Historia secreta del alcohol, durante la Revolución Francesa

Continuamos la semana alcohólica y lo hacemos con un refrán: «cuando menos te lo esperas, salta la liebre». Es decir, quién habría pensado que aún quedaban aspectos importantes por tratar en lo tocante a la Revolución Francesa, tema manoseado hasta la exasperación. Pues sí, aún quedaba alguno,  sea más o menos lateral,  como bien demuestra el psiquiatra Michel Craplet en L’ivresse de la Révolution.  Histoire secrète de l’alcool 1789-1794 (Grasset).

He aquí el sugerente paratexto editorial:

 

» `Buscar las causas de la Revolución no está exento de peligros para el historiador´. ¿Qué pasa con alguien que la aborda a la luz de un tema magnificado y tabú en Francia – el alcohol – y que no es historiador de formación sino precisamente alcohólogo de profesión? Ante esta resistencia, Michel Craplet se enfrenta, como especialista en adicciones, al apogeo de la Revolución.

El asalto a la Bastilla, las masacres de septiembre, la detención del rey en Varennes, la caída de la realeza durante la toma de las Tullerías, los ruidosos clubes donde girondinos y montañeses chocan y filosofan, banquetes republicanos, el Terror y su formidable Comité de Seguridad pública, las guerras de Vendée: episodios famosos de la Revolución que el autor revisita para detectar allí, bajo los oropeles gloriosos y trágicos de estos años convulsos, la influencia oculta del alcohol.

Como descubrimos en el libro, las bebidas que contienen alcohol, incluidos los vinos más comunes, eran productos raros y costosos bajo el Ancien Régime. Solo una pequeña parte de la población podía consumirlas regularmente. Ofrecer una copa era, por tanto, un regalo. Aquí está la explosiva historia de estos dones de poderosos efectos y difíciles de controlar, cuya circulación seguimos en el corazón de la Revolución.

Evidentemente, no se trata de afirmar un sesgo contrarrevolucionario. Michel Craplet describe con franqueza el comportamiento patológico de todos los campos, incluidos los aristócratas. Sin dejar de lado a Luis XVI, a quien se dedica un largo y fascinante capítulo. El autor es el primero en abordar la triple adicción del monarca, que combina demasiado alcohol, comida en exceso, pasión por la caza y una sexualidad problemática. Ni ideólogo ni ingenuo, Michel Craplet no pretende explicar la rica cronología de la Revolución Francesa mediante un determinismo reductivo. Sin embargo, el consumo de alcohol, que nunca es la causa, está involucrado con mucha frecuencia. Una investigación apasionante y sin precedentes sobre la historia secreta del alcohol durante la Revolución.»

Y así empieza el libro:

«Visión de un alcohólogo

La Revolución es un bloque»: esta frase de Clemenceau es obvia para algunos historiadores, pero una herejía para otros. Por mi parte, quise describir la Revolución como una línea quebrada, con innumerables rupturas. Por ejemplo, el consumo de alcohol conduce primero a una borrachera feliz, luego a una borrachera peligrosa y, a veces, acaba en amnesia o resaca.

Suele ser útil emplear estas imágenes para hablar de la relación del hombre con el alcohol, un tema difícil, incluso aunque una perspectiva científica debería ayudar a aferrarse a este campo inestable y líquido; posición basada en una especialidad, la alcoholología, ahora integrada en la adictología. Su fundador, el doctor Pierre Fouquet, la definió así: “Disciplina dedicada a todo lo que en el mundo tiene que ver con la relación del hombre con el etanol: producción, conservación, distribución, consumo, con las implicaciones de este fenómeno, causas y consecuencias, ya sea a nivel colectivo nacional e internacional, social, económico y legal, o a nivel individual, espiritual, psicológico y somático».

Se trata, por tanto, de una disciplina que va mucho más allá del campo médico. En la práctica, un especialista en alcohol es un cuidador que ayuda a las personas con dificultades con su consumo de alcohol. Más allá de este aspecto terapéutico, se puede definir como alcohólogo a cualquier investigador de las ciencias humanas que se interese por las cuestiones que plantea a la sociedad el consumo de bebidas alcohólicas.

Un tema tabú

Cuando menciono mi tema a los historiadores que han llegado a abrazar los ideales revolucionarios, sus ojos se iluminan primero y luego, más a menudo, muestran signos de preocupación. Si bien parecen comprender su importancia, también parecen temerlo. En contraste, los rostros de sus contrapartes hostiles a la Revolución se iluminan con franqueza; entusiastas, piensan que llevará vino a su molino denunciando a los alcohólicos sans-culottes. La mayoría de nuestros conciudadanos tienen la misma reacción. A menudo tienen en mente imágenes de revolucionarios borrachos extraídas de los clásicos del imaginario contrarrevolucionario.

En realidad, no acusaré a los revolucionarios de ser alcohólicos, no disculparé ni justificaré sus acciones, sino que simplemente intentaré explicar el lugar del alcohol en múltiples ocasiones. También hablaré del consumo excesivo de nobles y otros privilegiados de la fortuna. Solo ellos tenían los medios para consumir vinos y licores a diario, estos productos raros y costosos. Solo ellos podían volverse dependientes. Y evocaré a un tercer personaje, el burgués, viejo o nuevo, pequeño o mediano, muchas veces aprovechado de la Revolución y que accedió a la propiedad (de las viñas), al consumo y al conocimiento (de los vinos), y finalmente al alcoholismo.

Los vinos y otras bebidas alcohólicas eran productos raros y caros al final del Antiguo Régimen, reservados para una élite. Este es un punto fundamental que explica los efectos particulares del alcohol (la molécula del etanol) en los bebedores que no estaban acostumbrados a él.

(…)».

© Éditions Grasset / Michel Craplet


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.