La Rusia zarista en Asia Central

Para todos aquellos que sienten devoción por el mundo oriental, en lo que atañe al imperio ruso en particular, he aquí un libro apasionante. Un volumen que, además, no puede ser más oportuno, pues complementa el espléndido The Bukharan Crisis. A Connected History of 18th Century Central Asia (Pittsburgh  UP), de Scott Levi. Pues bien, se trata de The Russian Conquest of Central Asia. A Study in Imperial Expansion, 1814–1914 (Cambridge UP), del, oxoniano Alexander Morrison. Para no dilatarlo e ir al grano, esto nos dice el editor:

«Alexander Morrison proporciona la primera historia militar y diplomática completa de la conquista que se publica en más de cien años. Desde los primeros conflictos en la frontera de la estepa en la década de 1830 hasta la anexión del Pamir a principios de la década de 1900, ofrece un relato detallado de la logística y la historia operativa de las guerras rusas contra Khoqand, Bukhara y Khiva, la captura de Tashkent y Samarcanda, y el sangriento sometimiento de los turcomanos, así como las relaciones diplomáticas rusas con China, Persia y el Imperio Británico. Basado en investigaciones de archivos en Rusia, Kazajstán, Uzbekistán, Georgia e India, memorias y crónicas islámicas, este libro explica cómo Rusia conquistó un imperio colonial en Asia Central, con consecuencias que aún resuenan hoy».

Y, sin más preámbulos, un vistazo a su introducción:

«El movimiento de Rusia hacia el Este ya había comenzado en la época del yugo tártaro», Mikhail Afrikanovich Terent’ev, History of the Conquest of Central Asia (1906)

Este libro cuenta la historia de cómo Asia Central se convirtió en rusa. Con la caída de Kazán en 1552, la Moscovia medieval había extendido su frontera hasta el Volga. Llegó al Caspio en 1556, con la captura de Astracán, y a fines del siglo XVI se había expandido más allá de los Urales, con la destrucción del kanato de Sibir’. Durante los siguientes 200 años, el dominio ruso en Siberia y los Urales se consolidó gradualmente, pero hasta la década de 1820 la frontera sur del Imperio ruso en Asia permaneció más o menos sin cambios, con una serie de puestos de avanzada fortificados a lo largo de los ríos Ural e Irtysh. A principios del siglo XX se encontraba casi 1.800 millas más al sur; se habían agregado 1,5 millones de millas cuadradas y quizás 6 millones de nuevos sujetos a los dominios del Zar. El Asia central rusa se extendía desde las montañas de Altai y Ala-Tau, en el este de lo que ahora es Kazajstán, hasta los desiertos de Transcaspia (Turkmenistán) en el oeste, con una frontera sur que atravesaba las elevadas mesetas del Pamir y discurría a lo largo del Amu- Darya, el Oxus de la antigüedad. Las cuencas de los otros grandes ríos de Asia Central, el Syr-Darya, el Zarafshan, el Ili, el Murghab, se encontraban total o parcialmente en territorio ruso, al igual que todo el mar de Aral y casi toda la costa del Caspio. Los Estados que habían existido en el sur de Asia Central (el kanato de Khoqand en Ferghana, el kanato de Khiva en Khwarazm y el emirato de Bukhara en el valle de Zarafshan) habían sido destruidos, en el primer caso, y transformados en protectorados rusos, en los dos últimos.

(…)

La conquista de Asia Central le supuso al imperio ruso un vasto territorio, casi exclusivamente musulmán, que, a diferencia de las anteriores conquistas asiáticas en Siberia, permaneció obstinadamente «ajeno» (chuzhoi) y resultó ser permanentemente inasimilable para el «núcleo» ruso. La élite militar que conquistó Asia Central también la gobernó durante los cincuenta y tantos años de gobierno zarista que precedieron a las revoluciones de 1917 y dio forma fundamentalmente a su administración. Esto ayudó a asegurar que, hasta la caída del régimen zarista, Asia Central permaneciera fuera de las principales estructuras cívicas del imperio, y su misma diferencia alentó a los estadistas rusos a pensar en ella como una colonia análoga al norte de África francés o a la India británica, una colonia que a principios del siglo XX fue objeto de elaborados planes para la explotación económica y el aumento de los asentamientos rusos. En el período soviético, el colonialismo ruso sería reemplazado por un experimento extraordinario en la construcción de naciones, en el que Asia Central una vez más representó el mayor desafío, debido a su percibido ‘atraso’ y a la distancia de las normas de civilización europeas. Tanto la Rusia zarista como la Unión Soviética habrían sido estados muy diferentes sin sus territorios de Asia Central.

Sin embargo, aunque su importancia para el curso de la historia rusa sea indiscutible, la conquista de Asia Central también merece ser estudiada por derecho propio, no como resultado incidental de la política de las grandes potencias del siglo XIX ni como un apéndice menor de la historia del Imperio Ruso. (…) A pesar de esto, si bien existen excelentes estudios recientes en inglés sobre la conquista del Cáucaso y la expansión rusa en el Lejano Oriente, la conquista rusa de Asia Central permanece desatendida e incomprendida. No hay obras modernas que traten de explicar motivos, procesos y resultados del tipo de los que disponemos para las conquistas británicas y francesas en Asia y África en el mismo período. (…)

Prácticamente toda la escasa historiografía anglófona tiende a concentrarse en la caída de Tashkent en 1865 y en las campañas que la siguieron, sobre todo porque coincidió (y no fue más que una coincidencia) con la hambruna mundial del algodón durante la Guerra Civil estadounidense, que supuestamente fue el principal acicate de la conquista rusa. Tashkent se encuentra a casi 1.000 millas al sur de Orenburg y Omsk, los centros del poder ruso en la estepa del norte al final de las guerras napoleónicas. ¿Cómo llegaron los rusos a las cercanías de la ciudad en la década de 1860? ¿Cómo llegó a ser conquistada la vasta extensión de la estepa de Qazaq? De hecho, el imperio ruso había estado siguiendo una política agresiva y expansionista en Asia Central desde finales de la década de 1830, y las etapas más cruciales del avance ruso, desde Orenburg hasta el Syr-Darya en el oeste, y desde Omsk y Semipalatinsk a través del río Ili hasta Semirechie en el este, tuvo lugar en las décadas de 1840 y 1850. La captura de Tashkent fue solo la culminación de un avance que comenzó veinticinco años antes y que probablemente se habría completado mucho antes si no hubiera ocurrido la guerra de Crimea  (…).

La literatura en ruso sobre la conquista es mucho más extensa, pero, como veremos, la mayor parte está distorsionada por la insistencia soviética de que el imperialismo fue impulsado principalmente por motivos económicos, mientras algunas de las publicaciones recientes están marcadas por un patriotismo sin complejos. La literatura del período zarista es a menudo de mucha más calidad, pero inevitablemente se ve comprometida por su proximidad a los acontecimientos y por la necesidad de construir una narrativa apropiadamente heroica: gran parte de ella, de hecho, fue producida bajo el patrocinio directo del Ministerio de Guerra. Este es el caso de la única historia previa de la conquista rusa de Asia Central digna de ese nombre, la del general Mikhail Afrikanovich Terent’ev (1837-1909), cuya primera línea proporciona el epígrafe de esta introducción. (…)

Para los observadores externos del momento, la motivación de la conquista parecía bastante clara. Los británicos lo vieron como un ejemplo preeminente de agresión rusa y codicia territorial, dirigida principalmente hacia su propio imperio en la India. Los historiadores soviéticos posteriores creyeron (o se vieron obligados a argumentar) que estaba motivada económicamente, alimentada por un deseo de mercados cautivos y fuentes seguras de materias primas. Ambos son conceptos erróneos. Los motivos rusos rara vez eran constantes y no se basaban en ningún tipo de «gran estrategia», ya fuera política o económica. Un gran mérito de la historia de Terent’ev fue que se centró principalmente en las relaciones de Rusia con los gobernantes y pueblos de Asia Central. No era esclavo de ninguna de las grandes narrativas que sistemáticamente han arruinado la mayoría de los intentos de escribir sobre el tema, entre las cuales la más exasperantemente persistente es la del «Gran Juego».

(…)».

© Cambridge University Press


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.