La sempiterna actualidad de Thorstein Veblen

En efecto, entre los economistas  de menor relumbrón y mayor perspicacia se encuentra Thorstein Veblen, un autor -que muchos recordarán al menos por su celebérrima Teoría de la clase ociosa– al que Charles Camic acaba de dedicar un buen libro: Veblen. The Making of an Economist Who Unmade Economics (Harvard UP).  Un volumen en el que, como Camic ha señalado en una reciente entrevista, se nos dice que «el trabajo de Veblen tiene un sabor multidisciplinario no solo porque su formación fue multidisciplinaria, sino también porque había una mentalidad similar que atravesaba diferentes disciplinas en ese momento, porque muchos de los académicos se formaron en la escuela histórica alemana. Se hacía hincapié en cosas como la mutabilidad y en que los todos son más grandes que la suma de sus partes. Veblen retoma este lenguaje, pero lo elabora para abordar problemas que se están volviendo cada vez más especializados en economía».

Partiendo de esa característica, que lo hace tan interesante para unos y otros, así comienza la introducción:

«Las noticias y las informaciones económicas son hoy sustancia de la vida cotidiana en los Estados Unidos y en todo el orbe. Los teléfonos inteligentes envían alertas sobre las últimas cifras de desempleo y sobre la construcción de viviendas segundos después de su publicación mensual por parte de las agencias gubernamentales; los titulares delos medios de comunicación hablan de acuerdos comerciales, paquetes de remuneración para ejecutivos y políticas de tasas de interés de la Reserva Federal; los editorialistas describen datos y técnicas estadísticas de economistas de Harvard y de la Escuela de Economía de París; y todos estamos abrumados por el flujo regular de información sobre los precios del petróleo, los promedios de los índices bursátiles Nasdaq y Nikkei, los niveles de confianza del consumidor y el precio de los programas gubernamentales. Imaginar nuestra atmósfera libre de estos elementos es trasladarnos a otra galaxia.

Nuestros antepasados, que se remontan a un siglo y medio, reconocerían fácilmente nuestra situación, por supuesto no con los mismos detalles, pero sí en sus líneas generales. A medida que Estados Unidos y las naciones de Europa occidental se industrializaban en la segunda mitad del siglo XIX, sus élites y ciudadanos estuvieron atentos -aunque con menos medidas de seguimiento cuantitativo de las que tenemos ahora- y puestos al día sobre las regulaciones arancelarias, el estándar monetario, tarifas y recargos de los ferrocarriles, sentencias judiciales sobre la estructura de las sociedades, los precios del trigo de verano y de invierno y la participación en la riqueza del país. De estos temas, que llenaban los periódicos nacionales, los periódicos de inmigrantes urbanos y los periódicos de las ciudades locales, dependieron los resultados de las disputadas contiendas electorales.

Sin embargo, los datos económicos «en bruto» no hablaban por sí mismos más que ahora. Casi sin excepción, los hechos brutos llegaron al público preempaquetados, acompañados de una guía intelectual sobre su significado, con una interpretación que sirvió para convertir la sorda información sobre la economía en conocimiento económico. Y, tal vez como era de esperar, estas interpretaciones variaron ampliamente en contenido, algunas profundamente teñidas por las agendas de grupos políticos y sociales marcadamente divididos, otras queriendo mantener más distancia respecto de los conflictos intergrupales de la época. De todos modos, ya prefirieran un estilo de intervención práctica u otro distanciado en la arena pública, la mayoría de los escritores económicos, incluida la mayoría de los ocupantes del puesto recién establecido de economista académico, tenían a la vez problemas más cercanos con los que tratar. Estos eran sus recurrentes luchas sobre la manera adecuada de interpretar los hechos desnudos de la vida económica para producir el tipo correcto de conocimiento económico.

Un león apacible en estas luchas por el conocimiento económico fue Thorstein Veblen. La eminente economista británica (y casi Nobel) Joan Robinson calificó en cierta ocasión a Veblen como «el economista más original nacido y criado en los Estados Unidos”; y su encomio -uno de los numerosos tributos similares rendidos a Veblen durante los últimos 125 años-, invita a una pregunta fundamental acerca de la relación entre las nuevas formas de conocimiento económico y la vida del innovador intelectual. Este libro persigue esa pregunta a través de un estudio histórico de la conexión entre las ideas económicas de Thorstein Veblen —el tipo distintivo de conocimiento económico que creó— y cómo nació y se crió intelectualmente.

(…)

Debido a que este libro es un estudio histórico, no analiza en profundidad cómo los escritos de Veblen pueden ayudarnos a comprender las condiciones económicas actuales: mercados financieros turbulentos, crisis económicas globales, acciones corporativas y estatales depredadoras, el asalto humano al medio ambiente, el gasto desenfrenado de los consumidores, etcétera. En los últimos años, estos temas (cada uno de los cuales Veblen consideró abiertos) se han convertido en temas de un sólido cuerpo de estudios, que prospera en varios subcampos de la economía y la sociología, que utiliza ideas inspiradas por Veblen para examinar los problemas económicos contemporáneos. Este libro sigue el largo camino de Thorstein Veblen hacia el tipo de conocimiento económico que vemos en estas ideas.

(…)».

© 2021 President and Fellows of Harvard College


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.