Mary Beth Norton: 1774, un año revolucionario

La veterana historiadora Mary Beth Norton -cuyo bosquejo biográfico les recomiendo- lleva ya algunos años trabajando en un volumen en torno a una de las  fechas clave en la historia y la mítica americanas: 1774 (ella la prefiere a 1775 o 1776). Tiempo ha se nos informaba de que «the book should be completed around 2017 and will be published by Alfred A. Knopf». Solo lo segundo ha resultado ser exacto, pues han tenido que pasar otros cuatro años para que ese libro haya visto la luz editorial: 1774: The Long Year of Revolution (Alfred A. Knopf). El volumen se centra, nos dice el editor,  en los dieciséis meses durante los cuales los lealistas  «comenzaron sus discordantes «discusiones» que llevaron a su aceptación de la inevitabilidad de la guerra contra el Imperio Británico y a los enfrentamientos en Lexington y Concord de mediados de abril de 1775″.

Y así se inicia el primer capítulo:

«Durante las tormentosas horas de la madrugada del 11 de diciembre de 1773, un barco que transportaba té y otros cargamentos a Boston naufragó a unas dos millas al sureste de Race Point, en el extremo norte de Cape Cod. A bordo del William había cincuenta y ocho cofres de té de la East India Company, cincuenta y cinco de los cuales se salvaron con éxito. Los tres cofres dañados, cada uno con unas 350 libras de té Bohea (negro), permanecieron en el Cabo cuando los otros cofres fueron transportados a finales de mes a la seguridad de la sede británica en Castle William, una isla en el puerto de Boston. En respuesta a la llegada repentina de aproximadamente 1,000 libras de té a sus costas, los residentes del Cabo trabajaron para recogerlo, lo compraron y lo vendieron, discutieron y pelearon por él, y destruyeron una parte .

Al hacerlo, revelaron lo que podría haber sucedido en otras partes de las colonias británicas de América del Norte si otros seis barcos que transportaban el té de la compañía hubieran podido ofrecer sus cargamentos a la venta. Los siete barcos habían salido juntos de Inglaterra en octubre con té que la EIC estaba autorizada a vender directamente a los colonos según los términos de una ley recientemente aprobada. A su llegada a Boston, Charleston, Filadelfia y Nueva York, los cargamentos se enfrentaron a destinos diferentes, el más notorio de los cuales fue la destrucción a manos de un gran número de bostonianos disfrazados, pero también la incautación por parte de funcionarios de aduanas (Charleston) y la exclusión (Nueva York y Filadelfia) .

La historia del llamado Boston Tea Party (no se denominó así hasta principios del siglo XIX) es bien conocida hoy en día, en gran parte porque se ha convertido en un evento icónico para los estadounidenses, y no solo para aquellos que se alinean con un facción política llamada Tea Party. Ha sido el tema principal de dos libros y se analiza en muchos otros. Para la mayoría de los estadounidenses, la historia del «Tea Party» abarca el principio y el final de la reacción de los colonos a las importaciones de EIC en diciembre de 1773. Pero la respuesta violenta de los bostonianos al té de la East India Company constituyó sólo una de las diversas reacciones a la Ley del Té. Los residentes de cada una de las ciudades más grandes de Estados Unidos, junto con los que vivían en Cape Cod, tuvieron que afrontar directamente el desafío que representaban las grandes cantidades de té enviadas por East India Company.

TÉ, LEGAL E ILEGAL

Ni los colonos estadounidenses ni los británicos esperaban problemas con el té cuando comenzaba el año 1773. A los colonos les encantaba el té; un contemporáneo los describió como «probablemente los mayores bebedores de té del universo», porque «incluso los más pobres» bebían té dos veces al día. Las estimaciones de consumo variaban ampliamente, pero todos los observadores coincidían en que los estadounidenses bebían cantidades «prodigiosas» de la bebida caliente con cafeína. El té formaba parte habitual de las comidas diarias. También servía de base para socializar en hogares refinados; las familias que aspiraban a la gentileza compraban teteras, mesas de té y otros accesorios tan pronto como tenían los ingresos suficientes. Las mujeres presidían con orgullo las mesas de té domésticas y las conversaciones entre mujeres, y entre mujeres y hombres, que tenían lugar allí, mientras que los hombres tradicionalmente se reunían en grupos solo para hombres en tabernas y cafeterías.

Calcular la cantidad de té vendido en las colonias era y es difícil debido a que gran parte del mismo se pasaba de contrabando. Todo el té se originaba en China, pero el producto, en tiempos exótico, tomó varias rutas hacia América del Norte. El té legal llegaba a través de la East India Company, el monopolio establecido por Inglaterra en 1600. Antes de 1773, la ley requería que la EIC vendiera su té en Londres subastándolo a mayoristas, quienes luego lo vendían a minoristas. Este té se gravaba cuando entraba en Gran Bretaña desde Asia y nuevamente cuando se exportaba a las colonias. Sin embargo, el té libre de impuestos se introducía de contrabando en los puertos estadounidenses de muchas formas, sobre todo desde Holanda y sus colonias, especialmente desde la pequeña isla de San Eustaquio en el norte del Caribe. Por tanto, el té de contrabando se denominaba uniformemente «holandés», independientemente de su origen. Pero las fuentes clandestinas de té también incluían puertos en Alemania, Francia, Portugal, Dinamarca, el Caribe danés y Suecia. En el lado estadounidense del Atlántico, Rhode Island, Long Island y la bahía de Chesapeake sirvieron de notorios paraísos de contrabandistas.

Un raro conjunto de instrucciones que han sobrevivido sobre el contrabando de té revela cómo funcionaba el comercio subrepticio. En marzo de 1774, Samuel y William Vernon, de Newport, Rhode Island, se dirigieron al Capitán William Tanner, y su balandra Dolphin, y le ordenaron que navegara a Charleston. Allí, debía cargar el barco con arroz, pasando el menor tiempo posible en el puerto antes de despachar formalmente su carga en la aduana para Madeira. Si se encontraba con otros barcos en el mar, debería decirles que navegaba hacia el puerto inglés de Hull. Sin embargo, en lugar de ir a Madeira o a Hull, debía dirigirse a Hamburgo, donde debería vender el arroz a un comerciante especificado por Vernon. Debía ocultar sus planes reales a ese comerciante, informándole que que navegaba hacia Gotemburgo, en Suecia, para comprar arenques, pero cuando llegara a Gotemburgo, usaría las ganancias de la venta de arroz para comprar té.

Entre los aspectos más reveladores de las instrucciones de los Vernon estaba el énfasis en la necesidad de que Tanner ocultara sus planes, tanto a los barcos que pudiera encontrarse por azar en el camino como a sus asociados. Después de remitir falsamente el barco hacia Madeira, se les decía a otros barcos que se dirigía a un puerto inglés. El comerciante de Hamburgo podría ser informado con sinceridad de que navegaba hacia Suecia, pero debía ocultar su intención de comprar té allí. Solo después de salir de Gotemburgo hacia Saint Croix [islas Vírgenes] era libre de informar a otros, incluida su propia tripulación, sobre adónde se dirigía.

(…)».

© Mary Beth Norton / Penguin Random House


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.