Jomeini: el revolucionario del Islam

La primera biografía completa del ayatolá Jomeini en alemán…, así se presenta el nuevo libro de la profesora germano-iraní Katajun AmirpurKhomeini. Der Revolutionär des Islams (C.H. Beck). Desde luego, no es la única aproximación a la vida de este importante personaje, pero lo cierto es que las anteriores son pocas y ya tienen algunos años, de modo que ésta ofrece una nueva perspectiva.

Así empieza:

“El mundo vio con incredulidad cómo el rey de reyes -como se llamaba a sí mismo Mohammad Reza Pahlavi- era derribado del Trono del Pavo real por el mulá de los mulás -como pronto se llamaría el ayatolá Jomeini-. El Imperio de Irán, sustentado por Estados Unidos, se consideraba el sistema más estable del mundo islámico en las décadas de 1960 y 1970. Incluso poco antes del estallido de la revolución de 1978, cuando el pueblo eligió como líder -sorprendentemente para la mayoría de los foráneos- al ayatolá Ruhollah Musavi Jomeini, casi desconocido en Occidente, el presidente estadounidense Jimmy Carter había calificado al Sha iraní de “gendarme del Golfo”.

La revolución decepcionó la mayoría de las expectativas puestas en ella. En consecuencia, el pueblo iraní sigue teniendo hoy sentimientos ambivalentes hacia Jomeini. Para muchos sigue siendo un enigma. Cuando volvió a su patria tras quince años de exilio, no sintió nada, al menos así se lo describió a un periodista. Se dice que reaccionó de forma similar ante la repentina muerte de su hijo mayor. “Todos somos transitorios. Dios nos lo dio y ahora nos lo ha quitado. No hay ninguna razón para llorar”, se cuenta que dijo. “¡Ahora a trabajar, señores!”

Jomeini era también el hombre que sabía cómo tomar el poder y superar a todos los demás. Pero nunca lo utilizó para su beneficio económico personal. A diferencia de muchos de los que ascendieron a puestos importantes gracias a la revolución, llevó una vida ascética hasta su muerte. Y por su empeño político central, la independencia de Irán, estaba dispuesto a hacer grandes sacrificios. Sin embargo, también se los exigía a todos los demás. Con la sangre de los jóvenes florece el árbol del Islam, les había dicho a los niños que fueron enviados a  atravesar los campos de minas iraquíes con una llave del paraíso alrededor del cuello. No fueron los únicos en morir sin sentido. Miles de personas fueron ejecutadas en las cárceles iraníes, como enemigos del Islam, como enemigos de Dios, como enemigos de Irán, como enemigos… ¿de qué? Muchos abandonaron el país o emprendieron la emigración interna, sintiéndose ellos mismos y su revolución traicionados. Pero, para los millones de iraníes que lloraron la muerte del ayatolá Jomeini el 3 de junio de 1989, era el salvador, el iluminado, el portador de la salvación.

Muchos aspectos de su personalidad son desconocidos para el público occidental. En comparación con otros cuyo legado político ha sido objeto de controversias similares -como Lenin, Mao, Castro o el Che Guevara-, Jomeini ha sido poco estudiado. Esto es aún más sorprendente si se tiene en cuenta que Irán es, después de todo, un tema mediático permanente. Pero Jomeini no encargó una biografía ni la escribió él mismo, y tampoco hay mucha información íntima sobre su entorno. Así que ya es obtener mucha información personal cuando nos enteramos por las memorias de su confidente y compañero de armas durante mucho tiempo, Sadeq Tabatabai (1934-2015), que pertenecía al entorno de Jomeini en París,  que Jomeini era definitivamente consciente de la moda. Se aseguraba de que sus calcetines hicieran juego con su caftán y tenía predilección por una buena agua de colonia.

Lo que puede resultar novedoso para muchos es que no sólo fue un revolucionario y un erudito clásico, lo que parece bastante incompatible, sino también alguien versado en la mística islámica y un poeta de poesía amorosa mística. Ni sus adversarios políticos ni los críticos del estilo clásico de la poesía persa niegan que sus poemas estén muy bien elaborados. El hecho de que hablen de vino, mujeres y canciones no sólo confunde a los lectores occidentales.

Esta biografía pretende tener en cuenta que Jomeini fue una figura sumamente compleja. Por ello, primero describe de forma cronológica la vida del fundador del Estado iraní. Se presta especial atención a las influencias que lo moldearon y determinaron su posterior visión del mundo. En este caso, siempre son necesarias explicaciones más detalladas para describir las circunstancias que formaron su carrera y su socialización. También incluye una introducción a contextos chiíes específicos, como la trayectoria de formación de los clérigos, su financiación o la historia de los chiíes, todo lo cual es importante para el proceso de desarrollo de Jomeini y su pensamiento. Se hace especial hincapié en las ideas y tesis de Jomeini, sobre todo en lo que aún hoy determina y da forma a la República Islámica. Por tanto, se describirá en detalle la génesis, así como el contenido y el desarrollo posterior de la idea de la llamada autoridad de liderazgo del jurista, velayat-e faqih, la base del sistema de gobierno iraní.

(…)”.

© Verlag CHBeck oHG /  Katajun Amirpur



Citar este post
Anaclet Pons (2021, 13 mayo). Jomeini: el revolucionario del Islam. C L I O N A U T A : Blog de Historia. Recuperado 24 de abril de 2024, de https://doi.org/10.58079/myxq

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.