Marzio Barbagli: sexualidad y amor venal a través del tiempo

Marzio Barbagli, profesor ya emérito de la Universidad de Bolonia, nos propone esta temporada un muy interesante volumen, titulado Comprare piacere. Sessualità e amore venale dal Medioevo a oggi (Il Mulino), que el editor nos presenta diciendo:

«Vender el propio cuerpo se ha definido como la profesión más antigua del mundo, lo que significa que es una práctica que se origina en los apetitos fisiológicos primarios del hombre y que, por tanto, es inmutable. En realidad, el comercio sexual tiene una historia que evoluciona en el tiempo siguiendo las variaciones de la oferta y la demanda y bajo la influencia de múltiples factores: crece en la Edad Media con el desarrollo de las ciudades y la economía, se contrae en los países protestantes, florece con el desarrollo de los ejércitos, se expande en la era industrial, alcanza su punto máximo a fines del siglo XIX y declina en el siglo pasado. A través del mercado del sexo, del cual la prostitución masculina también es una parte importante, este libro narra la evolución de las costumbres sexuales estudiándolas en conductas, leyes, debate moral y religioso, en la evolución más general de la sociedad».

Así principia la introducción:

«No escuches a quienes dicen que es la profesión más antigua del mundo. Esta expresión, introducida en 1888 por Rudyard Kipling para relatar la historia de Lalun, una prostituta india, se ha establecido rápidamente en todo el mundo, convirtiéndose en un cliché utilizado tanto en el lenguaje culto como en el común. En ocasiones ha servido para ironizar sobre otras ocupaciones, como cuando el presidente de Estados Unidos, Ronald Reagan, dijo que “la política es la segunda profesión más antigua del mundo. Empiezo a pensar que se parece a la primera». Por supuesto, hay muchas otras ocupaciones e incluso más antiguas. Centrando la atención en solo una de ellas, la expresión de Kipling ha tenido tanto éxito porque vuelve a proponer sintéticamente dos viejas ideas. La primera es que el sexo mercenario es un fenómeno natural, indispensable para satisfacer la demanda constante de servicios eróticos y, por, tanto inevitable e ineliminable, estable, invariable, eterno. Es cierto que, como veremos, líderes religiosos y civiles, movimientos sociales y partidos políticos, gobiernos y parlamentos han intentado, a lo largo de los siglos, erradicar o al menos contener este fenómeno, pero el resultado de sus esfuerzos solo testimonia, según muchos, que la petición de abolir la prostitución surge de la «tiranía de juristas y sacerdotes que no comprenden la naturaleza humana»; que «la profesión más antigua sigue reclutando a sus sacerdotisas excomulgadas a pesar de los feroces estatutos que apuntan a su completa destrucción»; que es una fuerza de la naturaleza, como una enfermedad incurable o un río embravecido, imposible de detener. O que, como observó un escritor italiano a principios del siglo XX, «todas las costumbres varían, cambian, decaen, desaparecen; la prostitución permanece. Por tanto, si la duración es un índice de valor, la prostitución es superior a la ética”. Los intentos de reemplazarla con «religiosidad, comida vegetariana, anti-alcoholismo, folletos morales, aumentos salariales, etc., etc., todos han fallado». La segunda idea extraída de la frase de Kipling es que las principales protagonistas, en la comedia o drama del coito mercenario, son las mujeres, las únicas que ejercen esta profesión. Ya sea por «lujuria», porque ceden a tentaciones diabólicas, por necesidad económica o porque se trata de un trabajo como cualquier otro (como ha sido reclamado de vez en cuando, incluso por algunas de ellas), lo han sido y son solo ellas. El corolario de esta segunda afirmación es que si, por alguna razón, las mujeres dejaran de vender placeres, el fenómeno de la prostitución desaparecería.

(…)»

Y así el primer capítulo: «Governare le donne comuni»

«Un fabliau, cuento medieval francés en verso, cuenta que Dios, después de crear el universo, todas las cosas visibles e invisibles, el cielo, la tierra y el mar, los hombres y las mujeres, repartió los recursos y las tareas entre los tres órdenes en los que había dividido la población. A los caballeros les asignó las tierras, al clero la caridad, a los campesinos el trabajo del campo. Pero, cuando estaba a punto de irse, completamente satisfecho con lo que había logrado, el Todopoderoso fue atacado por una gran multitud de personas que gritaban. «¿A dónde vas, Señor? – le dijeron – Detente, habla con nosotros, no nos dejes así ». San Pedro le informó que eran prostitutas, bufones y vagabundos, «gente arrogante», enojados porque se sentían marginados. Un poco incómodo, porque no tenía nada más que distribuir, Dios encontró aún una solución. Puso a los bufones a cargo de los caballeros y confió las rameras al cuidado amoroso del clero.

Contada mil y mil veces, desde mediados del siglo XIII en adelante, en tabernas, casas y tiendas francesas, esta historia en verso expresaba una preocupación que se extendía por toda Europa, que el ejército de los desposeídos era cada vez más grande y que las meretrices, el ala más útil pero también la más bochornosa de este ejército, ocupaban todos los espacios urbanos, volviéndose cada vez más descaradas e insolentes y suscitando el escándalo. Era una preocupación bien fundada. A lo largo de la Edad Media, en las ciudades europeas, se formó, y asumió dimensiones significativas, una población fluctuante compuesta -además de por mujeres (y hombres) disponibles para los servicios sexuales remunerados- por personas miserables de todo tipo, pedigüeños, mendigos, curanderos, adivinos, quiromantes, bufones, histriones, malabaristas, acróbatas, cantantes.

(…)».

© Società editrice il Mulino S.p.A.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.