La información: Un compendio histórico

Sin mayores preámbulos, presentamos hoy un volumen enciclopédico: Information: A Historical Companion (Princeton UP), editado por Ann Blair, Paul Duguid, Anja-Silvia Goeing y Anthony Grafton. Poco más se puede pedir. Y así lo presenta el editor:

“Gracias a los avances tecnológicos modernos, ahora disfrutamos de un acceso aparentemente ilimitado a la información. Sin embargo, ¿cómo se volvió tan central la información en nuestra vida diaria y cómo su procesamiento y almacenamiento hizo posible nuestra era basada en datos? Este volumen es el primero en considerar estas preguntas en detalle, rastreando el surgimiento global de prácticas de información, de tecnologías y de otros asuntos, desde la era premoderna hasta el presente. Con entradas que abarcan desde archiveros hasta algoritmos y desde escribas hasta vigilancia, esta es la referencia definitiva sobre cómo la información ha dado forma y ha sido moldeada por las sociedades.

Escrito por un equipo internacional de expertos, las contribuciones inspiradoras y originales en formato largo y corto del libro reconstruyen el surgimiento de los enfoques humanos para crear, administrar y compartir hechos y conocimientos. Trece capítulos completos analizan el papel de la información en épocas y regiones fundamentales, con especial énfasis en Europa y América del Norte, pero también con un tratamiento sustantivo de otras partes del mundo, así como las interconexiones globales actuales. A continuación, aparecen más de 100 entradas alfabéticas, que se centran en herramientas, métodos y conceptos específicos, desde monedas antiguas hasta el memorando de la oficina, desde la censura hasta el plagio. El resultado es una colección amplia y profundamente inmersiva que atraerá a cualquiera que se sienta atraído por la historia que esconde nuestra manía moderna por una existencia informada”.

Digamos además que la Universidad de Harvard ofrece una página complementaria (Additional Materials and Updates) donde se puede revisar el índice, ilustrarse con la bibliografía o seguir el enlace de Jeremy Norman’s Timeline of History of Information, con sus más de cuatro mil entradas.

Dicho lo cual, la introducción, a cargo de P. Duguid, empieza así:

Information: A Historical Companion explora cómo la información ha dado forma y ha sido moldeada por la sociedad humana a lo largo de las épocas pasadas y presentes. Ofrece a los lectores visiones de la historia a través del lente de la información y visiones de la información a través del lente de la historia.

Tal proyecto puede parecer paradójico. En 1964, el estudioso de los medios Marshall McLuhan declaró su “era de la información”. La idea fue ampliamente aceptada, de modo que en la década siguiente un anuncio de IBM podía proclamar: “Información: hay un acuerdo creciente de que es el nombre de la época en la que vivimos”. Ambos anuncios pusieron la información en primer plano, pero en el proceso sugirieron que ésta y las tecnologías de la información relacionadas del tipo que hacía IBM habían creado una ruptura fundamental con el pasado. La historia, según estos y otros relatos similares, puede parecer retrógrada, irrelevante para la información prospectiva. Este libro se basa en la creencia de que, contrariamente a la afirmación de IBM, se podría razonablemente afirmar que el “acuerdo creciente” apunta a otro camino. Desde la década de 1970, los libros, las conferencias y los cursos universitarios han mostrado un interés creciente por la información de épocas anteriores. En el proceso, un creciente cuerpo de investigación centrada en la información ha arrojado nueva luz sobre el pasado y el presente, uniendo los dos en lugar de separarlos. De hecho, a medida que este libro se imprime, también se están imprimiendo otras dos colecciones importantes, Information Keywords y Literary Information in China: A History. Juntos, esos volúmenes y éste revelan la notable variedad de enfoques y temas de la historia de la información que están suscitando interés y entusiasmo dentro y fuera de la academia.

Por su parte, este libro reúne a investigadores que se han involucrado directamente con la información en un contexto histórico para ilustrar tanto a los académicos como a los lectores en general sobre la amplitud y la profundidad de estas perspectivas en desarrollo. Los colaboradores observan el surgimiento a lo largo de la historia de nuevas prácticas, tecnologías e instituciones de información a medida que se desarrollaron para abordar los desafíos informativos de su época. En particular, analizan los momentos de confrontación y transición -comenzando, por ejemplo, con el legendario encuentro de Colón con las sociedades caribeñas en 1492- para revelar cómo abordarlos como parte de una historia de información proporciona una nueva perspectiva sobre cómo se desarrollaron en ese momento y sobre cómo podrían entenderse mejor hoy. Desde este punto de partida, los trece largos artículos de la parte primera del libro presentan una narrativa acumulativa que trae al presente esta exploración de la información en la historia. Las 101 entradas breves de la segunda parte examinan en profundidad temas particulares que son fundamentales para tal exploración. Juntos, los colaboradores de Information: A Historical Companion muestran cómo la información y la tecnología de la información fueron cruciales para épocas anteriores, como lo son hoy en día.

(…)”.

En efecto, el primer capítulo (Premodern Regimes and Practices), a cargo de Anthony Grafton, se inicia del siguiente modo:

“El 6 de noviembre de 1492, Cristóbal Colón estaba explorando Cuba. En su diario registró lo que le contaron los habitantes nativos: información que lo llenó de emoción. “Dijeron, por señas”, que podía encontrar cerca bastante canela y pimienta, muestras de las cuales habían traído y enseñado. Un par de días antes, los ancianos habían informado que los lugareños usaban oro “en el cuello, orejas, brazos y piernas, así como perlas”. Es cierto que también se enteró de que “lejos, había hombres con un solo ojo y otros con narices de perro que eran caníbales, y que cuando capturaban a un enemigo lo decapitaban y se bebían su sangre, y le cortaban las partes íntimas”, Incluso este informe poco prometedor no consternó a Colón. Por el contrario, confirmó lo que había creído y esperado desde que llegó a tierra en octubre: que había llegado, viajando hacia el oeste a través del Atlántico, a las Indias, cerca de China, “la tierra del gran Cham”.

Colón sabía dónde estaba: en o cerca de las fuentes orientales de los dos grandes conjuntos de rutas comerciales que traían lujos del este a la cristiandad latina y que comerciaban bienes y dinero de la cristiandad latina al este: la Ruta de la Seda y la Ruta de las Especias. Ambas habían funcionado, de forma más o menos regular, desde los primeros siglos de la Era Común. Ambas habían generado riqueza para quienes creaban seda y recolectaban especias para vender y para los numerosos intermediarios que las llevaban al mercado. Y ambas habían sido fuentes de información de muchos tipos, sobre todo, desde las tierras lejanas hasta las propiedades de los alimentos y las especias. Pero ambas rutas habían sido interrumpidas, en el siglo XIII y después, por el surgimiento del poder mongol en las estepas de Asia central. En la época de Colón, ambas estaban dominadas por los comerciantes y poderes musulmanes, a quienes la mayoría de los cristianos consideraba enemigos, pero a quienes compraban, directa o indirectamente, lustrosos bienes de consumo. Cuando escuchó historias de oro, perlas y monstruos en su vecindad, supo que había llegado a la fuente de lujos de muchos tipos. Inmediatamente infirió que podría enriquecer a sus amos, los Reyes Católicos, tanto eliminando a los intermediarios como domesticando a los nativos y poniéndolos a trabajar productivamente”.

(…)”

Y el último capítulo, “Search”, de Daniel Rosenberg, comienza diciendo:

“En una conferencia en Australia en abril de 1998, dos estudiantes graduados de la Universidad de Stanford describieron el desafío de buscar información en la World Wide Web y una nueva herramienta llamada “Google” que habían diseñado para abordarlo. El desafío de la búsqueda en este dominio en evolución, como explicaron Sergey Brin y Larry Page, reflejaba a la vez el tamaño, el dinamismo y el carácter de la web. Aunque no tenía ni diez años, la web ya era grande y su crecimiento se estaba acelerando rápidamente. Se podría prever un momento en el futuro cercano en el que empequeñecería incluso la base de datos electrónica más grande entonces existente. Este fue el problema al que Brin y Page apuntaron cuando llamaron a su motor de búsqueda Google, evocando el término matemático “googol”, que significa diez elevado a la centésima potencia. Google fue diseñado para procesar lo que luego se llamaría big data. Fue construido específicamente para escalar con la web. También se creó para reflejar el dinamismo de la web. En contraste con los datos estructurados que se encuentran en las bases de datos tradicionales, la información en la web era heterogénea y no se ajustaba a categorías temáticas predeterminadas. Las técnicas más antiguas de recuperación de información diseñadas para buscar bases de datos fracasaron en este nuevo entorno. En 1998, escribieron Brin y Page, solo uno de los cuatro principales motores de búsqueda web comerciales podía encontrarse a sí mismo.

En retrospectiva, es reconfortante volver a leer el artículo de Brin y Page, “The Anatomy of a Large-Scale Hypertextual Search Engine“. Ofrece una instantánea notable del mundo justo antes de la aparición de Google y la web como la conocemos, ese último crepúsculo fugaz del siglo XX antes de que la búsqueda se volviera omnipresente en la vida cotidiana. Su artículo está lleno de detalles que ahora parecen encantadores y pintorescos, terriblemente siniestros y, a veces, ambos. Cuando Brin y Page lanzaron su primer rastreador en la web para recopilar e indexar todo lo que podían encontrar, muchos administradores de sistemas no tenían idea de qué hacer con los resultados que les estaba dando. “Resulta”, escriben Brin y Page, “que ejecutar un rastreador que se conecta a más de medio millón de servidores y genera decenas de millones de entradas de registro genera una buena cantidad de correos electrónicos y llamadas telefónicas … Casi a diario, recibimos un correo electrónico del tipo: ‘Vaya, miraste muchas páginas de mi sitio web. ¿Te gusta?’

(…)”.

© 2021 Princeton University Press. 



Citar este post
Anaclet Pons (2021, 15 febrero). La información: Un compendio histórico. C L I O N A U T A : Blog de Historia. Recuperado 29 de mayo de 2024, de https://doi.org/10.58079/mywh

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.