Porn desafía las ideas preconcebidas, ya que cuenta una historia nueva y fascinante sobre la historia sexual estadounidense».

Dicho lo cual, como no tenemos extracto al que acudir, propongo la lectura de su «Flagrant Delights» o bien un vistazo a su «Handmade and Homemade: Vernacular Expressions of American Sexual History«, que empieza así:

«Una talla de madera en un campamento maderero de Maine muestra a una mujer desnuda acariciando un gran dedo índice apuntando hacia arriba unido a una mano. La figura descansa sobre una pila de libros, erguida para se pueda agarrar el dedo de la mejor forma, como se haría con un amante, metiéndolo entre sus piernas y pechos. En esencia, la mujer se manosea mientras demuestra que los libros son claramente buenos para la masturbación. El artista que talló la figura fusionó dos chistes igualmente efectivos: uno visual y otro textual. No está mal para un poco de humor ladino entre leñadores de un campamento maderero. La pieza, tallada y pintada a finales del siglo XIX o principios del XX, trata la estimulación digital con un humor burlón que contradice la mayoría de los registros publicados sobre la práctica; las exposiciones, las investigaciones médicas y las novelas pornográficas publicadas en el siglo XIX tienden a tratar el sexo con gran seriedad. En contraste, este objeto muestra un registro emocional ignorado en fuentes más tradicionales para la historia de la sexualidad.

Quiero sugerir que si reconocemos la diversidad de expresiones pornográficas, desde productos comerciales hasta objetos locales y caseros como una talla en los bosques de Maine, entonces podemos comenzar a esbozar los rincones ocultos de la tradición pornográfica estadounidense y su influencia sobre la historia de la sexualidad. Si bien es cierto, como explica Helen Lefkowitz Horowitz, que la destrucción de materiales eróticos ha contribuido a un «déficit o silencio que ha distorsionado nuestra comprensión del pasado», ella y otros historiadores se han centrado en la destrucción a gran escala de la pornografía comercial por parte de los cruzados antivicio, pasando por alto los objetos hechos a mano y caseros que esos cruzados nunca encontraron. Estos objetos revelan la existencia continuada de una tradición vernácula robusta y ruidosa que con frecuencia se ha pasado por alto.

La historiografía de la pornografía ha sido moldeada por una serie de errores y omisiones. Aunque muchos académicos reconocen la forma en que las nuevas tecnologías han creado un cuerpo de pornografía amateur (cámaras de video y ordenadores de bajo coste que han permitido a las personas generar, cargar e intercambiar grandes cantidades de material pornográfico en todo el mundo), los historiadores no han entrado a discutir sobre las obras de aficionados. De hecho, los historiadores sólo recientemente han pasado del examen de la censura y la obscenidad al examen de la pornografía; lo que han encontrado no se ha integrado bien en la comprensión actual del género o en la comprensión más amplia de la historia de la sexualidad. Para agravar aún más la confusión, los historiadores no han diferenciado claramente la demanda de la oferta y, en cambio, han asumido que el la pornografía que la gente compraba era la pornografía que quería. Pero sin cartas, memorias, autobiografías y otros documentos, ¿cómo pueden los historiadores detallar la demanda del lector en el pasado? Las lagunas en el registro de archivo hacen imposible que los académicos respondan a preguntas básicas sobre la historia de los usuarios de pornografía. ¿Quién leía pornografía? ¿Eran hombres o mujeres, ricos o pobres? ¿Cómo leyeron? ¿Se identificaron con los personajes masculinos, femeninos o con ambos? ¿Las personas eligieron materiales pornográficos para satisfacer sus fantasías o se conformaron con lo que encontraron? ¿Los motivos en lo que encontraron dieron forma a sus deseos, o los motivos articulaban deseos que ya existían? ¿Cómo entendieron los lectores los materiales? ¿Los trataron como ficciones o los ordeñaron en busca de conocimientos sexuales? Si podemos responder a estas preguntas, podremos comprender mejor la historia de las fantasías sexuales de las personas.

(…)».

En fin, si no están satisfech@s, pueden ojear la aclaratoria reseña de Eric Aldrich, quien nos recuerda la importante distinción entre porno hecho a mano y porno casero. Nos señala, pues, que en este libro la pornografía casera significa fotografía y video; mientras que hecho a mano se refiere a artes, artesanías y objetos. The People’s Porn se centra únicamente en esta última.

© Lisa Z. Sigel /  University of Chicago Press / University of Texas Press


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.