Abdelmajid Hannoum: la invención del Magreb

Abdelmajid Hannoum, antropólogo de la Universidad de Kansas, es un gran especialista en la historia del Magreb, zona a la que ha dedicado diversos trabajos.  En esta ocasión, nos ofrece una muy interesante mirada general en The Invention of the Maghreb. Between Africa and the Middle East (CUP).  Y así empieza:

PDF) The Invention of the Maghreb: Between Africa and the Middle East | Majid Hannoum - Academia.edu

“En 1966, Charles-André Julien, uno de los principales historiadores de la región conocida como el Magreb o el Norte de África, publicó un pequeño libro de la conocida serie Que sais-je? diseñado específicamente para un público amplio. Llamó a su obra Histoire de l’Afrique blanche, un título inusual, pero no nuevo. En 1939, Émile-Félix Gautier, arquitecto de la construcción del Magreb, había publicado un libro con un título similar, L’Afrique blanche. Pero el libro de Julien era diferente; estaba escrito por un anticolonialista acérrimo, un comunista ferviente y un defensor inquebrantable de la independencia de la región. Su libro salió a la luz en un contexto poscolonial, y con un título que no podía dejar indiferente al lector. Los lectores de entonces, como los de ahora, estaban acostumbrados a asociar la negritud con África y ésta con la negritud. Tanto la blancura como la negritud son indicativas de una relación con el progreso -la primera lo encarna, la segunda carece de él- dondequiera que vayan las personas que estas abstracciones significan, incluso fuera de la propia África-. La blancura es un atributo de Europa. Es como si Julien quisiera decir a sus contemporáneos que Europa no tiene el monopolio de la blancura; África también es blanca. ¿Qué África? Para Julien, es la parte norte, que incluye no sólo el Magreb, sino también Egipto.

Roger Le Tourneau, también un importante historiador de la región, revisó el libro y consideró que trataba dos temas bastante distintos dentro de esta entidad del África blanca: Egipto y el Magreb. Explicaba que el libro “trata de dos temas más separados que unidos. En efecto, el Valle del Nilo está orientado hacia Oriente Próximo  y el Mediterráneo oriental desde el principio de la historia, mientras que el Magreb está decididamente vinculado al Mediterráneo occidental y a menudo a la Península Ibérica”.

El público francés de Julien de entonces, e incluso de ahora, habría entendido fácilmente su definición de la región: el Magreb no forma parte de Oriente Próximo (del que Egipto es una parte importante) ni es realmente África. Si ambos se sitúan cómodamente en el norte de África, el Magreb está por un lado, al oeste, y en sí mismo ni siquiera forma parte de África Occidental, que es genuinamente África, mientras que Egipto está por el otro lado, al este, y no forma parte de lo que se llama África Oriental, sino que es parte integrante de lo que se conoce como Oriente Próximo (Middle East), un bloque situado mayoritariamente en Asia. Egipto estaba destinada a ser una nación líder de los árabes, un eje del nacionalismo árabe, el centro geográfico del Oriente Próximo árabe y el corazón de su renacimiento político e intelectual. El Magreb era entonces (como lo es ahora) una región cuya construcción deconstruye el presente libro: un bloque geográfico por sí mismo, con una historia propia, y una zona importante de la francofonía a ojos franceses poscoloniales.

“Magreb”, “Egipto”, “África blanca”, “África negra”, “África”, “Mediterráneo”, “Oriente Próximo”: todos son nombres inventados en un momento u otro de la historia moderna, y cada uno de ellos significaba cosas diferentes en distintos momentos. Hoy en día, estos nombres son denominaciones poscoloniales con significados específicos, cuya genealogía se encuentra en la época colonial, desde que Francia pisó la región con la expedición de Napoleón el 1 de julio de 1798. Napoleón y sus sabios definieron el Egipto moderno; sus sucesores, algunos de ellos también sus compañeros en Egipto, se dedicaron a redefinir la región al oeste de Egipto -es decir, el Magreb- ya en la década de 1830.

Antes de 1830, la definición del Magreb de Le Tourneau habría sido imposible de formular tal como él lo hizo. La región se percibía entonces no como una unidad única, sino como una parte otomana y otra parte del Reino de Fez, o del Imperio Sharifiano. Los oficiales del ejército francés que desembarcaron en Sidi Ferruch el 14 de junio de 1830 no habrían entendido la definición que un futuro historiador como Julien o Le Tourneau les ofreció. Incluso siete décadas después, en 1900, su definición difícilmente habría tenido sentido para un francés en Argelia o en Francia. El Magreb aún no existía, aunque su embrión ya podía encontrarse en el tremendo trabajo de la Exploration scientifique de l’Algérie. Se tardó casi un siglo en formularlo. El propio concepto de Mediterráneo no estaba claro, y Oriente Próximo aún no había nacido. Incluso el Egipto británico parecía más napoleónico que árabe, y la totalidad del Levante seguía formando parte del más amplio Imperio Otomano, que también se extendía hacia Asia y Europa, como mostraban los mapas europeos del siglo XVIII, a pesar de las dificultades de los otomanos para retener estas tierras.

En 1966, la definición de la región que propuso Le Tourneau era tan familiar, tan natural, que lo más probable es que Le Tourneau y Julien no dudaran de que se trataba de una entidad natural. Algo drásticamente importante debió ocurrir entre 1830 y 1966 para que esa definición fuera posible, comprensible e incluso natural. Ese algo no fue sólo la colonización por sí misma, sino todo un proceso de creación colonial que transformó varias entidades precoloniales en una sola entidad con una identidad que la hace separada de las demás y distinta de todo lo demás. Este libro trata de cómo esta definición se hizo posible, comprensible y, a fuerza de repetición discursiva, natural, es decir, se creyó que estaba ahí, que existía independientemente de la conciencia humana. Así pues, el libro trata de problematizar un nombre, y también una región, o mejor dicho, la concepción de una región, con su geografía, su población, su lengua y su historia. El libro es un examen de la imaginación geográfica; se trata de la historia de cómo se construyó y reconfiguró la región a lo largo del dominio colonial francés en la región.

La historia de la construcción colonial de la región es también la historia del funcionamiento de las tecnologías coloniales de poder, la dinámica de las instituciones coloniales y la creación de sistemas de verdades geográficas que cambiaron y se autocorrigieron a medida que el poder colonial avanzaba militarmente y se hacía más eficaz tecnológicamente. Por tecnologías coloniales de poder me refiero esencialmente a las instituciones que las administraciones coloniales francesas pusieron en marcha, primero en Argelia, y luego en Túnez y Marruecos, cada una de las cuales funcionaba como un Estado colonial en sí mismo, con un estatus político, una estrategia de poder y unos modos de conocimiento distintos aprovechados para cada tipo de gubernamentalidad. Sin embargo, su separación es más aparente que real, ya que eran una extensión del Estado metropolitano, su coordinación pasa necesariamente por él, y su funcionamiento es lo que da al Estado su estatus imperial. Estas instituciones funcionaban mediante el uso de la fuerza (violencia) y el uso de la ideología (conocimiento). Estas instituciones aprovecharon el arsenal de tecnologías europeas para operar: armamento, instrumentos modernos de investigación, máquinas de imprimir, etc. El resultado fueron modos de conocimiento moderno que adoptan diferentes formas – historiografía, antropología, geografía, arqueología, lingüística, estadística, biología, zoología, etc. -.  Sin embargo, todos se rigen por la misma episteme, y en su función forman parte de la misma empresa de registrar una colonia con una mente colonial.

La historia de esta construcción es también la historia de la dinámica de poder entre la modernidad colonial y sus súbditos locales y sus instituciones tradicionales (familias, mezquitas, zawiyas, fundaciones de awqaf, bibliotecas, etc.) que actuaron y reaccionaron dentro de la dinámica del poder colonial y según las reglas establecidas por éste. Esto no quiere decir que se trate de una historia de dominación colonial y de resistencia local, sino que el propio poder colonial crea el campo en el que opera el nativo y, por tanto, el nativo sólo puede operar en un campo que le es ajeno, cuyas vicisitudes trata de gestionar, con diferentes estrategias para reinventar su presente. Al hacerlo, se convierte en un actor histórico, en un operador cognitivo, voluntaria o involuntariamente, en un actor político cómplice de un juego cuyas reglas son establecidas por el poder colonial.

Este libro abarca el periodo histórico durante el cual el Magreb se construyó como una zona geográfica entre otras dos entidades coloniales, África y Oriente Próximo, desde mucho antes de la conquista de Argel hasta la época de la independencia, y más allá, hasta nuestro presente. Porque la presencia de Europa no comenzó con la conquista de Argel y, sin duda, no terminó con el fin de la guerra de Argelia. La región fue escudriñada, explorada, dotada de sentido, incluso cartografiada y nombrada antes de que los soldados franceses desembarcaran en Argelia. Su concepción de la región se basó en un conjunto de conocimientos precoloniales. Es también sobre un proceso de traducción de textos islámicos conocidos en la Europa cristiana que se establecieron estrategias de conocimiento. Las conquistas coloniales hicieron más efectivas estas estrategias al aprovechar las tecnologías avanzadas e implementarlas sobre el terreno para ejecutar continuamente transformaciones físicas de las tierras, las ciudades, las regiones y, por supuesto, las poblaciones para conformar la representación con sus referentes y ajustar los referentes a la representación, según los administradores coloniales lo consideraran oportuno, de acuerdo con los intereses coloniales que no sólo eran materiales sino también simbólicos. El libro trata de entender los procesos por los que se hizo esa construcción y por los que llegó a significar algo que la gente entonces, como ahora, entiende como lo más familiar y lo más natural. El libro, pues, es una historia de un nombre o una historia de un concepto. Siendo así, es también la historia de una construcción, una reconfiguración, una invención en toda regla de toda una entidad geopolítica, geocultural y geoestratégica que incluye la reconfiguración de las tierras, la reordenación de la propia historia, la recategorización de las poblaciones, la reestructuración de sus modos de vida y la redefinición de sus modos de pensamiento y de ser.

(…)”.

© Cambridge University Press / Abdelmajid Hannoum  


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.