Mundo revolucionario: convulsiones globales en la era moderna (1848-1989)

Aunque no es costumbre que dediquemos una entrada a los libros colectivos, siempre hay excepciones.  Se hizo, por ejemplo, con uno de los libros más esperados de este pasado  fin de año, The Global Bourgeoisie. The Rise of the Middle Classes in the Age of Empire (Princeton UP), editado por Christof Dejung, David Motadel y Jürgen Osterhammel. Y ahora repetimos con una especie de contrapunto parcial, con Revolutionary World. Global Upheaval in the Modern Age (CUP), libro editado por uno de los autores del anterior, por David Motadel. Junto a este profesor, una breve lista de contribuyentes de valía: David A. Bell, Christopher Clark, Quentin Deluermoz, Charles Kurzman, Rachel G. Hoffman, Erez Manela, Arne Westad, Abbas Amanat, John Connelly, James Gelvin y  Anne Eller.

El resultado no podía defraudar. Y así empieza, con un texto de Motadel titulado «Global Revolution»:

«En sus conferencias sobre la filosofía de la historia, impartidas en la Universidad de Berlín entre 1822 y 1831, sólo unas décadas después del asalto a la Bastilla, G. W. F. Hegel señaló que la importancia de la Revolución Francesa, con su «expansión exterior», había sido «históricamente mundial», cambiando la historia no sólo de un país, sino del globo. Algunos años después, en 1848, mientras las revoluciones se extendían por Europa y más allá, Marx y Engels consideraron la perspectiva de la revolución mundial, llamando a los «trabajadores del mundo» a «unirse».  Del mismo modo, tras la Revolución Rusa de 1917, Lenin afirmó que había llegado el momento de que los revolucionarios de «todos los países y naciones del mundo» se levantaran en «alianza y unidad».   Y en medio de la agitación global de 1989, Francis Fukuyama se preguntaba si las transformaciones fundamentales que envolvían a «muchas regiones del mundo» afectarían a la «historia mundial».

Sorprendentemente, los contemporáneos de todas las grandes revoluciones de la era moderna las consideraron de importancia global: el comienzo de una nueva era para la humanidad. Esto era el resultado de las ideas universalistas que representaban estas revueltas, luchadas en nombre de toda la humanidad. Pero también reflejaba su alcance geográfico real. Los observadores contemporáneos fueron testigos de que las revoluciones rara vez se limitaban a un solo país. La mayoría de las revoluciones de la era moderna se extendieron a través de las fronteras de los Estados, abarcando regiones enteras, continentes y, a veces, el mundo entero.

La primera ola revolucionaria de la historia moderna fue la de las Revoluciones Atlánticas, que comenzó con la Revolución Americana de 1776 y, en 1789, se extendió a Francia. Inspirados por la idea de la libertad, los revolucionarios lucharon contra las antiguas élites aristocráticas y los gobernantes coloniales. Provocaron la revolución haitiana de 1791, la rebelión irlandesa de 1798 y las guerras revolucionarias en América Latina. Por la misma época, estallaron revoluciones similares en los Países Bajos, Bélgica, Polonia y el Imperio Otomano. Aún más estrechamente vinculadas estuvieron las revueltas de 1848. En toda Europa, los revolucionarios radicalizados por las ideas del liberalismo y el nacionalismo acudieron a las barricadas para enfrentarse a los regímenes absolutistas. Las revueltas comenzaron en enero en las calles de Palermo, y pronto desataron disturbios en la península italiana. La revolución de febrero en Francia derrocó al rey Luis Felipe y provocó una escalada de acontecimientos. La guerra civil se extendió por los estados alemanes, el Imperio de los Habsburgo, los Países Bajos, Dinamarca e Irlanda. En muchos lugares se declaró la ley marcial y se sofocaron la mayoría de las protestas, con miles de muertos. Al final, la agitación revolucionaria llegó incluso a los imperios europeos de ultramar. En Asia, los acontecimientos de 1848 tuvieron su eco en las revoluciones constitucionales de principios del siglo XX. La derrota de Rusia por parte de Japón y la consiguiente Revolución Rusa de 1905 desencadenaron la Revolución Constitucional Persa ese mismo año, la Revolución de los Jóvenes Turcos de 1908 en el Imperio Otomano y, finalmente, la Revolución China de 1911. En la guerra ruso-japonesa, un país no europeo con una constitución se impuso a un país europeo sin ella. El Japón Meiji se convirtió así en un brillante modelo de modernización a los ojos de muchos activistas y reformistas de Asia, deseosos de enfrentarse a la sociedad tradicional y al orden político autocrático. Pronto, la ola revolucionaria constitucional se extendió más allá de Oriente Medio y Asia Oriental, llegando a Europa -con la Revolución Griega de 1909, la Revolución Portuguesa de 1910 y la Revolución Constitucional de Mónaco de 1910- e incluso a América.

La Revolución Rusa de 1917 tuvo repercusiones mundiales igualmente profundas. Inspirados por los acontecimientos de San Petersburgo, revolucionarios de todo el mundo se levantaron para derrocar el orden existente, lo que llevó a la proclamación de la República Soviética de Múnich, la Revolución Húngara y la fundación de la República Soviética de Hungría, el Soviet de Limerick y la República Socialista Soviética de Galicia. Los bolcheviques también inspiraron innumerables movimientos más allá de Europa, quizá el más notable sea el de los insurgentes iraníes bajo el carismático líder guerrillero Mirza Kuchik Khan, quien, en 1920, declaró la efímera República Socialista Soviética Persa en Gilan. Casi igual de intensa fue la oleada de revueltas anticoloniales tras la Primera Guerra Mundial. Impulsadas por las promesas del presidente Wilson (y de los estadistas europeos) de autodeterminación nacional, en 1919 estallaron manifestaciones anticoloniales en Egipto, Túnez, India, Corea, China, la Indochina francesa y otros países. En El Cairo, las mujeres egipcias, por primera vez en la historia, salieron a la calle para unirse a la protesta pública. Al final, esta ola de agitación retrocedió. Las esperanzas de independencia siguieron sin cumplirse. Sin embargo, pronto los revolucionarios anticoloniales volverían a levantarse. Durante la Guerra Fría, varias cadenas de revoluciones del «Tercer Mundo» sacudieron África, el Sudeste Asiático, Oriente Medio y América Latina. Los eslóganes marxistas de la revolución mundial avivaron la paranoia estadounidense sobre la propagación del comunismo por efecto dominó. Irónicamente, la Guerra Fría terminó con una ola de manifestaciones que derrocó a la mayoría de los regímenes comunistas del mundo. En Europa, las protestas comenzaron en Polonia, se extendieron a Hungría, Alemania del Este, Bulgaria y Checoslovaquia, y finalmente, a finales de 1989, llegaron a la Rumanía de Ceaușescu. A principios de ese año, en China, las protestas de la Plaza de Tiananmen fueron aplastadas en un baño de sangre, mientras el régimen comunista era abandonado en la mayor parte de Asia y África. Desde entonces, se han sucedido nuevas olas revolucionarias, sobre todo las revoluciones de colores en Georgia, Ucrania y Kirguistán, y las revueltas de la «primavera árabe». Este libro rastrea y examina la naturaleza de estas olas revolucionarias. Muestra que las principales revoluciones y movimientos revolucionarios de los siglos XIX y XX, que se han estudiado principalmente como acontecimientos nacionales o imperiales aislados, fueron en realidad todos ellos notablemente internacionales.

(…)

Los académicos han estudiado la mecánica de las revoluciones durante décadas, examinando sus razones (tanto las causas más profundas a largo plazo -materiales e ideológicas- como los desencadenantes a corto plazo), actores, objetivos, medios y cursos, empezando por los actos individuales de desobediencia civil, desarrollándose en actos colectivos de desobediencia civil, pivotando con la aparición de un movimiento con su propia dinámica interna y, posiblemente, terminando con las transferencias del control del aparato estatal y la ruptura de la hegemonía de las visiones del mundo de los antiguos gobernantes. En última instancia, sin embargo, cada revolución es única, moldeada por sus contextos y contingencias específicas, y cualquier intento de establecer algún tipo de teoría general de la revolución está destinado a sufrir el reduccionismo. La diversidad del carácter de las revoluciones también hace que escribir su historia global sea una cuestión complicada. Y, sin embargo, una historia global puede proporcionar una visión general de la naturaleza de las revoluciones, evitando al mismo tiempo la tentación de hacer generalizaciones teóricas descabelladas.

A menudo se considera que las principales revoluciones de la era moderna han sido acontecimientos nacionales distintos y aislados: La Revolución Francesa es y sigue siendo «francesa» en la memoria popular francesa, al igual que la Revolución Egipcia de 1919 es recordada como una revuelta «egipcia» por los egipcios, y la Revolución Iraní de 1978-79 como «iraní» en Irán. En Alemania prevalece la imagen de que fueron los manifestantes de las calles de Leipzig, Dresde y Berlín, que coreaban el eslogan nacionalista «Nosotros somos el pueblo» («Wir sind das Volk»), los que derribaron el muro de Berlín, y no los acontecimientos más allá de las fronteras alemanas. El excepcionalismo nacional sigue siendo el núcleo de las narraciones populares de las revoluciones modernas. En la era del Estado-nación, hemos llegado a ver (y glorificar) las revoluciones como acontecimientos nacionales. Sin embargo, la mayoría de las veces han sido sorprendentemente internacionales y parte de olas revolucionarias más amplias. Ningún investigador que estudie las revoluciones puede permitirse el lujo de no tener en cuenta sus entornos transnacionales y transimperiales.

(…)».

© Cambridge University Press 


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.