Mejores libros de historia del 2020 (y III)

V. Una vez terminado nuestro recorrido por el ámbito anglosajón a uno y otro lado del Atlántico, concluimos repasando brevemente los mercados europeos continentales. 

De entrada, ya sabe el habitual de este blog que no doy noticias del mundo hispano. De todos modos, haremos una breve excepción con lo más cercano. Doy por sentado que los lectores conocen el mercado español, así como los galardones concedidos, por lo que no me extenderé. Entre esos florones está el Premio Nacional de Historia , que ha ganado Fernando del Rey Reguillo por su polémico Retaguardia roja. Violencia y revolución en la guerra civil española (Galaxia Gutenberg);  el último Premio Juan José Carreras Ares al mejor libro de Historia Contemporánea de autoría individual ha sido para Isabel Burdiel por su espléndido Emilia Pardo Bazán (Taurus); sin olvidar que el Premio Miguel Artola para Tesis Doctorales en Historia Contemporánea ha recaído en Oscar Anchorena Morales por El republicanismo en Madrid. Movilización política y formas de sociabilidad, 1874-1923, dirigida por el profesor Juan Pro Ruiz; o que el Premio de Jóvenes Investigadores Mary Nash ha correspondido a Laura Cruz Chamizo por «Un silencio multitudinario: la matanza de Atocha y la contención emocional comunista». A todo ello, y por mi cuenta, añadiría al menos –entre autores españoles de la contemporánea, y pido disculpas por las omisiones- Una violencia indómita, de Julián Casanova, Soldados de Franco, de  Francisco J. Leira Castiñeira, El expolio nazi, de Miguel Martorell, o Los «años del hambre», de Miguel A. del Arco, o Holocausto gitano, de María Sierra, o…

Dicho lo anterior, iniciamos el recorrido propiamente dicho con nuestro vecino francés.  De entrada, indiquemos que el prestigioso premio Renaudot de ensayo (diez simbólicos euros) ha sido para Dominique Fortier y su trabajo sobre Emily Dickinson en Les villes de papier (Grasset), mientras que  Eric Roussel ha conseguido el de bolsillo («Poche») por Charles de Gaulle (Perrin), obra que hemos mencionado aquí. Añadamos que el mayor éxito de crítica y público son las memorias de Obama, que han sido comparadas con las de Churchill y las de de Gaulle, con alguna matización.

 

Pero obviamente es la lista de la revista Lire, en colaboración con la RTL y Sens critique,  la más esperada. Lástima, eso sí, que hayan abandonado la costumbre de citar 20 libros con sus respectivas categorías y que, desde 2018,  nos propongan un centenar, contentando así a tirios y troyanos y ofreciendo una presentación que cataloga variantes de la ficción y, más o menos como un todo, la no-ficción.   Así que resulta difícil destacar los nuestros, aunque los hay.

Dos son traducciones: el Churchill de Andrew Roberts (Perrin);  y Mauthausen, de Iakovos Kambanellis (Albin Michel), relato de sus años en aquel campo que también ha sido galardonado con el Prix du Livre étranger concedido por Journal du Dimanche-France Inter a la mejor obra de la rentrée littéraire (no confundir con el similar y más veterano Prix du meilleur livre étranger). Otros dos volúmenes a citar han pasado por este blog: Les noms d’époque (Gallimard), coordinado por Dominique Kalifa;  y Libres d’obéir (Gallimard), de Johann Chapoutot.  Más allá de estos y los anteriores, un buen número de ensayos, muchos de ellos muy polémicos, y si acaso el libro del historiador de la salud Patrick Zylberman, con La Guerre des vaccins (Odile Jacob). Y también cabría citar Le corps des femmesce que les artistes ont voulu faire de nous– (Albin Michel), de Laure Adler.

Tras la revista Lire, el siguiente palmarés en resonancia es el de Le Point y sus «30 livres de l’année«. Dado que el número es menor y que tampoco se distingue nuestra disciplina, podemos entresacar tres libros claramente: por un lado,  Le Musée, une histoire mondiale. I. Du trésor au musée (Gallimard), de Krzysztof Pomian, que acabamos de presentar en este blog y que  ha recibido el Grand Prix Gobert de l’Académie Française: por otro, Les Territoires conquis de l’islamisme (PUF), de Bernard Rougier; por último, Une histoire universelle des ruines (Seuil), de Alain Schnapp, que pronto aparecerá en esta bitácora.

Finalmente, reparamos en los asimismo «30 meilleurs» de Le Monde des livres.  Aquí, excluyendo traducciones, nos queda la Histoire de la fatigue de Georges Vigarello, que ya hemos tratado en el blog,  y si acaso La Liberté de conscience (PUR), un recorrido por esta idea y derecho a lo largo de dos milenios y medio a cargo del historiador de la religión Dominique Avon.  Digamos, además, que Le Monde también escoge los «Beaux Livres d’histoire» del añoa cargo de Macha Séry, Antoine Flandrin y Roger Chartier. Y la selección empieza precisamente con las citadas ruinas de Alain Schnapp, ruinas universales, porque carecen, nos dice Chartier, del sesgo eurocentrista, con las similitudes y las diferencias de cada lugar o región del orbe. Junto a Schnapp, y fuera de la historia, los atlas de Christian Grataloup, tanto el dedicado a Francia (Les Arènes) como el que presenta continentes y océanos (Larousse), o el ya mencionado Le corps des femmes de Laure Adler.

Dejemos ahí al mercado francés. Aunque no ha sido habitual en años anteriores, dado mi inexistente conocimiento del idioma, añadiremos alguna pincelada sobre Alemania.  Lo primero es que la fundación Stiftung Buchkultur und Leseförderung ha cancelado -debido a la pandemia- lo que debería haber sido la primera edición del Deutschen Sachbuchpreises, así que no sabemos cuál habría sido el mejor libro de no-ficción del 2020.

Por tanto, nos quedamos con  el galardón que en primavera otorgó la Feria del Libro de Leipzig, que correspondió a Bettina Hitzer por su Krebs fühlen. Eine Emotionsgeschichte des 20. Jahrhunderts (Klett-Cotta-Verlag), una historia cultural de los sentimientos que toma como eje el cáncer, el rey de todas las enfermedades.

Podríamos citar asimismo el NDR Kultur Sachbuchpreis, que este año han compartido Unsichtbare Frauen: Wie eine von Daten beherrschte Welt die Hälfte der Bevölkerung ignoriert (btb Verlag), de la periodista Caroline Criado-Perez, y Flucht. Eine Menschlichkeitgeschichte (Siedler Verlag), del historiador Andreas Kossert. Como nos dice el editor en este último caso,  se trata de un reconocido experto en el tema de la huida y el desplazamiento en el siglo XX, que ahora aborda el movimiento de refugiados de principios del siglo XXI en su contexto histórico.

Por último, tenemos un premio al mejor libro en el campo de las humanidades (Wissen! Sachbuchpreis der wbg für Geisteswissenschaften), entre cuyos finalistas  está Die Übernahme.
Wie Ostdeutschland Teil der Bundesrepublik wurde (C.H.Beck), del historiador Ilko-Sascha Kowalczuk, con su balance de la unificación treinta años después.

Tras el breve repaso teutón, bajamos a Italia. Aquí lo tenemos bien fácil, porque contamos con los Premi Sissco 2020, que han recaído en: la categoría general para Carmine PintoLa guerra per il Mezzogiorno. Italiani, borbonici e briganti, 1860-1870 (Laterza); el apartado opera prima ha sido para Anna Ferrando y Cacciatori di libri. Gli agenti letterari durante il fascismo (FrancoAngeli);  el mejor artículo de revista ha honrado el trabajo de Costanza Bonelli en  «Guerra ed expertise medica. La medicina tropicale nell’organizzazione del conflitto italo-etiopico», aparecido en Quaderni storici; mientras que la mejor obra de historia local ha sido la que Salvatore Romeo ha dedicado a L’acciaio in fumo. L’ILVA di Taranto dal 1945 a oggi (Donzelli).  Todos ellos textos están ampliamente resumidos y motivados en la página de la Società italiana per lo studio della storia contemporanea (Sissco).

Añadamos sumariamente a lo anterior, por citar uno de los premios más prestigiosos,  que Giulio Ferroni ha ganado el Viareggio en el apartado de no ficción con L’Italia di Dante. Viaggio nel paese della Commedia (La Nave di Teseo), un viaje por la literatura y la historia del país tomando como hilo conductor La Divina Comedia.

Y, como colofón, reparemos en el vecino Portugal, empezando con los premios que otorga la Academia Portuguesa da Historia,  patrocinados por la Fundação Calouste Gulbenkian.  Entre ellos, el dedicado a la «História Moderna e Contemporânea de Portugal» ha correspondido a Joana Pontes por Sinais de Vida. Cartas da Guerra 1961-1974 (Tinta-da-China); el de «História da Presença de Portugal no Mundo» ha galardonado una obra hispanolusa, la de Javier Luis Álvarez Santos, Identidad Insular y Espacio Atlántico. Portugal y Tenerife en Tiempos de la Unión Ibérica (Catarata); mientras que el de «História da Europa» ha recaído en Isabel Baltazar por Repensar Portugal e a Ideia de Europa. Pensamento Contemporâneo (Theya Editores).

Por otro lado, si bien su objeto está más circunscrito, mucho más sustancioso es el estipendio que recibirá Alice João Palma Borges Gago por ganar el Prémio de História Alberto Sampaio. Su trabajo,  “Gentes do Norte pela própria voz. Arquivos de Família da Região de Guimarães – Porto, séculos XV-XVII”, será además publicado por la  Revista de Guimarães.

También los jóvenes investigadores tienen su parte en esta distribución de honras. La más prestigiosa la concede el Conselho Cultural da Universidade do Minho con el Prémio Victor Sá de História Contemporânea. Este año ha correspondido a Cátia Sofia Ferreira Tuna por su tesis doctoral sobre el fado, Não sei se canto se rezo»: ambivalências culturais e religiosas do fado (1926-1945), una tesis tan sobresaliente y de tema tan querido que también se ha llevado el Prémio Fundação Mário Soares.  Añadamos que, de momento, este año ya ha publicado un volumen sobre la espiritualidad de la poética fadista: Para uma Teologia do Fado (Universidade Católica Ed.). En ambos casos, por otro lado, hay un par de menciones añadidas.

El Victor Sá ha distinguido asimismo a: Bruno Tiago de Jesus Madeira por su tesis «Homens entre ruínas»? Ideias, narrativas, mundividências e representações das Direitas radicais portuguesas (1974-1985); y a Júlia Platonovna Korobtchenko por su libro sobre O Ministério dos Negócios Estrangeiros. A reforma administrativa e o corpo social,  1834-1910 (Colibri).

En cuanto a la FMS, sus menciones son: la tesis titulada Desafios Coloniais na construção do sistema internacional de proteção dos refugiados: os processos de descolonização do Quénia, Argélia e Angola (1950-1975), de Ana Filipa dos Santos Guardião; y el trabajo de máster sobre «Homossexualidade e resistência durante a ditadura portuguesa: estudos de caso», de Raquel Afonso Louro, que se puede ya leer en el primer número de RELIES: Revista del Laboratorio Iberoamericano para el Estudio Sociohistórico de las Sexualidades.

Y, en fin, si alguien desea explorar algo más el mercado en portugués de los mejores del año, puede volver al Continente americano, a Brasil en particular, y revisar la selección de Quatro cinco um, el suplemento de la Folha de S.Paulo.

Esto es todo. Felices fiestas!!


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.