Éric Anceau: las élites francesas

Élites e intelectuales son un asunto querido y reiterado por escritores y escribientes franceses. Por eso, el tema no se agota nunca, como bien demuestra  Eric Anceau en Les élites françaises, des lumières au grand confinement (Passés Composés).

Esto dice el editor como paratexto:

«Las élites son hoy responsables de todo. ¿Siempre ha sido así? En este libro, con un enfoque inédito, Éric Anceau recorre desde 1720 hasta 2020 la gran historia de las élites francesas, desde la crisis del Antiguo Régimen hasta el drama sanitario del Covid 19, incluida la Revolución, el intento napoleónico de fusión de la Francia monárquica y la Francia republicana, las revoluciones de 1830 y 1848, el colapso del régimen de Napoleón III, el caso Dreyfus, el auge de los extremos en la década de 1930, la Segunda Guerra Mundial, la refundación gaulliana y, finalmente, las tensiones sociales de las últimas tres décadas.

Fresco extraordinario en la historia de Francia, este libro es también una reflexión magistral sobre la naturaleza de la relación entre las élites y el pueblo, que, según el autor, siempre ha estado marcada por la desconfianza».

Y así empieza y acaba la introducción:

«Las élites francesas ya estaban en debate, hace tres siglos, en la época de la Ilustración. Han sido objeto de debate desde entonces. Son objeto de más debate que nunca en la actualidad. ¡Para darse cuenta, basta con consultar el lugar que el mundo editorial y los medios de comunicación le han dedicado en los últimos años (revistas, programas de televisión, foros de internet)!

A estas élites se las responsabiliza de la crisis que atraviesa el mundo y más concretamente Francia y, más ampliamente, de todos los males contemporáneos con el colapso de los paradigmas de la posguerra, de la modernidad a la posmodernidad: exceso del sistema económico y financiero internacional, impotencia de las instituciones europeas, gestión de grandes miedos planetarios como la degradación acelerada del medio ambiente, los flujos migratorios, el terrorismo o la pandemia Covid-19, el triunfo de la inmediatez, las redes sociales y el todo es espectáculo, con la creciente impugnación dentro y fuera de un modelo francés basado en un Estado poderoso, de los principios republicanos como la laicidad, de las especificidades culturales y sociales. Los barómetros que miden el estado de ánimo de la opinión pública reflejan el pesimismo de las poblaciones, en particular la francesa, habitualmente en la cola de la clasificación, y su desconfianza hacia las élites dominantes. De hecho, parece que ya no tienen el control, que parecen haber renunciado a actuar; sin lugar a dudas están a la defensiva.

Fueron ampliamente cuestionadas durante la campaña presidencial de 2017, en particular por el candidato Emmanuel Macron, miembro él mismo del serrallo, que ganó prometiendo devolver la esperanza a los franceses, para re-encantar la política, para lograr un “mundo nuevo” en su libro programático Révolution. Un año después de su elección, estalló el movimiento de los chalecos amarillos que puso en tela de juicio el gobierno de las élites y que llevó al nuevo presidente de la República, autoproclamado «Júpiter», a admitir errores, a entablar un gran debate nacional y a prometer tanto reformar en profundidad estas mismas élites como involucrar a los ciudadanos en la toma de decisiones. Apenas unos meses después, Greta Thunberg, portavoz de una juventud movilizada por la causa ambiental, atacó violentamente a las élites gobernantes del mundo por su inacción climática en la plataforma de las Naciones Unidas e incluso entabló acciones legales contra cinco Estados, entre ellos Francia. Un cierto número de asuntos que afectaron a las élites llevaron a un nuevo florecimiento de libros que sugerían que, lejos de haber mantenido su promesa de reforma profunda de las élites, la «macronie» había amplificado el mal, acentuando así la desconfianza de los franceses . La falta de anticipación a la pandemia de Covid-19 y la gestión de una crisis, ciertamente sin precedentes en los últimos tiempos, han amplificado el fenómeno.

(…)

Como subraya Christophe Charle, la frase «élite» sigue siendo indudablemente la más cómoda porque «permite abarcar los diversos tipos de grupos gobernantes y dominantes que se han sucedido en Francia durante dos siglos y medio y cuyos nombres históricamente datados han cambiado con los regímenes”, y la forma plural más relevante, porque“ permite evocar su pluralidad en determinados momentos en el ámbito del poder y su legitimidad constantemente cuestionada”. El poder de élite puede ejercerse separada conjuntamente en las amplias esferas de la política, de la administración, de la economía, de los asuntos sociales y culturales. Las élites dominantes también generan contraelites que las desafían. Por eso también nosotros usaremos el plural «élites» como primer acercamiento, estando constantemente atentos, a lo largo de nuestro recorrido histórico, a los procesos de fusión o fragmentación que puedan afectarlas. Esta es también la razón por la que definiremos una élite, de manera bastante amplia, como un grupo siempre pequeño, que presenta una forma de coherencia y ejerce un poder y / o una influencia sobre un grupo social más grande o una sociedad, a nivel local, estatal, regional, incluso global».

© 2020 Humensis


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.