Historia política de las instituciones francesas (1815-2020)

Los amantes de la historia política francesa, y de sus instituciones en particular, tienen una cita inexcusable con D’une monarchie à l’autre (1815-2020). Histoire politique des institutions françaises (Armand Colin), de Éric Bonhomme.

Así se presenta:

«Durante dos siglos, Francia ha conocido muy frecuentes cambios de régimen, a través de la revolución y del golpe de estado. Estas características ponen de relieve la constante fragilidad del pacto constitucional en nuestro país.
Para comprender cómo las cuestiones institucionales han regado y guiado la vida política francesa desde el siglo XIX, el autor ofrece una historia viva, vista a través de la dinámica de personajes, gobiernos, asambleas, manifestaciones populares y revoluciones.
Muestra el desarrollo de estas instituciones, su funcionamiento y su adaptación a muy diversas circunstancias. Arroja luz sobre su papel cada vez mayor como parte de un Estado cuya presencia se está intensificando y expandiendo, tanto a nivel nacional como en la vida política local. También cuestiona el «cuarto poder», el de los medios de comunicación que apoyan o desafían a las instituciones y su práctica. Finalmente, examina el papel de las crisis -manifestaciones, insurgencias, revoluciones- que nunca han dejado de marcar nuestra historia y siguen siendo más relevantes que nunca».

Y así empieza:

«La idea de este libro surgió en la encrucijada de una lectura y una reflexión. La lectura es la del libro de Nicolas Roussellier, La Force de Gouverner, publicado en 2015 por Gallimard. Ciertamente correspondía a las necesidades de implementación de un programa khâgne, pero no era menos fascinante. Un historiador se enfrentaba, en cuanto a los elementos esenciales del período contemporáneo, y de manera brillante, a la cuestión del funcionamiento de las instituciones, a través del prisma del poder ejecutivo. La reflexión subsiguiente fue: la historia de las instituciones se había convertido en un pariente pobre de la historiografía y era en gran medida dominio de juristas, de profesores de derecho constitucional, como Marcel Morabito u Olivier Duhamel, entre muchos otros. Una rápida encuesta confirmó esta intuición. En efecto, existía el comentario esclarecedor que Jacques Godechot, especialista él mismo en las instituciones de la Revolución y el Imperio, había dedicado a las Constituciones de Francia desde 1789, que databa de 1970. Pero no había ningún artículo sobre instituciones en el libro editado por René Rémond, Pour une histoire politique, que reunió en 1996 las aportaciones de los mejores especialistas en el género. Tampoco en los dos grandes volúmenes, de 1.300 páginas, dedicados quince años después, en 2010, a conceptos y debates historiográficos, bajo la dirección de Christian Delacroix, François Dosse, Patrick García y Nicolas Offenstadt.

Sin embargo, la página estaba lejos de estar en blanco. Estaba sombra que proyectaba el resumen que Pierre Rosanvallon dedicó a la historia del liberalismo y la democracia en Francia, desde Le moment Guizot, publicado en 1985, hasta La Démocratie unachevée, último volumen de un tríptico publicado entre 1998 y 20003. El autor da un lugar de honor a las instituciones, en la perspectiva de una historia fundamentalmente intelectual y conceptual de la conquista democrática. El siguiente texto intenta plasmar algunas de estas ideas, alejándose de cualquier lectura legal y comprometiendo a las instituciones con la vida política.

Antes de concretar los objetivos, hay que recordar el punto de partida, que es muy clásico: la cuestión repetidamente enfatizada sobre la frecuencia de los cambios de régimen en la Francia contemporánea y la dificultad de crear un marco constitucional duradero, a diferencia de los países anglosajones. El famoso dicho de Prévost-Paradol, «La Revolución Francesa fundó una sociedad, todavía está buscando su gobierno», data del final del Segundo Imperio, apenas había envejecido en 1958 …

Por tanto, en Francia existe un principio de estasis que se manifiesta en la fragilidad de los sistemas constitucionales franceses. En la historia de Francia, desde 1789, el debate sobre las instituciones ha sido casi constante. Está en el centro de los debates de los Estados Generales, determina la partición política entre derecha e izquierda. Desde el inicio de la Restauración, hay un conflicto entre ultras y doctrinarios sobre la interpretación de la Carta. Dos siglos después, muchos políticos cuestionan la conveniencia de «passer la 6e«. Ningún régimen, ni siquiera la Tercera República, cuya interpretación parlamentaria fue santificada por la crisis del 16 de mayo de 1877, ha evitado este debate. Tanto es así que la fragilidad no se traduce solo en revoluciones -1830, 1848 -, revoluciones dentro de la revolución – 1792, 1793 -, golpes de Estado – 1799, 1851 -, cambios de régimen cuya legalidad se debate – 1940, 1958 -, sino en un cuestionamiento casi permanente del pacto constitucional. La transición de las monarquías a las repúblicas no ha cambiado nada.

(…)».

© Armand Colin


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.