Los italianos: sexualidad y cultura (desde 1945)

La historiadora Fiammetta Balestracci acaba de publicar La sessualità degli italiani. Politiche, consumi e culture dal 1945 ad oggi (Carocci), que se presenta así:

«La historia de la Italia republicana ha sido un campo de estudio amplio y variado desde hace varios años. Sin embargo, faltaba un estudio que examinara las transformaciones que se han producido en el ámbito sexual o en ese ámbito del pensamiento y comportamiento humano que, como otras actividades, atañe a la dimensión social, cultural y política de la historia. En este terreno, en la Italia de la posguerra, se jugó una partida trascendental, que terminó con la crisis de la sociedad patriarcal y el fin de ese racionalismo cultural y normativo que, instaurado a fines del siglo XVIII con el nacimiento de un derecho positivo que apuntaba a la secularización de la moral sexual, había regulado durante más de un siglo las relaciones entre los sexos. La llamada revolución sexual de los años 70 fue decisiva en este paso, del que los movimientos políticos, el consumo y los medios de comunicación fueron el principal motor impulsor. A partir de este fresco, determinados pasajes destacados de la historia de la Italia republicana -como 1968, las batallas por el divorcio y el aborto, el advenimiento de la televisión y la era de Berlusconi- aparecen bajo una nueva luz en un mundo cada vez más globalizado e interconectado».

Para aclararlo, nada mejor que acudir al portal letture.org donde la entrevistan. De las cuestiones planteadas, entresacamos dos, refiriéndose la primera al objeto del libro:

«Las transformaciones que tuvieron lugar en la Italia republicana en el ámbito de la esfera sexual, es decir, en ese campo de la conducta y el pensamiento humanos que afectan tanto al sistema biológico-reproductivo como a las relaciones entre los sexos, han sido de importancia decisiva para la definición de la ordenación general de la sociedad. Tras la Segunda Guerra Mundial, el progresivo cuestionamiento tanto a nivel cultural como jurídico de la sociedad patriarcal, que tenía uno de sus cimientos en la sexualidad, permitió modificar las estructuras sobre las que descansaba el país. El abandono de la esfera doméstica conyugal como único espacio legítimo para la expresión de una sexualidad reproductiva permitió en primer lugar a la mujer liberarse de la obligación de procrear, reconociendo su derecho de acceso a la esfera pública y a la comunidad, o a los mundos del trabajo y del entretenimiento, de la cultura y de la educación. De manera más general, permitió reconocer la sexualidad como un campo de expresión individual y ya no como una simple herramienta o activo en apoyo de un modelo de sociedad. Este cambio de concepción hizo posible legitimar tanto nuevas culturas sexuales como nuevas configuraciones y sujetos sociales, como la soltería y las parejas sin hijos. La crisis del modelo de sociedad basado en jerarquías entre géneros y generaciones, modelo que en Italia y en gran parte de Europa ejerció su hegemonía cultural a lo largo del siglo XIX y hasta la década de 1950, ha permitido promover la aceptación de identidades sexuales distintas de la heterosexual reproductiva.
Este proceso de cambio fue iniciado en primer lugar por las consecuencias demográficas y sociales de las dos guerras mundiales que, con una fuerte aniquilación de la población masculina, llevaron a una sociedad con una mayoría femenina a raíz del último conflicto, algo que no solo ocurrió en Italia. A estas se sumaron los efectos del baby boom de los siguientes veinte años, que propició un incremento en el número de jóvenes. El liderazgo social de estos dos grupos de población, mujeres y jóvenes, en la posguerra se vio favorecido por el crecimiento del bienestar y la multiplicación de las oportunidades de movilidad social. En esta situación, la difusión de los nuevos consumos y los nuevos medios han permitido la circulación de nuevos modelos culturales y de comportamiento también en relación con la moral sexual. Las batallas civiles y políticas de los años setenta y siguientes por el reconocimiento de la identidad de las llamadas minorías sexuales fueron un momento de gran avance a nivel cultural, político y de derechos humanos, en relación a lo cual las políticas nacionales de principios de milenio para las uniones civiles y los matrimonios homosexuales pueden considerarse un desarrollo ulterior.

¿Cuál fue la moral sexual generalizada en la Italia de la posguerra?

La Italia de la inmediata posguerra era un país predominantemente agrícola, donde gran parte de la población vivía en el campo, era analfabeta, no tenía acceso a los medios de comunicación y cuyo consumo permanecía mayoritariamente anclado en el sector alimentario. En el clima cultural generado por la Guerra Fría, la tendencia fue la vuelta a la familia tradicional y a una estabilización social generalizada, lo cual era de hecho el deseo de la clase política que salió victoriosa del último conflicto. En ese momento, sin embargo, muchas familias y muchas personas vivían en condiciones bastante diferentes, dado que, a causa de la legislación vigente y de la moral pública actual, asumían un estado de semilegalidad o de marginalidad social. La ausencia de divorcio, por ejemplo, significaba que muchas parejas procedentes de otro matrimonio no pudieran casarse y vivieran juntas ilegalmente, mientras que las mujeres solteras con hijos, bastante numerosas tras la guerra, no disfrutaban de los mismos derechos que las parejas casadas. Lo mismo sucedía con la llamada descendencia «ilegítima». En general, el derecho de familia transmitía un modelo de moral sexual que relegaba a la mujer al ámbito doméstico y reproductivo y otorgaba a los hombres mayores derechos y mayor libertad sexual. De hecho, el aborto y la anticoncepción estaban prohibidos y se aceptaba el uso de la prostitución. La homosexualidad era motivo de estigma social. Se puede decir que la década de 1950 estuvo suspendida entre una estabilización social general, defendida por un crecimiento de los sistemas de censura, y los intentos de reforma, muchos de los cuales fracasaron. Los más conocidos son sin duda la ley [de la senadora Lina] Merlin de 1958 para el cierre de las «case chiuse» (prostíbulos) y los proyectos de ley de Renato Sansone para la introducción del divorcio de 1954 y 1958. Se pueden mencionar muchas otras iniciativas de reforma, a menudo olvidadas, otras fallidas. Pensemos en la aprobación de la ley 1604 de 31 de octubre de 1955 que supuso la cancelación de las siglas «NN» para los hijos de desconocidos, y los primeros intentos fallidos de derogar el delito de adulterio femenino, cancelado solo en 1968. De hecho, después de la guerra hubo una minoría en el país que, como Merlin y Sansone, y a través de realidades como AIED, la Asociación Italiana para la Educación Demográfica, creyó que el país necesitaba una actualización tanto legal como cultural.

(…)».

Si alguien quiere insistir en el tema, conviene saber que esta historiadora, junto con Catia Papa, acaban de editar el volumen L’Italia degli anni Settanta. Narrazioni e interpretazioni a confronto. Rubbettino. 2019.

© Carocci editore / Fave S.r.l.s. 


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.