Moscú monumental. Los rascacielos de Stalin

Hablando de la URSS, de Moscú y de Stalin,  lo primero que a uno le viene a la mente es Karl Schlögel y su ineludible Terror y utopía. Moscú en 1937 (Acantilado). Pero el libro que proponemos hoy no se limita a ese año y sus desastres, sino a otras cuestiones, posteriores en su mayoría. No es que antes no hubiera esta voluntad monumental -que el propio Schlögel  pone de relieve en el nuevo plan general de urbanismo y en ejemplos emblemáticos, como el Canal Moscú-Volga-, pero el contexto que se aborda y la perspectiva adoptada son distintos.  Se trata de Moscow Monumental: Soviet Skyscrapers and Urban Life in Stalin’s Capital (Princeton UP), de Katherine Zubovich.

Por lo demás, este libro conecta con otro que mostramos aquí hace ya algunos meses, que abordaba el urbanismo socialista a escala global.  Sea como fuere, así empieza este volumen de la profesora Zubovich:

“En 1947, los arquitectos e ingenieros soviéticos se embarcaron en un proyecto para transformar el paisaje urbano de la capital soviética mediante la construcción de ocho rascacielos. Cuando siete de estos edificios monumentales se completaron en la década de 1950, servirían como complejos de apartamentos de élite, como hoteles de lujo y como la sede de la Universidad Estatal de Moscú, del Ministerio de Ferrocarriles y del Ministerio de Relaciones Exteriores. Sin embargo, en 1947, la función de los rascacielos de Moscú era secundaria con respecto a la función que estas estructuras debían desempeñar colectivamente en el paisaje urbano. Estos edificios se erigieron como monumentos a la victoria soviética en la Gran Guerra Patria, como pilares de los logros culturales de Rusia y como evidencia del surgimiento de la URSS como una superpotencia mundial en la era de la posguerra. Los rascacielos fueron diseñados con el propósito expreso de transformar Moscú en una capital de clase mundial -como dijo Stalin, “la capital de todas las capitales”-. Monumental por su diseño, el proyecto de rascacielos de Moscú tuvo consecuencias de gran alcance tanto para el tejido urbano de la capital soviética como para sus habitantes .

Este libro es un estudio del monumentalismo y sus consecuencias. Es una historia de los esfuerzos hechos durante la era de Stalin por transformar Moscú, haciendo de una antigua capital rusa provinciana y en ruinas una ciudad socialista de escaparate. En la década de 1930, los funcionarios soviéticos y los principales arquitectos comenzaron a implementar proyectos de construcción a gran escala en Moscú, incluido el Canal Moscú-Volga y las primeras líneas del metro. La construcción del Palacio de los Soviets también se inició durante la década de 1930. Esta enorme estructura habría sido el edificio más alto del mundo si se hubiera completado según lo planeado. Mientras que en el período de entreguerras los moscovitas celebraban la construcción de los grandes palacios subterráneos del metro, tendrían que esperar hasta los años de la posguerra para presenciar el surgimiento de altas torres en su paisaje urbano.

El proyecto de los rascacielos de posguerra en Moscú se basó en el trabajo iniciado en los años de entreguerras, con un programa aún más ambicioso. La visión de la capital que surgió en 1947 colocó el Palacio de los Soviets, aún sin construir, en el centro de un conjunto de rascacielos en toda la ciudad. Con el Palacio en el medio, habría nueve rascacielos en total. Y aunque al final solo se completaron siete de estas estructuras, se logró el efecto deseado. Cada edificio está ubicado a cierta distancia del siguiente, elevando el paisaje urbano con picos entrecortados que se miran entre sí a través de la urbe. Las similitudes entre estas estructuras ornamentadas y escalonadas sirven para unir el paisaje urbano, creando una sensación de continuidad y repetición a lo largo del horizonte. Los rascacielos de Moscú siguen siendo hoy en día las obras arquitectónicas por excelencia de la era de Stalin. En conjunto, se las conoce, en inglés,  como las “siete hermanas”. En ruso, se les conoce como los “vysotki” de Stalin. Juntos, hicieron y hacen que Moscú sea monumental.

(…)

Construidos en los primeros años de la Guerra Fría, los rascacielos de Moscú marcaron un cambio en la forma en que la Unión Soviética se posicionó globalmente. Atrás quedaron los días en que los arquitectos soviéticos iban al extranjero, y menos a Estados Unidos, en busca de ayuda. Ahora, los arquitectos del mundo socialista en expansión acudirían en masa a Moscú para estudiar los nuevos edificios de la capital. Fue una nueva ironía transformar el icono del triunfo capitalista, el rascacielos, en un símbolo del comunismo. Y el mensaje sobre la supremacía soviética que los arquitectos de Moscú intentaron transmitir con sus edificios era uno que rehusaba ser traducido más allá de las fronteras socialistas. No obstante, los rascacielos de Moscú jugaron un papel importante en la dinámica cambiante del internacionalismo soviético. Al examinar las décadas entre 1930 y 1950, este libro rastrea la larga preparación hasta la Zhdanovshchina: las campañas ideológicas xenófobas y antioccidentales que dominaron la cultura soviética en el período estalinista de posguerra.

En segundo lugar, este libro sostiene que el monumentalismo de la era de Stalin tuvo consecuencias mucho mayores de lo que sus planificadores y arquitectos pretendían originalmente, consecuencias que afectaron tanto a la forma de la capital soviética como a las vidas de sus habitantes. Los rascacielos de la posguerra de Moscú simbolizaron la estabilidad y longevidad del régimen estalinista tras la victoria soviética en 1945. Sin embargo, en la vida cotidiana de la capital, estos edificios eran estructuras desestabilizadoras que se levantaron sólo para crear nuevos abismos en la sociedad tardíamente estalinista. En 1952, I. G. Kartashov escribió una carta a Lavrentii Beria, el funcionario soviético que supervisó la construcción de los ocho rascacielos de Moscú hasta su arresto en 1953. Kartashov había trabajado en el rascacielos de la Puerta Roja. “Participé en la construcción”, escribió Kartashov, “y todo el tiempo acaricié el sueño de tener la suerte de vivir mi vejez en ese edificio”. Kartashov soñaba con escapar de la habitación húmeda en la que vivía su familia en un apartamento comunal en Moscú. Sus esperanzas, como las de tantos otros, no serían ni podrían ser satisfechas por el monumentalismo estalinista. Mientras que el Estado soviético concedía apartamentos en los rascacielos residenciales a varias élites, a muchos más ciudadanos soviéticos no les quedó más que siguieron soñando.

(…)”.

© Princeton University Press.



Citar este post
Anaclet Pons (2021, 12 febrero). Moscú monumental. Los rascacielos de Stalin. C L I O N A U T A : Blog de Historia. Recuperado 14 de abril de 2024, de https://doi.org/10.58079/mywg

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.