Organizar el mundo: historia de la Guerra Fría

L’Univers historique, la colección que dirige  Patrick Boucheron, acaba de presentar Organiser le monde. Une autre histoire de la guerre froide (Seuil), de la profesora Sandrine Kott.

“Sumergiéndose en los archivos de las organizaciones internacionales -en particular las Naciones Unidas y sus agencias, pero también las organizaciones no gubernamentales y las grandes fundaciones privadas-, Sandrine Kott revela otra historia de la Guerra Fría. Estas organizaciones, donde actores de mundos conflictivos se encuentran y se oponen, resultan ser lugares para el desarrollo conjunto de conocimientos y proyectos. Hacen posible y fomentan organismos internacionales estructurados en torno a causas que unen y dividen: derechos del hombre y de de las mujeres, paz, ecología … Impulsan la idea de que es posible organizar el mundo regulando sus desequilibrios y contradicciones. Por último, pero no menos importante, dan voz a una multitud de actores desatendidos en las grandes narrativas, en particular los del “tercer mundo”, cuyas demandas de justicia han marcado con fuerza la agenda internacional de la época. A la guerra fría le siguió la era del globalismo, marcada por la generalización de la lógica de la competencia. Su triunfo pone en peligro los espacios de debate internacional así como los proyectos de regulación y organización del mundo que, no obstante, las sociedades humanas y sus entornos naturales necesitarían más que nunca”.

Y así, respectivamente,  empiezan la introducción y el primer capítulo (Deux Europe dans l’après-guerre):

“El proyecto de este libro nació del asombro tras leer un informe de David Morse, Director General de la Oficina Internacional del Trabajo (OIT), antiguo amigo cercano del presidente de los Estados Unidos, Franklin Delano Roosevelt. En enero de 1949, cuando la URSS abandonó las organizaciones internacionales, David Morse viajó a Polonia y Checoslovaquia para convencer a los líderes de estos dos países de que no abandonaran la Organización Internacional del Trabajo (OIT) de la que eran miembros desde la orígenes. En el primer borrador de su informe de misión podemos leer la siguiente declaración:

En los Estados Unidos, existe el miedo a la URSS, pero existe un terrible malentendido y una incomprensión entre el este y el Oeste. En Estados Unidos hay dos escuelas de pensamiento: una quiere una política militarista fuerte contra la URSS y la otra, a la que pertenece el director general, que ve la conciliación como deseable y posible. Esta segunda escuela se está desarrollando y habrá una gran evolución en los próximos doce meses.

Tachado en rojo en la corrección de pruebas, este comentario desaparece del informe final.

Este rastro, tan frágil como fue, me preocupó porque cuestionaba la evidencia de la Guerra Fría, al menos en su definición simple: un conflicto global entre los Estados Unidos y la Unión Soviética que domina los asuntos internacionales entre 1945 y 199. El contexto y el objetivo de la visita requirieron ciertamente palabras de apaciguamiento, pero estas fueron pronunciadas en lo que se considera el clímax de la Guerra Fría y, lo que es más, por un diplomático estadounidense al frente de una gran organización internacional, muy consciente de los equilibrios políticos globales.

(…)”.

“El año 1947 se considera generalmente como un momento crucial en el período de posguerra. Una sucesión de eventos relacionados tanto con la historia internacional como con los equilibrios políticos internos, el discurso performativo, del discurso performativo como de la realidad de los equilibrios sociopolíticos sobre el terreno, el miedo al otro y/o una voluntad expansionista parecen conducir de manera irremediable a la división del continente en dos bloques, a ambos lados de lo que Winston Churchill, en su famoso discurso de Fulton del 5 de marzo de 1946, ya llama el “telón de acero”.

En marzo de 1947, con el fin de obtener un voto afirmativo del Congreso de los Estados Unidos en favor de su política de intervención en Grecia y Turquía, el presidente Harry Truman enunció la doctrina de contención de la URSS y el comunismo. En el mismo mes de marzo, dimitieron los ministros comunistas del gobierno belga, en mayo fueron destituidos los de los gobiernos francés e italiano. En junio, el secretario de Estado George Marshall anunció el Plan de Recuperación para Europa o el Plan Marshall. Las grandes oleadas de huelgas en Francia e Italia en noviembre y diciembre de 1947 son interpretadas por los partidos de la derecha liberal como un intento de desestabilización política de Europa Occidental. Es cierto que, en octubre de 1947, la fundación de la Kominform (Oficina de Información de los Partidos Comunistas) y la afirmación del jdanovismo político, que declara la separación del mundo en dos campos antagónicos en la ciudad polaca de Szlarska Poręba, marcaron la constitución de Bloque del Este y resurgimiento del movimiento comunista internacional. El “golpe de Praga” de febrero de 1948 atestigua la ruptura de la alianza con las fuerzas socialistas y el establecimiento duradero de los comunistas a la cabeza de los gobiernos de las democracias populares. El bloqueo de Berlín de 1948-1949, que enfrenta a los líderes de Estados Unidos y la Unión Soviética, constituye una especie de culminación de la entrada de Europa en la Guerra Fría. En este contexto, los nuevos organismos internacionales del sistema de la ONU se convierten en escenarios en los que los enfrentamientos verbales parecen testimoniar la irreductible oposición entre los dos bloques.

Pero, visto no desde lo que sigue -la Guerra Fría- más que desde lo precedente -el final de la guerra-, la historia de esos años se puede leer y contar de manera diferente. La alianza de guerra contra el fascismo permitió la victoria pero también formuló promesas de un nuevo comienzo, de construir sociedades europeas más justas, más unidas y más unidas. Los partidos comunistas, socialistas, demócrata-cristianos que luego reunirían casi el 70% de los votos en los grandes países europeos, tanto en Oriente como en Occidente, desarrollaron programas que preveían el establecimiento de una gran democracia económica, una generosa redistribución social, la integración de categorías marginadas o excluidas como las clases trabajadoras o las mujeres y la implementación de grandes proyectos de modernización económica bajo la égida del Estado. Incluso después del regreso de la derecha al poder en la mayoría de los países de Europa Occidental, el papel organizador y planificador del Estado y los proyectos de reforma que lleva a cabo no se ponen en duda. Las organizaciones del sistema de la ONU, como las de Bretton Woods, son la expresión internacional de esta promesa.

Antes que una organización, Naciones Unidas es ante todo una alianza de guerra contra el fascismo. Su texto fundacional es la Carta del Atlántico de agosto de 1941, redactada por el presidente de los Estados Unidos, Franklin D. Roosevelt y adoptada por el primer ministro británico, Winston Churchill, una carta a la que se unieron los líderes de las naciones que entraron en guerra junto a los aliados, incluido Stalin por la Unión Soviética en octubre de 1943. Texto de circunstancias, destinado a hacer entrar a los Estados Unidos en la guerra y a movilizar las poblaciones, la Carta, sin embargo, promete el derecho de los pueblos a la autodeterminación, una cooperación económica entre naciones y la seguridad social para todos. Aunque la organización está dominada por las potencias imperialistas, las Naciones Unidas continúan llevando este mensaje, el del amanecer de un mundo mejor, un mundo que los funcionarios internacionales creen que pueden “organizar”.

(…)”.

© Éditions du Seuil



Citar este post
Anaclet Pons (2021, 18 febrero). Organizar el mundo: historia de la Guerra Fría. C L I O N A U T A : Blog de Historia. Recuperado 13 de junio de 2024, de https://doi.org/10.58079/mywi

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.